El ritmo al caminar puede determinar la supervivencia de los pacientes con cáncer, según un estudio

El ritmo al caminar puede ser decisivo para los supervivientes del cáncer

Hemos hablado en varias ocasiones de cómo el ejercicio no solo puede ayudar a reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades, como el cáncer, sino  de cómo el ejercicio puede ayudar después. En este artículo vamos a revisar las conclusiones de un  estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis y el Instituto Nacional del Cáncer, que ha confirmado que el ejercicio físico puede determinar las consecuencias para los supervivientes del cáncer.

Caminar tras sobrevivir al cáncer

Este estudio ha reconocido una relación directa entre la lentitud al caminar y un elevado peligro de muerte entre los supervivientes de cáncer. Si bien el estudio no demuestra que caminar con lentitud es un desencadenante de la muerte, la relación se mantuvo durante al menos 9 tipos de tumores.

El estudio, publicado a primeros de marzo de 2021 en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, una revista de la American Association for Cancer, ha  encontrado un posible vínculo entre el paso lento al caminar y un mayor riesgo de muerte entre los sobrevivientes de cáncer.

Los investigadores dicen que se necesita más trabajo para ver si los programas de actividad física u otras intervenciones podrían ayudar a los sobrevivientes de cáncer a mejorar su capacidad para caminar; y, quizás, aumentar la supervivencia después de un diagnóstico de cáncer. Por eso piden más investigación sobre estas relaciones y si las intervenciones específicas, como los programas de actividad física, podrían ayudar a los sobrevivientes de cáncer a mejorar su capacidad para caminar; así como y aumentar la supervivencia después del diagnóstico y el tratamiento del cáncer.

Se ha demostrado que el diagnóstico y el tratamiento del cáncer están asociados con una salud funcional deficiente para los tipos de cáncer comunes, como los de mama y próstata, pero se sabe menos sobre la asociación con otros cánceres, según dicen los investigadores.

“Dado que los sobrevivientes de cáncer viven más tiempo que nunca, comprender cómo el diagnóstico y el tratamiento de una amplia gama de cánceres pueden afectar la función ambulatoria, un factor de riesgo potencialmente modificable, podría conducir a nuevas estrategias de tratamiento y rehabilitación para mejorar la salud de estos pacientes”, explican.

⇒Lee esto también: ¿Debería ser el ejercicio parte de los tratamientos contra el cáncer?

 Reducción de la función ambulatoria y su relación con el cáncer

En este estudio, los investigadores examinaron si la función ambulatoria reducida estaba relacionada con varios tipos de cáncer. También estudiaron si la función ambulatoria estaba asociada con la supervivencia.

Los investigadores encontraron que los sobrevivientes de cáncer tenían un 42 por ciento más de probabilidades de informar que caminaban al ritmo más lento en comparación con las personas sin un diagnóstico de cáncer.

Después de ajustar los datos demográficos, el estado de salud, el tipo de cáncer y el índice de masa corporal, los sobrevivientes de cáncer también tenían un riesgo 24 por ciento mayor de discapacidad de movilidad.

La función ambulatoria más baja se asoció con varios tipos de cáncer. Las asociaciones más fuertes se observaron para los sobrevivientes de cánceres respiratorios u orales.

⇒Lee esto también: Ejercicio, lo mejor para reducir la recurrencia del cáncer de mama

Caminar más despacio, asociado a mayor riesgo de mortalidad

El ritmo de marcha más lento y la discapacidad de movilidad también se asociaron con un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas y específica del cáncer en los supervivientes de cáncer después de ajustar las características demográficas y del cáncer.

Los supervivientes que informaron que caminaban a un ritmo más lento tenían más del doble de riesgo de mortalidad. Esto era así tanto por todas las causas como por cáncer específico en comparación con los supervivientes que informaron que caminaban a paso rápido.

Del mismo modo, los supervivientes con discapacidad motriz tenían un 80 por ciento y un 64 por ciento más de riesgo de mortalidad por todas las causas y por cáncer; respectivamente.

Si bien un ritmo de caminata más lento y la discapacidad de movilidad también aumentaron el riesgo de mortalidad en personas sin cáncer, los investigadores encontraron que la asociación entre la función ambulatoria y la mortalidad era mayor para los sobrevivientes de cáncer que para las personas sin cáncer.

En comparación con las personas sin un diagnóstico de cáncer que informaron un paso rápido, los supervivientes de cáncer que tenían el paso más lento tenían un riesgo de muerte 10 veces mayor; los que no tenían cáncer y caminaban con el paso más lento tenían un riesgo de muerte más de tres veces mayor.

Según los investigadores, estos hallazgos sugieren que la salud funcional puede verse afectada negativamente por una amplia gama de diagnósticos de cáncer;  y también que puede ser un determinante importante para la supervivencia. “Aún queda mucho por aprender sobre estas relaciones complejas; pero nuestros resultados destacan la importancia potencial de monitorear, e incluso enfocar, la función ambulatoria después del cáncer para obtener beneficios de supervivencia, particularmente en los sobrevivientes de cáncer de edad avanzada”; explican.

El #RetoPuntoSeguro te ayuda

El #RetoPuntoSeguro te ayuda a mantener un estilo de vida activo y te recompensa con ello con excelentes bonificaciones en la renovación de tu seguro de vida y de tu seguro de salud.

Otros artículos de interés

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.