Cómo evitar y superar las temidas agujetas

Cómo evitar y superar las temidas agujetas

¿Tienes miedo de hacer ejercicio por las agujetas? En este artículo te contamos trucos efectivos para de forma sencilla evitar y quitar las agujetas.

⇒Lee esto también: ¿Por qué duelen los músculos después de hacer ejercicio?

Evitar y superar las temidas agujetas

Ese instante terrible en el que suena el despertador y al hacer tu primer movimiento para salir de la cama, sientes un dolor punzante. ¡Horror, son agujetas! Cada movimiento, cada giro de tu cuerpo, duele, subes escaleras y duele, te agachas a recoger algo del suelo y duele aún más. Sufrimiento como pocos. El entrenamiento de ayer te hizo sentir genial pero hoy… Te suena la película, ¿verdad?

De todas maneras, ¿qué son exactamente las agujetas? Y lo más importante ¿cuándo se pasará ese dolor punzante? La respuesta a tus dudas a continuación.

⇒Lee esto también: ¿Qué es el descanso activo? Recuperarte a través del ejercicio

¿Qué son las agujetas?

Seguro que las has sufrido alguna vez. Las agujetas son la rigidez y dolor intenso que sientes entre 24 y 48 horas después de hacer ejercicio físico de alta intensidad al que tu cuerpo no está acostumbrado. Incluso los atletas profesionales tienen agujetas cuando prueban algo nuevo, así que no estás solo.

Las agujetas también se conocen como DOMS, que son las siglas en inglés de Delayed Onset Muscle Soreness; es decir: dolor muscular de inicio retardado. Se considera una lesión que  se define como un complejo de síntomas, dolor en el movimiento, debilidad y una sensación de rigidez e hinchazón de los músculos que realizan un ejercicio excéntrico, en el que las áreas de unión músculo-tendinosas, son las principales zonas de dolor y fragilidad.

⇒Lee esto también: ¿Puedo hacer ejercicio con agujetas (DOMS)?

Pero ¿por qué tenemos agujetas?

No tiene ni pizca de gracia que después de machacarte entrenando, como premio horas después mueras de dolor por las agujetas.  La buena noticia es que normalmente significa que tu entrenamiento ha sido potente.

Por ejemplo en los entrenamientos de resistencia el objetivo es producir microdesgarros en tus músculos para que se recuperen haciéndose más fuertes y  firmes. El temido dolor de agujetas que estás experimentando prueba que tu estado físico está progresando.

⇒Lee esto también: Tirón muscular: qué es y cómo actuar

Y ¿por qué duele aún más dos días después?

Las agujetas y su consecuente dolor muscular de aparición retardada normalmente aumenta en las primeras 24 horas posteriores a la sesión de entrenamiento y alcanza su punto álgido a las 48 horas.

Como lo que padeces es una inflamación temporal alrededor de los músculos sobrecargados, según pasa el tiempo, las células sanguíneas acuden al área inflamada para sanar el dolor. Por lo tanto, es normal tener la sensación de estar peor, aunque después de las 48 horas, afortunadamente las cosas mejoran.

⇒Lee esto también: ¿Qué causa los calambres musculares?

Cómo quitar las agujetas 

Algunas formas de superar y quitar las agujetas son las siguientes:

  • Bañarte en sales de magnesio lo que ayuda a ensanchar los vasos sanguíneos acelerando tu recuperación y eliminando el dolor en tus músculos.
  • Bañarte en agua fría. Los atletas profesionales utilizan los baños de hielo porque el frío ayuda a combatir los microdesgarros musculares del ejercicio intenso.
  • Bañarte en agua caliente y fría en intervalos de contraste de 20 minutos.

⇒Lee esto también: Contracturas musculares: todo lo que debes saber

Cómo evitar las agujetas

Existen varias opciones que funcionan para evitar las agujetas:

  • Bebé una o dos tazas de té o café con cafeína antes de entrenar para aumentar la fuerza muscular y la resistencia y reducir la posibilidad de dolor.
  • Come un bocadillo antes de entrenar bajo en grasa y alto en carbohidratos con algo de proteína.
  • Realiza un pre-calientamiento con algo de cardio y estiramiento dinámico para preparar tus músculos y articulaciones.
  • No te pares de repente sigue moviéndote constantemente para que llegue sangre  a tus músculos.
  • Bebe agua cada 15 minutos. Mantente hidratado.
  • Realiza un estiramiento al terminar masajeando los nudos musculares y aumentando así el flujo de sangre a los mismos.
  • Come algo con una proporción de 4 a 1 de carbohidratos y proteínas para recuperar los nutrientes perdidos en los músculos.
  • Date una ducha fría después del entrenamiento para reducir la inflamación de los músculos. Si eres de los valientes, prueba un baño de hielo reduce el dolor muscular en un 20%.

Al final va a ser lo de “no pain no gain” o en español “sin dolor no hay recompensa” de los americanos. Lo que no quita que procuremos que el dolor sea el menor posible y la recompensa interesante.

⇒Lee esto también: Para construir músculo no es necesario levantar pesos pesados

No te dejes vencer por las agujetas: con el #RetoPuntoSeguro, tu actividad física tiene premio

Al contratar un seguro de vida o un seguro de salud en PuntoSeguro.com puedes participar en el #RetoPuntoSeguro, el programa que premia a los asegurados  solamente por mantener un estilo de vida activo. Supera los retos mensuales y consigue excelentes bonificaciones en la renovación de tu seguro de vida o tu seguro de salud.

Otros artículos de interés

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Vida sana y fitness and tagged . Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.