Cómo afecta la reacción química entre el sudor y la lejía a la calidad del aire de los gimnasios

Cómo afecta la reacción química entre el sudor y la lejía a la calidad del aire de los gimnasios

La limpieza y la desinfección en los gimnasios se ha extremado a raíz de la pandemia del coronavirus -cuando les dejan abrir, entiéndase-. Y cuando hablamos de desinfectar hablamos de productos químicos, especialmente de lejía, sustancias químicas que se unen a las producidas por nuestros propios organismos; es decir, el sudor. Y aquí es de donde parte el tema que tratamos en este artículo: las reacciones químicas que se producen entre el sudor y la lejía y cómo esta afectan a la calidad del aire de los gimnasio.

Sudor, lejía y calidad del aire de los gimnasios

Según un estudio de la Universidad de Colorado en Boulder publicado a principios de enero de 2021 en la revista Indoor Air, una persona sudorosa  que hace ejercicio emite tantas sustancias químicas como hasta cinco personas sedentarias. Estas emisiones humanas incluyen los aminoácidos del sudor o la acetona del aliento. Estas se combinan químicamente con limpiadores con lejía para formar nuevos productos químicos en el aire con impactos desconocidos en la calidad del aire interior de los gimnasios.

Los investigadores explican que los seres humanos somos una gran fuente de emisiones en  espacios interiores. Estos no desaparecen así como así, como tampoco desaparecen  los químicos procedentes de los productos de limpieza y desinfección. De hecho, permanecen y viajan, reaccionando con otros productos químicos.

En los gimnasios esto es especialmente preocupante, dada la cantidad de transpiración que se produce y de los jadeos provocados por el esfuerzo.

Las reacciones químicas entre sudor y lejía producen nuevos productos químicos en el aire

Para la realización de este estudio, que empezó en el año 2018, los investigadores equiparon una sala de pesas en el Dal Ward Athletic Center. Esta instalación del campus para atletas universitarios se instalaron equipos de muestreo de aire. Los instrumentos recopilaron datos tanto de la sala de pesas como del suministro de aire. Midieron una gran cantidad de sustancias químicas en el aire en tiempo real antes, durante y después de los entrenamientos de los atletas. El equipo descubrió que los cuerpos de los atletas producían de 3 a 5 veces las emisiones mientras se ejercitaban, en comparación con cuando estaban en reposo.

Los investigadores pudieron capturar las emisiones en tiempo real para ver exactamente cuántos productos químicos eran los atletas. emitiendo, y a qué ritmo.

Muchas instalaciones de gimnasios utilizan con frecuencia productos a base de blanqueador con cloro para desinfectar los equipos que han entrado en contacto con el sudor. Y aunque estos productos de limpieza actúan para matar las bacterias de la superficie, también se combinan con las emisiones del sudor, mezclándose para formar un nuevo cóctel de sustancias químicas.

Este equipo fue el primero en observar un grupo químico llamado N-cloraldiminas. Esto es un producto de reacción de la lejía con aminoácidos en el aire del gimnasio. Eso significaba que el cloro del limpiador blanqueador rociado en el equipo reaccionaba con los aminoácidos liberados por los cuerpos sudorosos, informan los autores.

El problema de la mezcla de los químicos del sudor y la lejía en general

Aunque se necesita más investigación para determinar los impactos específicos que esto podría tener en la calidad del aire interior, los productos de reacción químicamente similares del amoníaco con lejía pueden ser dañinos para la salud humana.

Pero eso no solo ocurre dentro de los gimnasios, sino en cualquier espacio cerrado.

En este sentido, los investigadores dicen que, «dado que la gente pasa alrededor del 90 por ciento de nuestro tiempo en interiores, es fundamental que comprendamos cómo se comportan los productos químicos en los espacios que ocupamos».

Por otra parte, aunque los investigadores recopilaron todos los datos para este estudio antes de la pandemia del coronavirus, el equipo dice que sus resultados ilustran que un gimnasio moderno con poca ocupación y buena ventilación puede ser relativamente seguro para un entrenamiento, especialmente si se usan mascarillas.

#RetoPuntoSeguro: sigue adelante

Si te has tomado en serio el #RetoPuntoSeguro  sigue adelante, tomando todas las precauciones posibles.

Otros artículos de interés

 

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.