¿Cuándo compensa contratar un seguro a todo riesgo para el coche?

Cuándo compensa contratar un seguro a todo riesgo para el coche

El seguro de coche a todo riesgo es el que más coberturas ofrece. Pero también es cierto que contratar un seguro a todo riesgo conlleva pagar una prima más elevada. La cuestión es la siguiente: ¿realmente merece la pena pagar más por un seguro de coche a todo riesgo? 

Muchos conductores opinan que sí compensa contratar un seguro a todo riesgo, al menos en el caso de un coche nuevo o con pocos años. La razón es muy sencilla: un siniestro con el coche puede salir muy caro, incluso aunque no sea demasiado grave. 

En este artículo vamos a ver qué tipos de seguros a todo riesgo hay y cuáles son sus coberturas. Además, veremos las principales diferencias con el seguro a terceros ampliado y cuándo puede ser interesante quitar el seguro a todo riesgo. 

⇒Lee esto también: Cuándo y por qué contratar un seguro de coche a todo riesgo

Seguro a todo riesgo: ¿qué cubre?

El término “todo riesgo” habla por sí mismo ¿o no? En realidad, esto no es del todo cierto. Al fin y al cabo todos los seguros tienen limitaciones y excepciones. Lo que sí es cierto es que el seguro a todo riesgo es el que más coberturas ofrece dentro de la oferta de seguros de coche disponible en el mercado asegurador. 

Pero ¿cuáles son esas coberturas? ¿Qué cubre un seguro a todo riesgo exactamente?

Las principales coberturas de los seguros a todo riesgo para coche son siguientes:

  • Responsabilidad civil ampliada. Consiste en un aumento en el límite de la cobertura de responsabilidad civil básica obligatoria.
  • Rotura de parabrisas y lunas
  • Robo. Esta garantía cubre no solo el robo del vehículo, sino también la sustracción de piezas.
  • Incendio. Esta garantía cubre los daños por incendio en el vehículo.  
  • Asistencia en viaje en caso de avería o accidente. Normalmente en los seguros de coche la asistencia en viaje es desde el kilómetro 0 y   durante las  24 horas del día. Por lo general, incluye asistencia mecánica, remolque y rescate  y transporte de heridos, así como recogida de equipaje  y   gastos de transporte. 
  • Vehículo de sustitución. Esta cobertura ofrece al dueño del vehículo un coche de sustitución mientras el suyo está en el taller debido a una avería o a un accidente.  
  • Defensa jurídica. La cobertura  de defensa jurídica en los seguros de coche incluye indemnización por los gastos ocasionados reclamación de daños y pago de fianzas, entre otras garantías. 
  • Defensa en multas de tráfico.  Esta cobertura consiste en la obtención de asesoramiento jurídico en el caso de que el conductor haya sido multado. 
  • Seguro del conductor. La cobertura de responsabilidad civil de los seguros de coche cubre los daños a causados a terceros, incluidos los ocupantes, pero no los daños que pueda sufrir el conductor ni la asistencia sanitaria. Si el daño el provocado por otro no hay problema, porque es su responsabilidad. Pero si el culpable es el propio conductor no está cubierto. El seguro del conductor cubre la asistencia sanitaria y también incluyen una indemnización en caso de fallecimiento o invalidez. 
  • Daños propios. Esta cobertura cubre los daños que haya sufrido el coche y cuya responsabilidad sea del conductor del vehículo, siempre y cuando estos daños  estén cubiertos por la póliza y no se deba a un hecho excluido en la misma. 

Dicho esto, podemos resumir las coberturas de los seguros de coche a todo riesgo de esta manera: todas las coberturas del seguro a terceros ampliado más la cobertura de daños propios. 

Un poco más abajo hablamos de las diferentes entre estos dos tipos de pólizas. Pero antes hay otro tema muy importante que tenemos que hablar en los seguros de todo riesgo: la franquicia. 

Contratar un seguro a todo riesgo: ¿con franquicia o sin franquicia?

La franquicia de en los seguros de coche a todo riesgo es la cantidad que pagará el asegurado en caso de siniestro. Es decir, si un seguro a todo riesgo tiene una franquicia de 200 euros, en el caso de siniestro, el asegurado se hará cargo de pagar esa cantidad y, del resto, se hará cargo el seguro.

La franquicia abarata en gran medida el precio de los seguros a todo riesgo.  Y cuánto mayor sea la franquicia, mayor será el ahorro a la hora de pagar la póliza. 

La cuestión es que el ahorro que supone la franquicia en los seguros a todo riesgo solo compensa si se tienen uno o dos siniestros al año. Porque, a partir de ahí, deja de compensar, ya que la franquicia se descuenta en cada siniestro.

Por lo tanto, si merece o no la pena ahorrar en la póliza depende de diversas cuestiones, como los hábitos de conducción, los kilómetros que se hacen al año o el uso que se le da al vehículo, entre otros. 

⇒Lee esto también: ¿Cómo actuar si declaran mi vehículo siniestro total?

¿Cuándo quitar el seguro a todo riesgo?

Hay una cuestión que no hemos tratado y que es de vital importancia en la cobertura de daños propios. Es el valor del vehículo cuando, tras un accidente, queda siniestro total. 

Para empezar es necesario tener en cuenta que las aseguradoras indemnizan teniendo en cuenta el valor venal del vehículo, no por el valor de nuevo del vehículo o por el valor de reposición. Es decir, pagan el precio del coche en el mercado de segunda mano. Solo en el caso de coches nuevos los seguros a todo riesgo pueden pagar el valor durante el primer año, como mucho hasta el segundo.

Además,  de cara a la aseguradora, un coche es siniestro total cuando la reparación cuesta más de lo que vale el vehículo. En realidad, si la reparación supera el 75% del valor venal muchas compañías dan por perdido el vehículo y directamente indemnizan al asegurado. Esto es una gran pérdida para el propietario del vehículo. Teniendo en cuenta que los coches se devalúan en torno a un 20% anual, con lo que van a recibir de indemnización no tienen ni para empezar de cara a la compra de otro vehículo. 

Es por eso que muchos propietarios de coches quitan el seguro a todo riesgo después de cinco o seis años. En este sentido cabe destacar que, según datos de la Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA), (enlace externo) en un 46% de los partes deja de interesar la contratación de un seguro a todo riesgo una vez que el coche tiene seis o más años. 

Pero, una vez más, esto depende de diversos factores, como el precio que se esté pagando por la póliza, las bonificaciones y descuentos que la aseguradora hace a los buenos conductores o las subidas que pueda provocar nuevas circunstancias, como por ejemplo, la inclusión en el seguro de coche de un conductor menor de 26 años

⇒Lee esto también: Si acabas de sacar el carnet de conducir o tienes menos de 26 años no debes conducir cualquier coche

¿Cuánto cuesta un seguro todo riesgo?

El precio de un seguro a todo riesgo depende de muchos factores. Los más destacados son los siguientes:

  • Marca y modelo del vehículo
  • Año de matriculación
  • Si es un coche nuevo o usado 
  • Antigüedad del carnet de conducir del conductor principal y los conductores ocasionales
  • Si el conductor principal o uno ocasional tiene menos de 26 años o ha sacado el carnet de conducir hace menos de dos años
  • Dónde se guarda el coche cuando no se usa
  • Complementos adicionales (no de serie) incluidos en la póliza 
  • Si se contrata un seguro a todo riesgo con franquicia o se contrata si franquicia (el seguro sin franquicia tiene un precio superior)
  • Si se contrata con franquicia, el importe de la misma (cuanto mayor sea la franquicia menor será el precio de la póliza). 
  • Las coberturas adicionales y mejoras incluidas en la póliza.
  • El capital garantizado en la cobertura del seguro de conductor. 

Otros artículos de interés

Calcula Seguros de Auto

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Seguros de auto. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.