El entrenamiento mitad cardio y mitad fuerza reduce los riesgos de enfermedades cardiovasculares, según un estudio

Eva María Rodríguez |

No es la primera vez que nos preguntamos qué es mejor, si el entrenamiento de cardio o el de fuerza. Tampoco es la primera vez que explicamos que combinar ambos estilos de entrenamiento es una buena idea. Un estudio de la Universidad Estatal de Iowa lo confirma. Los investigadores han encontrado que combinar ejercicios cardio y fuerza como estrategia para mejorar la salud cardiovascular, ofrece resultados prometedores. Lo vemos en este artículo

⇒Lee esto también: Impacto del ejercicio en la función cognitiva: el papel de la dopamina

Impacto de los ejercicios cardio y de fuerza en la salud

La eterna pregunta en el mundo del fitness y la salud es: ¿es mejor el ejercicio cardiovascular o el de fuerza? La investigación de la Universidad Estatal de Iowa aporta luz a este debate, destacando los beneficios únicos de un entrenamiento que combina ambos.

Mientras que los ejercicios cardiovasculares son conocidos por mejorar la salud del corazón y la resistencia general, los de fuerza o resistencia se centran en mejorar la musculatura y la densidad ósea.

El estudio aborda una necesidad previamente no cubierta, al comparar directamente los efectos de estos dos tipos de ejercicio, tanto de manera individual como combinada.

Los resultados son claros: el entrenamiento que mezcla cardio y fuerza ofrece beneficios comparables a los regímenes puramente aeróbicos, con el añadido de mejorar la fuerza muscular.

Como menciona Duck-chul Lee, el autor principal del estudio, la combinación de ejercicios ofrece ventajas únicas, como una mejora significativa en la salud muscular, además de los beneficios cardiovasculares. Este enfoque integral hacia el ejercicio no solo es más completo, sino que también es más atractivo para aquellos que buscan variedad en su rutina de entrenamiento.

⇒Lee esto también: Beneficios del entrenamiento de fuerza: ganar masa muscular es mucho más que ponerse cachas

Metodología del estudio

El estudio realizado por la Universidad Estatal de Iowa se distingue por su meticuloso diseño y metodología. Participaron 406 individuos, de entre 35 y 70 años, todos clasificados dentro del rango de sobrepeso u obesidad, con índices de masa corporal entre 25 y 40 kg/m² y presión arterial elevada. La investigación se estructuró en torno a un ensayo controlado aleatorio de un año de duración, donde los participantes fueron asignados a uno de cuatro grupos: sin ejercicio, solo aeróbico, solo de resistencia, o una combinación de ambos.

Cada grupo de ejercicio siguió rutinas específicas bajo supervisión, con sesiones de una hora, tres veces por semana. Para garantizar la precisión, los investigadores emplearon monitores de ritmo cardíaco y programas de ejercicio personalizados en máquinas de cardio. Los participantes de resistencia hicieron ejercicios con diferentes pesos y repeticiones.

Los investigadores no solo se centraron en la actividad física, sino que también incorporaron controles dietéticos y seguimientos regulares, abarcando así un enfoque integral para evaluar los efectos del ejercicio en la salud cardiovascular.

⇒Lee esto también: Correr 10 minutos estimula la función cerebral y mejora el estado de ánimo, según un estudio

Avances la reducción de riesgos cardiovasculares: combinar cardio y fuerza es clave

Los resultados de este estudio representan un hito en la comprensión del impacto del ejercicio en la salud cardiovascular. Los hallazgos revelan que la combinación de entrenamiento cardiovascular y de resistencia conduce a una reducción significativa en los riesgos asociados con enfermedades cardiovasculares. Esta reducción fue notablemente similar a la observada en el grupo que realizó exclusivamente ejercicios aeróbicos, una comparación esencial para entender la eficacia de diferentes tipos de entrenamiento.

En términos de implicaciones para la salud pública, estos resultados son de gran relevancia. Sugieren que integrar ejercicios de fuerza en las rutinas de actividad física podría ser una estrategia efectiva para combatir los riesgos cardiovasculares, especialmente en poblaciones con sobrepeso u obesidad. Según Duck-chul Lee,  esta combinación de ejercicios no solo es eficaz para mejorar la salud cardiovascular, sino que también es más atractiva para muchas personas, al ofrecer variedad en sus rutinas de ejercicio.

Estas conclusiones abren nuevas vías para recomendaciones personalizadas en programas de ejercicio, resaltando la importancia de un enfoque más holístico en la prescripción de actividad física para la salud cardiovascular.

⇒Lee esto también: Menos tiempo sentado para reducir el riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares

Cómo integrar los ejercicios de cardio y fuerza en la rutina diaria

La integración de ejercicios cardiovasculares y de resistencia en la vida diaria es esencial para maximizar los beneficios de salud, como lo demuestra este estudio. Los expertos recomiendan comenzar con actividades moderadas, como caminar o nadar, complementadas con ejercicios de resistencia básicos como sentadillas o el uso de bandas elásticas. Esto es especialmente útil para quienes inician su camino hacia un estilo de vida más activo.

Para maximizar los beneficios, es importante mantener una rutina regular y progresiva. Incluir variedad en los ejercicios, alternando entre cardio y fuerza, no solo ayuda a mantener el interés, sino que también promueve un desarrollo físico equilibrado. Duck-chul Lee enfatiza que la clave está en la consistencia y en encontrar un equilibrio entre ambos tipos de ejercicios para un impacto óptimo en la salud cardiovascular.

En cualquier caso, es indispensable adaptar la intensidad y el tipo de ejercicio a las diferentes edades y condiciones de salud. Por ejemplo, las personas mayores o aquellas con ciertas enfermedades pueden necesitar ejercicios de bajo impacto y resistencia ligera. Asimismo, es recomendable consultar con un profesional de la salud o un entrenador físico para personalizar las rutinas según las necesidades individuales.

Por lo tanto, mantener una rutina de ejercicios equilibrada es un pilar fundamental para una vida saludable. La constancia y la correcta elección de actividades pueden marcar una diferencia significativa en la salud cardiovascular y general.

El estudio fue publicado el 17 de enero de 2024 en la revista European Heart Journal.

⇒Lee esto también: El ejercicio cardiovascular antes del levantamiento de pesas puede aumentar el crecimiento muscular

Descubre PuntoSeguro Fit

¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable.

Contratando tu seguro de vida con PuntoSeguro tienes acceso gratuito a la app PuntoSeguro Fit. Además de tener controlada tu actividad física diaria, y contribuir a causas sociales, podrás obtener un descuento de hasta 120 € en cada renovación.

 Otros artículos de interés

Buscar

Trending

La ciencia detrás de convertir grasa bl...

La búsqueda de métodos efectivos para...

Convertir grasa blanca en grasa beige
Seguros patrimoniales: seguridad y tranq...

Proteger nuestro patrimonio es esencial...

Seguros patrimoniales
Hacer ejercicio puede reducir el riesgo ...

La relación entre el ejercicio y la...

Hacer ejercicio puede reducir el riesgo de padecer ELA
¿Se puede asegurar todo?

Tal y como están las cosas en el...

se puede asegurar todo

¿Te gusta lo que lees?

Suscríbete y recibe cada nuevo post en tu email antes que nadie pinchando aquí
Síguenos en RRSS
 
CALCULAR SEGURO DE VIDA