La actividad física regular se relaciona con un menor riesgo de Parkinson

Eva María Rodríguez |

Que el ejercicio regular se relacione con un menor riesgo de Parkinson puede que no parezca nada nuevo. En un artículo anterior hablábamos sobre cómo el ejercicio ayuda a mejorar los síntomas de la enfermedad de Parkinson. En esta ocasión, nos centraremos en cómo el ejercicio regular se relaciona con un menor riesgo de esta enfermedad neurodegenerativa. Concretamente, veremos los resultados de un estudio que ha encontrado que el ejercicio regular puede reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson. Esta actividad física incluye  desde montar en bicicleta y caminar hasta la jardinería y las tareas del hogar.

No es la primera vez que hablamos de los beneficios de la actividad física regular, incluidas las tareas domésticas, y su papel a la hora de prevenir enfermedades neurodegenerativas.  Por ejemplo, vimos que un estudio había encontrado que  hacer las tareas del hogar reduce un 21% el riesgo de desarrollar Alzheimer. También hablamos de otra investigación que había descubierto que caminar regularmente puede fortalecer las conexiones neuronales, mejorar la memoria y prevenir el Alzheimer.

⇒Lee esto también: El papel del ejercicio en la prevención de enfermedades crónicas

Un estudio revela la conexión entre el ejercicio y la enfermedad de Parkinson

Un estudio apunta a que la actividad física regular, que incluye desde pasear y montar en bicicleta hasta trabajar en el jardín y realizar tareas domésticas, podría reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson.

Este estudio reveló que las mujeres que realizaban más ejercicio tenían una tasa de enfermedad de Parkinson un 25% menor en comparación con aquellas que realizaban menos ejercicio.

Aunque esta investigación no establece que el ejercicio reduzca directamente el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, sí demuestra una asociación significativa.

⇒Lee esto también: La caminata aeróbica remota puede mejorar la función cognitiva de las personas con esclerosis múltiple

Detalles clave del estudio

El estudio contó con la participación de 95.354 mujeres, en su mayoría profesoras, con una edad media de 49 años. Ninguna de ellas tenía la enfermedad de Parkinson al inicio del estudio. Durante tres décadas, 1.074 participantes desarrollaron la enfermedad de Parkinson.

Al ajustar diversos factores, los investigadores descubrieron que las participantes en el grupo con más actividad física tenían una tasa de enfermedad de Parkinson un 25% menor que las del grupo con menor actividad, cuando la actividad física se evaluó hasta 10 años antes del diagnóstico.

⇒Lee esto también: El rendimiento al caminar en tareas duales puede ser un indicador temprano del envejecimiento cerebral acelerado

Ejercicio regular: potencial preventivo para el Parkinson

El ejercicio regular, como montar en bicicleta, caminar, la jardinería, limpiar y participar en diversos deportes, podría disminuir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, según la nueva investigación.

Según Alexis Elbaz, del Centro de Investigación Inserm en París, Francia, y autor principal del estudio, «el ejercicio es una manera económica de mejorar la salud en general, por lo que nuestro estudio buscó determinar si podría estar vinculado a un menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, una enfermedad debilitante que no tiene cura».

Elbaz también destacó que estos resultados proporcionan evidencia para la planificación de intervenciones para prevenir la enfermedad de Parkinson.

⇒Lee esto también: 11 minutos al día pueden marcar la diferencia: cómo una caminata ligera reduce el riesgo de muerte prematura

Enfoque metodológico y hallazgos del estudio

El estudio incluyó a 95.354 participantes femeninas, en su mayoría docentes, con una edad media de 49 años que no padecían la enfermedad de Parkinson al inicio del estudio. Los investigadores siguieron a las participantes durante tres décadas, periodo en el que 1.074 participantes desarrollaron la enfermedad de Parkinson. Durante el curso del estudio, las participantes completaron hasta seis cuestionarios sobre los tipos y cantidades de actividad física que realizaban.

Cada actividad se asignó a una puntuación basada en el equivalente metabólico de una tarea (METs), una forma de cuantificar el gasto energético. Para cada actividad, los METs se multiplicaron por su frecuencia y duración para obtener una puntuación de actividad física de METs-horas por semana. Por ejemplo, una forma más intensa de ejercicio como el ciclismo tenía seis METs, mientras que formas menos intensas de ejercicio como caminar y limpiar tenían tres METs.

Entre las participantes en el grupo de mayor ejercicio, hubo 246 casos de enfermedad de Parkinson o 0.55 casos por 1.000 años-persona en comparación con 286 casos o 0.73 por 1.000 años-persona entre las participantes en el grupo de menor ejercicio.

⇒Lee esto también: Así es como el ejercicio podría mitigar el deterioro relacionado con la edad en la estructura y función del músculo esquelético

Conclusiones y limitaciones del estudio

Después de ajustar los factores como el lugar de residencia, la edad del primer periodo y el estado menopáusico, y el tabaquismo, los investigadores encontraron que las personas en el grupo de mayor ejercicio tenían una tasa del 25% menor de desarrollar la enfermedad de Parkinson que las del grupo de menor ejercicio.

Los resultados fueron similares después de ajustar por dieta o condiciones médicas como la hipertensión, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Los investigadores también descubrieron que 10 años antes del diagnóstico, la actividad física disminuyó a un ritmo más rápido en aquellas con la enfermedad de Parkinson que en las que no la tenían, probablemente debido a los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson.

Una limitación del estudio es que las participantes eran en su mayoría educadoras conscientes de la salud que se ofrecieron como voluntarias para participar en un estudio a largo plazo, por lo que los resultados pueden ser diferentes para la población general.

⇒Lee esto también: Menos tiempo sentado para reducir el riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares

Descubre PuntoSeguro Fit

¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Contratando tu seguro de vida con PuntoSeguro tienes acceso gratuito a la app PuntoSeguro Fit.

Además de tener controlada tu actividad física diaria, y contribuir a causas sociales, podrás obtener un descuento de hasta 120 € en cada renovación.

Otros artículos de interés

Buscar

Trending

La ciencia detrás de convertir grasa bl...

La búsqueda de métodos efectivos para...

Convertir grasa blanca en grasa beige
Seguros patrimoniales: seguridad y tranq...

Proteger nuestro patrimonio es esencial...

Seguros patrimoniales
Hacer ejercicio puede reducir el riesgo ...

La relación entre el ejercicio y la...

Hacer ejercicio puede reducir el riesgo de padecer ELA
¿Se puede asegurar todo?

Tal y como están las cosas en el...

se puede asegurar todo

¿Te gusta lo que lees?

Suscríbete y recibe cada nuevo post en tu email antes que nadie pinchando aquí
Síguenos en RRSS
 
CALCULAR SEGURO DE VIDA