¿Puedo hacer ejercicio con agujetas (DOMS)?

hacer ejercicio con agujetas

¿Quién no ha tenido agujetas alguna vez? O muchas, porque ese dichoso dolor aparece normalmente cada vez que retomamos la actividad física, que hacemos algo nuevo o cuando nos pasamos un poco más de la cuenta. ¡Justo ahora que me pongo y mira qué agujetas tengo! ¿Podré hacer ejercicio con agujetas o tendré que esperar a que se me pase el dolor? 

La respuesta rápida: normalmente sí, pero no cualquier cosa, y dependiendo de la severidad de las agujetas.

¿Qué son las agujetas o DOMS?

Las agujetas o dolor muscular de origen retardado (DOMS, por sus siglas en inglés, Delayed Onset Muscle Stiffness) son esos dolores que sientes después de un entrenamiento duro o más intenso de lo habitual.

Las agujetas pueden variar desde ese dolor familiar (casi satisfactorio por el trabajo hecho) en los músculos hasta una pérdida severa de fuerza y ​​movilidad.

El grado de severidad de las agujetas puede variar según el esfuerzo que se haya realizado y los niveles generales de condición física de la persona afectada.

Tener agujetas es algo natural de la condición física que todos experimentamos. De hecho, aunque te parezca lo contrario, tener agujetas es bueno. El dolor es una señal de que tu estado físico está progresando.

No pain, no gain

Sin dolor, no hay ganancia. ¿A que has oído o leído esto alguna vez? Pues esta máxima tan común entre los culturistas y personas que entrenan para ganar músculo es válida para todos.

Esto se debe a que cuando haces ejercicio estás causando desgarros micro musculares, que tu cuerpo reparará para construir y fortalecer tus músculos. Por lo tanto, cuanto más entrenes,  más dolores sufrirás y, en última instancia, más desarrollo muscular.

Sin embargo, a veces puedes hacer ejercicio sin tener dolor. Las agujetas son más frecuentes cuando te esfuerzas más de lo que estás acostumbrado o cuando trabajas tus músculos de una manera diferente a la que están acostumbrado. Si te apegas a lo que estás acostumbrado, no sufrirás demasiadas agujetas. Sin embargo, no verás tanta progresión en tu estado físico.

¿Cuánto duran las agujetas?

Después de un buen entrenamiento (duro e intenso) puede que las agujetas tarden tan solo 8 horas en aparecer. Pero el dolor será más notable después de 24 horas. Y alcanzará su punto máximo a las  48 horas.

Sentir dolor inmediatamente después del entrenamiento podría ser un signo de lesión en lugar de agujetas. Si comienzas a sentir dolor justo después del ejercicio  es probable que esté sobreentrenando.

En general, las agujetas duran entre 3 y 5 días, aunque es probable que sientas que tus músculos se aflojan después de los primeros días.

Una buena manera de notar la diferencia entre las agujetas y el dolor provocado por una lesión es el tipo de dolor. Con las agujetas los músculos están tensos y doloridos, mientras que con una lesión el dolor es agudo y punzante.

¿Puedo hacer ejercicio con agujetas?

Hacer ejercicio con agujetas es bueno para la recuperación muscular, aunque sea lo último que te apetezca. Pero no se trata de volver a hacer un ejercicio tan intenso como el que provocó las agujetas, sino uno que favorezca esa recuperación.

Los ejercicios cardiovasculares de bajo impacto son una forma fantástica de hacer que el cuerpo vuelva al ejercicio suavemente. La natación, el yoga suave, el taichi o el body balance son una  excelente manera de mover y relajar los músculos sin causar demasiada tensión. Caminar y pedalear en bicicleta estática o en elíptica pueden ser también una opción buena si lo haces suavemente, sin causar estrés en tu cuerpo.

Pero si lo que quieres es seguir entrenando con pesas, simplemente céntrate en esas áreas en las que no tienes agujetas y moviliza los músculos doloridos con suavidad.

No olvides que si insistes en entrenar los músculos con agujetas solo empeorarás las cosas, hasta el punto de provocar una lesión muscular importante.

Y, muy importante: haz un buen calentamiento antes de hacer ejercicio con agujetas. El calentamiento siempre es importante; con agujetas, lo es todavía más.

#RetoPuntoSeguro: no te dejes vencer por las agujetas

Si te has tomado en serio el #RetoPuntoSeguro y te has ganado unas buenas agujetas al primer intento (o reintento), no desesperes. Ten cuidado, entrena con moderación y escucha a tu cuerpo. Lo importante es la rutina, no la intensidad; mejor calidad que cantidad, sobre todo para quienes están poco acostumbrados o han reducido temporalmente su actividad física.

Y si aún no lo has hecho, únete al #RetoPuntoSeguro y disfruta de todas sus ventajas.

 

 

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.