Razones por las que una aseguradora puede negarse a pagar un siniestro

siniestro

El modo de funcionamiento de las aseguradoras, en general, es muy simple. Un cliente paga una cuota única o mensual, para que en caso de un siniestro, la aseguradora responda por los daños, indemnizando o prestando el servicio conveniente para restaurar el servicio. Sin embargo, en algunas ocasiones, las aseguradoras pueden negarse a cumplir con esa parte del trato, alegando la falta de ciertas condiciones establecidas en el contrato.

Es, justamente por lo anterior, que resulta tan importante contar con abogados en Torreon especialistas en seguros, para hacer las reclamaciones de forma rápida y oportuna. El tiempo y la profesionalidad son aspectos determinantes si el objetivo es hacer que la aseguradora cumpla con lo establecido en el contrato firmado. 

Principales razones por las que una aseguradora puede negarse a pagar una indemnización

Los contratos, en muchas ocasiones, tienen letra pequeña e incluso ciertas condiciones que se prestan a libre interpretación. En esa ambigüedad se respaldan muchas compañías de seguros para negarse a pagar un siniestro que, en teoría, deberían cumplir por completo. 

De ahí la importancia de leer los contratos en su totalidad antes de firmarlos, preguntar cualquier duda que surja tras la lectura del mismo, y de ser necesario, buscar asesoría externa de abogados especialistas en seguros. Sin embargo, pese a lo anterior, es posible hacer reclamaciones cuando no se está conforme con la actuación de la compañía de seguros, pero es importante hacer este trámite de la mano de un abogado, porque será la mejor garantía para obtener la mejor defensa posible y ganar el caso. 

A continuación compartimos las principales razones por las que una aseguradora puede negarse a pagar la indemnización de un determinado siniestro:

  • Agravamiento en el riesgo

El agravamiento en el riesgo es cuando una situación de riesgo que está planteada en la póliza adquiere una peligrosidad mayor en comparación con lo estipulado originalmente. Un ejemplo práctico de ello es cuando una persona adquiere una cobertura de seguro para un vehículo pick-up y declara que el uso del vehículo es para el traslado de personas, pero adicionalmente también traslada materiales, lo que aumenta el riesgo. 

Si esa actividad no es declarada de forma explícita y ocurre un accidente durante el traslado de los materiales, la compañía de seguro puede negarse a pagar el siniestro, alegando un agravamiento en el riesgo que no estaba estipulado en el contrato.

  • Falsa declaración

Otro motivo que utilizan las compañías aseguradoras para evitar cumplir con los acuerdos previamente establecidos son las falsas declaraciones, las cuales se derivan principalmente de situaciones como las planteadas anteriormente. Cuando las precisiones son inexactas o se miente de forma deliberada, la empresa puede valerse de ello para negar el pago de una indemnización.

Este tipo de situaciones es considerablemente común en las pólizas de seguro de hospitalización. En muchas ocasiones, la parte contratante obvia u omite información de enfermedades preexistentes y cuando la empresa del seguro advierte sobre esa omisión de información, simplemente, no cubre el siniestro. Sin embargo, cuando la persona no ha ocultado información y la enfermedad aparece después de haber tomado la póliza, la compañía no puede negarse a pagar la indemnización si dicha condición está cubierta. 

  • Falta de pago de las primas

Una razón de peso por la que una aseguradora puede negarse a pagar un siniestro es por la falta de pago de las primas. Los pagos se pueden establecer en varias modalidades, y en caso de que una aseguradora no pueda confirmar el pago de una de esas cuotas, será más que suficiente para que se niegue a pagar un determinado siniestro. Pese a lo anterior, es importante destacar que los contratantes tienen un plazo de gracia que pueden hacer valer en esas circunstancias.

Contar con los mejores abogados en Torreón Coahuila puede ser determinante para afrontar estas situaciones, con esas letras pequeñas de las cuales se aprovechan muchas empresas aseguradoras para negar el pago de una indemnización por un siniestro que estaba debidamente contemplado en el contrato firmado. 

La importancia de actuar de forma rápida y oportuna

Los casos anteriores son los más comunes de los cuales se valen las compañías aseguradoras para negar el pago de un siniestro, sin embargo, hay muchas otras situaciones que también utilizan para no cumplir con sus clientes. En todos estos casos, actuar de forma rápida y oportuna puede ser determinante para que la aseguradora cambie de parecer y cubra el siniestro, tal y como estaba estipulado en el contrato firmado. 

En la parte judicial, los tiempos son sumamente importantes, y en los casos de los siniestros más aún. De ahí la importancia de hacer las reclamaciones rápidamente después de la decisión de una empresa aseguradora de negarse a pagar el siniestro. Cuanto más rápido se hagan las reclamaciones del caso, mayores probabilidades de cambiar el curso de la situación de una forma más favorable para el cliente.

En todo ese proceso, además, es de gran importancia contar con la asesoría de abogados especialistas en el área, porque cuando un cliente se arriesga a hacer las reclamaciones por su cuenta, las probabilidades de éxito pueden ser considerablemente bajas.

Siempre es importante, en todos los casos, contar con la asesoría de profesionales con experiencia y altamente cualificados, tanto para hacer reclamaciones, como también para entender los contratos antes de firmarlos. En este sentido, también es recomendable contratar abogados especialistas en seguros de vida, porque también es un área que pone muchas trabas para pagar la correspondiente indemnización. Entender el contrato y el alcance del mismo será mucho más fácil al consultar a un abogado especialista. 

De modo preventivo o para hacer una reclamación, contar con un abogado especialista en seguros de todo tipo puede ser la mejor recomendación para reclamar nuestros derechos y también para conocer con antelación cuál es la cobertura exacta de una póliza que deseamos contratar,  así como el alcance de la misma y todas las condiciones establecidas que se deben dar para que la aseguradora decida pagar en el momento que ocurra un siniestro. La asesoría profesional puede ser determinante para evitar hacer una inversión que, posteriormente, no pueda responder cuando lo necesitemos.

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Contenido extra. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.