Contracturas musculares: todo lo que debes saber

contracturas musculares

Estás una tarde cualquiera en el gimnasio y decides que hoy es el día de aumentar el peso de esos ejercicios que haces de espalda. Sin pensarlo mucho le añades 20 kilos más a la máquina. Todo parece ir bien hasta que notas un poco de sobrecarga en la zona. Cuando la espalda se enfría el dolor ante cualquier movimiento te bloquea. No te lo esperabas, pero has sido víctima de las contracturas musculares.

El anterior ejemplo es el más común si hablamos de contracturas musculares, aunque estas pueden aparecer en tareas diarias como poner una lavadora, hacer la compra o simplemente haciendo un mal gesto.

⇒Lee esto también: ¿Puedo hacer ejercicio si tengo hernia discal?

¿Qué es una contractura muscular?

Las contracturas musculares no son lesiones que afecten al músculo en sí, sino deformidades temporales o permanentes que reducen la flexibilidad y el rango normal de movimiento.

Una contractura muscular no es más que un mecanismo de defensa por el cual el músculo que está sometido a un esfuerzo se contrae para evitar males mayores. La contracción del músculo es involuntaria y permanente, por lo cual el dolor llega a ser constante.

En otras palabras, las contracturas son la manera que tiene nuestro cuerpo de decirnos que hemos ido demasiado lejos, trabajado demasiado y esforzado demasiado. El uso limitado de la zona afectada hace que necesitemos reposo para recuperarnos y prevenir una posible lesión.

⇒Lee esto también: Tirón muscular: qué es y cómo actuar

¿Qué causa las contracturas musculares?

A grandes rasgos, son tres las causas más importantes de las contracturas musculares.

  1. Falta de fuerza en la musculatura
  2. Malas posturas de manera repetida
  3. Utilizar un músculo en exceso

La primera de las causas la suelen sufrir las personas sedentarias que, ante cualquier esfuerzo, corren riesgo de dañar el músculo. No es raro que al levantar un pequeño peso o hacer algo de esfuerzo el músculo se tense demasiado y acabe dando lugar a una contractura.

Las malas posturas también pueden causar contracturas musculares. Esto se ve especialmente en trabajos sedentarios como en la oficina o en aquellos que requieren mantener una postura durante largo tiempo, como podrían ser los mecánicos.

La última causa de las contracturas es el trabajo excesivo del músculo. Aunque se relaciona con los levantadores de peso muchos atletas de otras disciplinas son víctimas de esta circunstancia, como pueden ser los velocistas.

Además, también pueden estar detrás de una contractura muscular las siguientes causas:

  • Desuso, mal uso e inmovilización
  • Otro tipo de lesión
  • Temperatura extremas
  • Algunas infecciones o enfermedades

⇒Lee esto también: Lesiones del manguito rotador: síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de las contracturas musculares?

Los principales síntomas de las contracturas musculares incluyen:

  1. Dolor y rigidez articular y muscular
  2.  Rango limitado de movimientos
  3. Debilidad muscular
  4. Uso limitado del área afectada

Las contracturas musculares son dolorosas. Cuando ocurren, a menudo sentimos que nuestros músculos y articulaciones están rígidos y cada intento de lograr un rango normal de movimiento es doloroso.

Dependiendo de la gravedad de la contractura y de cómo decidamos manejarla, el dolor puede ser leve y permitirnos hacer todo lo que hacíamos antes de la contractura o severo e impedirnos levantar objetos, sentarnos o dormir en una determinada posición, adoptar una cierta postura durante más de unos pocos minutos, etc.

⇒Lee esto también: Cómo hacer correctamente las sentadillas

¿Cómo prevenir y tratar las contracturas musculares?

Siempre es mejor prevenir que curar. Aunque no es nada grave una contractura muscular causa bastante dolor.

Para prevenir las contracturas musculares es importarte:

  1. Cuidar la alimentación.
  2. Mantener una correcta postura corporal
  3. No levantar más peso del recomendado.
  4. Calentar antes de cualquier esfuerzo y estirar después de este.
  5. Visitar al fisioterapeuta cuando notes un músculo sobrecargado.

Normalmente, la contractura se va sola pasadas unas semanas de descanso y estiramientos, pero hay casos en que la zona se mantiene dolorida. Las sesiones de fisioterapia, junto a los ejercicios de rehabilitación y fortalecimiento, aceleran la recuperación del músculo.

⇒Lee esto también: Cómo entrenar con pesas de forma segura para la prevención de lesiones

Descubre PuntoSeguro Fit

¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Contratando tu seguro de vida o tu seguro de salud con PuntoSeguro tienes acceso gratuito a la app PuntoSeguro Fit.

Además de tener controlada tu actividad física diaria, y contribuir a causas sociales, podrás obtener un descuento de hasta 120 € en cada renovación.

 Otros artículos de interés

 

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Vida sana y fitness and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.