El ejercicio puede reducir los síntomas de depresión y potenciar los efectos de la terapia

El ejercicio puede reducir los síntomas de depresión y potenciar los efectos de la terapia

Hacer ejercicio es una de las mejores formas de combatir la depresión, junto con otros hábitos de vida y el tratamiento adecuado. Pero, ¿hasta qué punto el ejercicio es eficaz contra la depresión? En este artículo vemos las conclusiones de dos estudios que han concluido que el ejercicio puede reducir los síntomas de depresión y potenciar los efectos de la terapia.

⇒Lee esto también: Dejar de hacer ejercicio puede aumentar los síntomas de depresión

Ejercicio para reducir los síntomas de depresión y potenciar la terapia

Se sabe que el ejercicio mejora la salud física y mental. Este nuevo trabajo encuentra que un entrenamiento breve puede proporcionar un alivio a corto plazo para las personas con depresión.

Concretamente,   investigadores de la Universidad Estatal de Iowa han encontrado que hacer ejercicio durante media hora puede reducir los síntomas de depresión durante al menos 75 minutos después del entrenamiento y amplificar los beneficios de la terapia. Los resultados de la investigación se publicaron en la revista Frontiers In Psychiatry a principios de mayo de 2022.

Dicen los investigadores que «muchas investigaciones previas sobre los efectos del ejercicio en la salud mental, en general, han utilizado medidas muy amplias de bienestar». Pero en lo que ellos estaban interesados, concretamente, era en «cómo el ejercicio agudo, es decir, una sesión de ejercicio en un día, influye en los síntomas primarios de la depresión».

⇒Lee esto también: Una hora de ejercicio a la semana puede prevenir la depresión

Los estudios

Para el primer estudio, los investigadores reclutaron a 30 adultos que estaban experimentando episodios depresivos mayores. Los participantes completaron encuestas electrónicas inmediatamente antes, a la mitad y después de una sesión de 30 minutos de ciclismo de intensidad moderada o sentados; y luego 25, 50 y 75 minutos después del entrenamiento. Aquellos que montaron en bicicleta durante la primera visita al laboratorio regresaron una semana después para realizar el experimento nuevamente con 30 minutos sentados, y viceversa.

Cada encuesta incluía preguntas estándar y escalas empleadas para medir los síntomas de la depresión y varias tareas cognitivas, incluida la prueba de Stroop; los participantes respondieron al color de una fuente en particular en lugar de la palabra en sí (por ejemplo, indicando rojo cuando vieron la palabra ‘azul’ en tinta roja).

Luego, los investigadores usaron los datos de la encuesta para rastrear cualquier cambio en tres características del trastorno depresivo mayor:

  • estado de ánimo deprimido (por ejemplo, triste, desanimado, melancólico)
  • anhedonia (es decir, dificultad para experimentar placer con actividades que antes disfrutaba)
  • disminución de la función cognitiva (por ejemplo, dificultad para pensar, hacer malabares con múltiples piezas de información a la vez)

Durante el experimento de ciclismo, el estado de ánimo depresivo de los participantes mejoró durante los 30 minutos de ejercicio y de manera constante hasta 75 minutos después. La mejora de la anhedonia comenzó a disminuir 75 minutos después del ejercicio, pero, aun así, fue mejor que los niveles de anhedonia de los participantes en el grupo que no hizo ejercicio.

En cuanto a la función cognitiva, los participantes que montaron en bicicleta fueron más rápidos en la prueba de Stroop a la mitad del ejercicio, pero relativamente más lentos 25 y 50 minutos después del ejercicio en comparación con los participantes del grupo de descanso. Meyer dijo que se necesita más investigación para comprender la variación.

Dicen los investigadores que «lo bueno es que estos beneficios para el estado de ánimo depresivo y la anhedonia podrían durar más de 75 minutos». Según explican, sería necesario «hacer un estudio más largo para determinar cuándo comienzan a disminuir, pero los resultados sugieren una ventana de tiempo posterior al ejercicio en la que puede ser más fácil o más efectivo para alguien con depresión hacer algo psicológica o cognitivamente exigente». Dijo que eso podría incluir hacer una presentación, tomar una prueba o ir a terapia.

⇒Lee esto también: Diferencias metabólicas clave entre los diferentes tipos de depresión

Ejercicio y terapia combinados

Los investigadores se preguntaron si era posible combinar los beneficios a corto plazo que sabemos que ocurren con el ejercicio y los claros beneficios a largo plazo con la terapia para brindar la intervención general más efectiva. Para dar respuesta a esta pregunta, se realizó un estudio piloto por separado.

La mitad de los diez participantes hicieron ejercicio solos durante 30 minutos a un ritmo que consideraron de intensidad moderada, que los investigadores también verificaron con datos de Fitbit, antes de iniciar sesión en una hora de terapia cognitiva conductual virtual cada uno a la semana. Los otros participantes simplemente continuaron con sus actividades diarias antes de sus sesiones de terapia.

Al final del programa de intervención de ocho semanas, los participantes de ambos grupos mostraron mejoras, pero los que hicieron ejercicio antes de hablar con un terapeuta tuvieron reducciones más pronunciadas en los síntomas de depresión.

Los investigadores dijeron que los resultados indican que el ejercicio podría ayudar a amplificar los beneficios de la terapia para adultos con depresión.

Aunque el grupo de trabajo es demasiado pequeño para ofrecer estadísticas formales, los investigadores consideran que estos resultados son prometedores. «En general, el estudio piloto mostró que las personas estaban interesadas y se apegarían al enfoque combinado, y que el ejercicio parecía tener algunos efectos sobre la depresión y algunos de los mecanismos de la terapia»; explican.

Uno de esos mecanismos se relaciona con la relación entre un cliente y un terapeuta. Si alguien siente una conexión con su terapeuta,   hay una mayor probabilidad de que continúe yendo a terapia y que las sesiones probablemente tengan un mayor impacto.

En el estudio piloto, los participantes que hicieron ejercicio antes de la sesión de terapia cognitiva conductual informaron una conexión más rápida y fuerte con sus terapeutas. Los investigadores dijeron que los hallazgos sugieren que el ejercicio puede estar preparando o «fertilizando» el cerebro para que participe en un trabajo emocionalmente más desafiante; este puede ocurrir durante la terapia.

Los investigadores dijeron que esperan ampliar los estudios innovadores en los próximos años para comprender mejor cómo se podría incorporar el ejercicio en un tratamiento o intervención eficaz para las personas que experimentan depresión crónica.

⇒Lee esto también: La depresión y la ansiedad pueden tener el mismo impacto en la salud que fumar y el sobrepeso

Descubre PuntoSeguro Fit

Diversos estudios han puesto de manifiesto que hacer ejercicio con regularidad ayuda a combatir la depresión y la ansiedad. ¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Contratando tu seguro de vida con PuntoSeguro tienes acceso gratuito a la app PuntoSeguro Fit.

Además de tener controlada tu actividad física diaria, y contribuir a causas sociales, podrás obtener un descuento de hasta 120 € en cada renovación.

Otros artículos de interés

 

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

About Eva María Rodríguez

Redactora web y creadora de contenidos digitales especializada en seguros y finanzas, así como en deporte y vida saludable. Colabora con PuntoSeguro desde 2014.
This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.