Consejos y recomendaciones para evitar resbalones en la ducha

consejos ducha

Tras muchos estudios, se ha podido estimar que uno de los puntos negros de una vivienda es la ducha. En la misma se producen muchos resbalones y accidentes, pero por suerte muchos de ellos se pueden evitar si se toman las medidas adecuadas.

Para evitar al máximo el riesgo de resbalones en la ducha, ponemos a tu disposición un listado de consejos y recomendaciones con las cuales las caídas serán más complicadas. Lo importante es ducharse con la máxima seguridad.

1- Plato de ducha antideslizante

Para evitar riesgos innecesarios, lo mejor que se puede hacer es cambiar la bañera por un plato de ducha antideslizante. A través de muchos estudios se ha demostrado que los platos de ducha son mucho más seguros. No solo para las personas mayores, sino para cualquier miembro de la familia.

Si no sabes muy bien qué plato instalar en el cuarto de baño, en Asealia podrás encontrar una amplia variedad de platos de ducha online. A la hora de elegir entre un plato de ducha u otro es importante fijarse en los materiales con los cuales ha sido fabricado. Siempre hay que optar por un plato de calidad, antideslizante y al poder ser que sea fácil de limpiar. Y una vez que tenemos varios platos entre los que elegir, es el momento de elegir el que vamos a instalar en el baño por el diseño. La decoración es importante, pero todavía lo es más la seguridad para evitar los temidos resbalones en la ducha.

2- Acondiciona el plato de ducha

Si el baño lo va a usar una persona mayor y no queremos que se caiga por un resbalón, lo mejor que se puede hacer es acondicionar el plato con medidas de seguridad. En la actualidad se puede acondicionar con diferentes herramientas, pero las barreras de sujeción son las más recomendadas.

En la actualidad hay barreras para todo tipo de usos. Son fáciles de poner y ofrecen una superficie de agarre. Eso significa que, si la persona que está en la ducha se resbala por cualquier motivo, se puede agarrar y así evitar la temida caída. También se pueden añadir a la ducha alfombras antideslizantes que aportan un plus de estabilidad a la persona que está usando la ducha. Es verdad que rompen un poco la estética del plato, pero a cambio se aumenta la estabilidad.

3- Asientos de ducha especiales

Para evitar problemas, también existen asientos especiales para que las personas se puedan sentar y así ducharse de una manera más segura. Al estar sentadas, no se pueden resbalar, por lo que reduce al máximo el riesgo de accidente dentro de la ducha. Uno de los puntos fuertes de estos taburetes es que son muy fáciles de poner y quitar. Eso significa que, si una persona no necesita del mismo, lo puede retirar y luego volver a poner con facilidad.

Son una herramienta realmente interesante para las personas mayores y discapacitados, de aquí que tengan mucha demanda. Es importante destacar que los asientos comunes no valen, sino que deben ser especiales. El objetivo es que sean resistentes al agua, la humedad y sobre todo se adapten bien al plato de ducha. Un asiento normal se puede resbalar o incluso dañar el plato de ducha. Incluso los modelos más modernos destacan por ser abatibles o plegables, lo que significa que cuando no se usan ocupan muy poco espacio.

4- Grifos termostáticos

El objetivo principal de este tipo de grifos es tener la certeza de que la temperatura del agua siempre va a estar a la misma temperatura. Solo por ese motivo, el cambio de grifería está más que justificado.

Pero también este tipo de grifos ayudan a que la seguridad en la ducha sea superior. Eso se debe a que evitan cambios bruscos en la temperatura del agua. Esos cambios de temperatura pueden hacer que la persona que se está duchando se mueva de golpe y sin controlar el movimiento. Es movimiento brusco puede provocar un resbalón. Por ese motivo, cada vez son más comunes los grifos termostáticos en los baños.

Son muy fáciles de instalar y una vez realizada la instalación se elige la temperatura adecuada y listo. Ya no hay riesgo de cambios bruscos de temperatura y en consecuencia se reduce la probabilidad de accidente. Eso sí, en el momento de realizar la instalación es importante colocarlo a la altura de la persona que tiene más riesgo de sufrir un accidente. El objetivo es evitar que se tenga que poner de puntillas o agacharse demasiado para accionarlo.

5- Instalación de mamparas

Como nos informan los expertos de Asealia, las mamparas son las mejores compañeras para los platos de ducha. No solo destacan por ser mucho más elegantes que las típicas cortinas, sino que también ayudan a que la accesibilidad sea más fácil y ayudan a aumentar el nivel de seguridad. Una buena mampara ayuda a tener un punto extra de apoyo en caso de resbalón, sin olvidar que en algunas mamparas también se pueden instalar barras de seguridad para tener más puntos de sujección.

Otro punto positivo de las mamparas es que evitan que el agua salga al exterior. Recuerda, si el agua cae en el suelo del baño, la probabilidad de resbalón aumenta de manera considerable. Por ese motivo, las mamparas se han convertido en una herramienta decorativa y sobre todo de seguridad. Si todavía no dispones de tu unidad, te recomendamos instalarla lo antes posible. Así tu cuarto de baño podrá ser un poco más seguro.

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Contenido extra. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.