Causas de la obesidad y riesgos para la salud

obesidad causas riesgos

La obesidad es un problema muy serio que debe tomarse como tal. Más allá de cuestiones estéticas, la obesidad es un problema de salud, una condición médica que ocurre cuando una persona tiene exceso de peso o grasa corporal. Esto puede afectar a la salud directamente o propiciar una amplia variedad de enfermedades.

⇒Lee también este artículo: Centrarse en las emociones es clave para mejorar la salud del corazón en personas con obesidad

Qué es la obesidad

El índice masa corporal (IMC) es uno de los medios para determinar si existe obesidad. Entre 25 y 29,99 se considera sobrepreso; por encima de 30, obesidad.

Otros factores que se suelen tener en cuenta tiene que ver con la relación entre el tamaño de la cintura y la cadera, la relación entre la cintura y la altura y la cantidad y distribución de grasa en el cuerpo. Estos factores también juegan un papel en la determinación de si un peso es saludable o no.

⇒Lee también este artículo: Un abdomen abultado aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca aunque el IMC no indique obesidad

Obesidad: riesgos para la salud

Ser obeso puede aumentar el riesgo de desarrollar una serie de problemas de salud, como el síndrome metabólico, la artritis y algunos tipos de cáncer .

El síndrome metabólico involucra una serie de problemas, como hipertensión, diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

El ejercicio ayuda a mantener un peso saludable y prevenir la obesidad. Además, hacer ejercicio ayuda a bajar de peso; aunque no suele ser suficiente, sino que debe acompañarse con la adquisición de otros hábitos de vida saludable.

⇒Lee también este artículo: ¿Por qué algunas personas siempre tienen hambre?

 Causas de la obesidad

Algunas de las causas de la obesidad suelen estar bastante claras. Otras, no tanto. A continuación analizamos las más importantes.

Consumir demasiadas calorías

Esta suele se una de las causas más reconocidas de la obesidad. Cuando una persona consume más calorías de las que emplea como energía, su cuerpo almacenará las calorías adicionales en forma de grasa. Esto puede provocar sobrepeso y obesidad.

Además, es más probable que algunos tipos de alimentos conduzcan a un aumento de peso, especialmente los que tienen un alto contenido de grasas y azúcares.

⇒Lee también este artículo: Para adelgazar dejar de comer no es la solución

Llevar un estilo de vida sedentario

La actividad física regular puede ayudar a prevenir la obesidad. Por el contrario, permanecer mucho tiempo sentado favorece el exceso de peso. Esto se debe principalmente al hecho de que cuanto menos se mueve una persona, menos calorías quema.

Además, la actividad física afecta el funcionamiento de las hormonas, las cuales influyen en la forma en que el cuerpo procesa los alimentos.

Varios estudios han demostrado que la actividad física puede ayudar a mantener estables los niveles de insulina y que los niveles inestables de insulina pueden provocar un aumento de peso.

⇒Lee también este artículo: Sentarse menos para vivir más: no te dejes llevar por el sedentarismo

 No dormir lo suficiente

Las investigaciones han sugerido que la falta de sueño aumenta el riesgo de aumentar de peso y desarrollar obesidad. En este sentido, la falta de sueño puede conducir a la obesidad porque puede provocar cambios hormonales que aumentan el apetito.

Cuando una persona no duerme lo suficiente, su cuerpo produce grelina, una hormona que estimula el apetito. Al mismo tiempo, la falta de sueño también resulta en una menor producción de leptina, una hormona que suprime el apetito.

⇒Lee también este artículo: ¿Pasas noches sin dormir? ¿Sabes cuáles son las causas del insomnio?

Disruptores endocrinos

El aumento progresivo en la producción y uso de compuestos químicos de síntesis en muchos productos comestibles y bienes de consumos está directamente relacionado con el aumento de la obesidad en las últimas décadas.

En la obesidad pueden participar factores muy diversos. Aquí destaca el papel los contaminantes ambientales, aunque es difícil establecer la asociación entre los obesógenos (los compuestos químicos que nos engordan sin darnos cuenta) y la respuesta endocrina-metabólica que se produce en nuestro organismo.

Ya en el año 2002 la OMS sugirió que ciertos efectos adversos observados en la salud podían ser provocados por la exposición a compuestos químicos disruptores endocrinos (DE). Los DE son todas aquellas sustancias capaces de alterar el equilibrio hormonal y el desarrollo embrionario, y provocar efectos adversos sobre la salud de un organismo vivo, así como en su descendencia.

En 2002 también se formuló la hipótesis de la relación causal entre obesidad y exposición a compuestos químicos. Estos se hizo después de analizar la correlación entre el aumento de la frecuencia del sobrepeso en la población adulta y el incremento de la producción de sustancias químicas industriales.

⇒Lee esto también: Este aditivo alimentario común puede favorecer el aumento de peso y la diabetes

Medicamentos y aumento de peso

Algunos medicamentos también pueden provocar un aumento de peso.  Es el caso de algunos antidepresivos, ciertos antipsicóticos, los betabloqueantes (para la hipertensión) y los esteroides.

⇒Lee también este artículo: Para el dolor de espalda, más ejercicio y menos medicamentos

Cuestión de tiempo

Cuanto más tiempo tenga una persona con sobrepeso, más difícil le resultará perder peso. De hecho, las investigaciones han encontrado cuanto más grasa lleva una persona, menos probable es que el cuerpo queme grasa, debido a una proteína o gen conocido como sLR11.

Parece que cuanto más grasa tenga una persona, más sLR11 producirá su cuerpo. La proteína bloquea la capacidad del cuerpo para quemar grasa, lo que dificulta la eliminación del peso extra.

⇒Lee también este artículo: Cómo encontrar tiempo para hacer ejercicio

Factores hereditarios

Un gen defectuoso llamado gen asociado a la masa grasa y la obesidad  es responsable de algunos casos de obesidad.

De hecho, existe un vínculo entre este gen y la obesidad, los comportamientos que conducen a la obesidad, una una mayor ingesta de alimentos, la preferencia por los alimentos ricos en calorías y la capacidad alterada para sentirse lleno (saciedad).

La hormona grelina juega un papel crucial en la conducta alimentaria. La grelina también afecta la liberación de hormonas de crecimiento y cómo el cuerpo acumula grasa, entre otras funciones.

La actividad del este gen  podría afectar las posibilidades de que una persona tenga obesidad porque afecta las cantidades de grelina que tiene una persona.

⇒No te pierdas este artículo: El ejercicio mitiga los efectos genéticos de la obesidad

La obesidad en el seguro de vida

Cuando contratas un seguro de vida, el tema relacionado con el peso, más concretamente con el IMC, está incluido en el cuestionario de salud. Y no es una cuestión baladí. De hecho, la obesidad encarece la prima del seguro de vida. Esto se debe a los riesgos para la salud que se derivan de la obesidad. Y a mayor riesgo, mayor será la prima.

⇒Lee también este artículo: Los Mejores Seguros de Vida Riesgo: comparativa de precios y coberturas

Mantén tu peso a raya y participa en el #RetoPuntoSeguro

Hacer ejercicio no es suficiente para perder peso, pero es un factor determinante. Además, una vida activa te ayudará a mantener un peso saludable y a tener mejor salud.

Con el #RetoPuntoSeguro no solo es más fácil, sino que, además, tiene muchas ventajas, incluidas excelentes bonificaciones en la renovación de tu seguro de vida si superas los retos.

Otros artículos de interés

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.