¿Puedo hacer ejercicio si tengo hernia discal?

Ejercicio hernia discal

Las personas con hernia de disco deben tener mucho cuidado con las actividades físicas que realizan. Si bien es cierto que cada caso tiene sus propias características, en general hay algunos tipos de ejercicio seguros que se pueden realizar con hernia discal. Pero no hay que perder de vista la importante de consultar con el médico especialista y contar con el apoyo de profesionales adecuados.

En cualquier caso, por lo general hay ejercicios que las personas pueden realizar con seguridad, siempre y cuando se hagan correctamente. Hacer ejercicio con una hernia discal puede ser doloroso e incluso peligroso si se hace incorrectamente. Por lo tanto, es muy importante ser consciente de lo que se hace y hacer de la forma adecuada, evitando todo aquello que pueda empeorar la situación.

⇒Lee esto también: Estrategias para combatir y prevenir el dolor de espalda

Hernia discal y dolor de espalda

Según los estudios, la fuente más común de dolor lumbar en las personas es la enfermedad degenerativa del disco y la hernia discal en la zona lumbar.

El dolor lumbar suele ser el primer síntoma de una hernia de disco lumbar. A menudo, este dolor dura unos días y luego desaparece, pero a menudo sigue dolor en las piernas, entumecimiento u hormigueo y/o debilidad de la extremidad inferior.

Aunque el dolor de espalda en general o el dolor lumbar en particular no tienen por qué indicar que hay hernia discal, sí es suficiente motivo para acudir al médico y, sobre todo, para evitar los ejercicios que ejerzan presión sobre la espalda, tanto de resistencia como de impacto.

Ejercicio y hernia discal: lo que puedes hacer

Los ejercicios, estiramientos y actividades suaves pueden ayudar a aliviar el dolor de una hernia de disco. El ejercicio también pueden fortalecer y mejorar la flexibilidad en la columna, el cuello y la espalda.

Cualquier disco de la columna vertebral puede herniarse, incluido el cuello. No obstante, la hernia discal  ocurre con mayor frecuencia en la zona lumbar. Diferentes tipos de ejercicio pueden ayudar dependiendo de dónde se localiza la hernia discal.

En general, no suele haber problema con los ejercicios de estiramiento ni con los de movilización de la columna vertebral. De hecho, es muy recomendable realizar este tipo de ejercicio para mantener flexibles los músculos de la espalda y el cuello, aliviar el dolor provocado por la acumulación de tensión y mejorar la postura.

Las actividades de bajo impacto que no impliquen excesiva carga también pueden resultar útiles para personas con hernia discal. Pero es importante ejercitarse con control y precaución, haciendo un buen calentamiento y estirando adecuadamente.

Si buscas una actividad aeróbica de intensidad media o alta, una opción puede ser el ciclo indoor. Sin embargo, para practicar esta actividad de forma segura es muy importante atender a la técnica y a la postura de forma obsesiva, ya que, en caso contrario, puede empeorar el problema.

El yoga y el Pilates también pueden ser buenas opciones. Sin embargo, estas disciplinas tienen muchas versiones, especialmente el yoga. Por lo tanto, antes de realizar estas prácticas, conviene consultar no solo con el médico, sino también con el propio instructor. En cualquier caso, las prácticas suaves y restaurativas suelen ser aptas para casi todo el mundo. Lo que hay que tener presente es lo que no se puede hacer para evitarlo.

Por supuesto, no puedes olvidarte de caminar, aunque tienes que olvidarte de correr. Caminar es un excelente ejercicio. Pero tienes que cuidar bien tu postura y buscar opciones para caminar de forma segura.

La natación, por lo general, también es una actividad física segura para personas con hernia discal. Aunque no todas las técnicas son igual de apropiadas. Todo depende de la forma de ejecución y de la intensidad. Una vez más, es importante consultar con un especialista y revisar la ejecución, evitando los estilos de mayor demanda (como el estilo mariposa).

⇒Lee esto también: Para el dolor de espalda, más ejercicio y menos medicamentos

Ejercicios que debes evitar si tienes hernia discal

Una persona puede sufrir una hernia de disco al levantar objetos pesados, una presión repentina en la espalda o actividades repetitivas y extenuantes. Las personas con una hernia discal deben evitar realizar actividades extenuantes durante la recuperación.

También hay que evitar todos los ejercicios que causen dolor o que sientan que están empeorando el dolor. Es especialmente importante evitar los ejercicios de isquiotibiales cuando, además, se experimenta dolor ciático.

Como ya comentamos antes, hay que evitar cualquier ejercicio que suponga alto impacto. También hay que evitar las actividades en las que se puede perder el control o que requieren movimientos repentinos, como las artes marciales.

⇒Lee esto también: Dolor de espalda o dorsalgia recurrente: ¿qué estás haciendo mal?

No dejes que una hernia discal te pare

Que no puedas hacer ciertos ejercicios o que tengas que tener más cuidado al ejercitarte no implica que te quedes parado. De hecho, en los casos de hernia discal, el sedentarismo y la falta de actividad puede empeorar el dolor e, incluso, agravar la lesión.

Además, ya sabes que con #RetoPuntoSeguro tienes un beneficio adicional, ya que, llevando una vida activa y cumpliendo con el reto mensual consiguen excelentes bonificaciones en la renovación de tu seguro de vida o salud.

Otros artículos de interés

 

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.