.... .....

El ejercicio ligero mejora la función ejecutiva, según un estudio

El ejercicio ligero mejora la función ejecutiva, según un estudio

Eva María Rodríguez |

¿Sabías que el ejercicio ligero ayuda a mejorar la función ejecutiva? Un  estudio realizado por investigadores de la Universidad de Tsukuba demuestra que actividades sencillas como caminar pueden mejorar el estado de ánimo y potenciar la función ejecutiva cerebral. El secreto está en nuestros ojos, o mejor dicho, en nuestras pupilas.

⇒Lee esto también: Correr a lo largo de la mediana edad mantiene «conectadas» a las neuronas «viejas» nacidas en adultos

A qué nos referimos cuando hablamos de función ejecutiva

Antes de nada, vamos a ver qué son las funciones ejecutivas del cerebro y por qué son tan importantes.

Las funciones ejecutivas del cerebro se refieren a un conjunto de habilidades y procesos cognitivos que nos permiten controlar conscientemente nuestros pensamientos, emociones y acciones para alcanzar objetivos, especialmente aquellos nuevos o más creativos.

Estas funciones son fundamentales para adaptarnos al entorno y resolver problemas, ya que integran diferentes informaciones disponibles, lo que nos permite realizar conductas propositivas.

Las funciones ejecutivas son procesos cognitivos complejos que llevamos a cabo para relacionarnos con nuestro entorno, trabajar, crear, priorizar actividades, controlar el tiempo e incluso automotivarnos.

Las funciones ejecutivas abarcan diversas dimensiones, entre las cuales se incluyen la flexibilidad atencional, el control inhibitorio y la memoria de trabajo. La flexibilidad atencional se refiere a la capacidad de cambiar rápidamente de una tarea a otra, mientras que el control inhibitorio implica la inhibición de respuestas conductuales inadecuadas para el contexto, es decir, el autocontrol. Por otro lado, la memoria de trabajo es esencial para el mantenimiento y manipulación de la información para hacer una tarea.

⇒Lee esto también: Un estudio revela ocho hábitos clave para vivir más

Ejercicio ligero y función ejecutiva

El estudio encontró que durante el ejercicio ligero se produce la dilatación de la pupila, lo que está relacionado con una mejora en la función ejecutiva.

A través de la pupilometría, una técnica no invasiva que mide el tamaño de las pupilas, los investigadores han descubierto que las pupilas se dilatan durante el ejercicio ligero, lo cual es un indicador de mejora en la función ejecutiva.

Según los investigadores, «estos hallazgos destacan el potencial del diámetro de la pupila como un nuevo biomarcador para la respuesta cerebral al ejercicio».

También se observó que el sistema de alerta noradrenérgico del cerebro, estrechamente asociado con los cambios en el tamaño de la pupila, se activa durante el ejercicio ligero, lo que lleva a una mayor actividad en la corteza prefrontal.

⇒Lee esto también: Los adultos mayores que se mantienen más activos tienen una mejor calidad de vida, según un estudio

La conexión entre las pupilas y la actividad cerebral

La pupilometría, una técnica de medición no invasiva y sin contacto, permite la evaluación de la actividad neuronal durante el ejercicio aeróbico y podría servir como indicador de la actividad neuronal de excitación.

Con base en esta premisa, los investigadores plantearon la hipótesis de que los cambios en el tamaño de la pupila durante un ejercicio muy ligero podrían predecir una mejora en la función ejecutiva prefrontal después de una sola sesión de ejercicio.

Para probar esta teoría, el equipo de investigación pidió a un grupo de adultos jóvenes sanos que participaran en un ejercicio muy ligero de 10 minutos seguido de una tarea de función ejecutiva.

Los hallazgos revelaron que las pupilas se dilataron durante el ejercicio, y la extensión de la dilatación fue un indicador de una mejora posterior en la función ejecutiva.

La actividad de la corteza prefrontal durante la tarea de función ejecutiva se examinó mediante espectroscopia funcional de infrarrojo cercano, lo que demostró un aumento en la actividad de la corteza prefrontal dorsolateral izquierda, una región asociada con la función ejecutiva.

⇒Lee esto también: ¿Por qué el ejercicio ayuda a combatir la inflamación? Un estudio ofrece respuesta

Implicaciones futuras y conclusión

Estos resultados sugieren fuertemente que la mejora de la función ejecutiva prefrontal resultante de un ejercicio muy ligero se puede atribuir a la actividad neuronal vinculada a la pupila, específicamente a la activación del sistema de excitación noradrenérgico del cerebro.

De cara al futuro, el diámetro de la pupila tiene un potencial prometedor como biomarcador novedoso que se puede utilizar para predecir los efectos del ejercicio en el cerebro.

El artículo se ha publicado en agosto de 2023 en la revista NeuroImage.

⇒Lee esto también:  La actividad física regular se relaciona con un menor riesgo de Parkinson

Descubre PuntoSeguro Fit

¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Contratando tu seguro de vida o tu seguro de salud con PuntoSeguro tienes acceso gratuito a la app PuntoSeguro Fit.

Además de tener controlada tu actividad física diaria, y contribuir a causas sociales, podrás obtener un descuento de hasta 120 € en cada renovación.

Otros artículos de interés

Buscar

Trending

El yoga proporciona beneficios cognitivo...

¿Sabías que el yoga puede ser un...

El yoga proporciona beneficios cognitivos a las mujeres mayores con riesgo de padecer Alzheimer
Qué es la regla proporcional y cómo se...

Hemos hablado varias veces en este blog...

¿Qué es la regla proporcional?
¿Cuáles son los derechos y obligacione...

El seguro de accidentes personales...

Derechos y obligaciones de los beneficiarios de un seguro de accidentes personales
Hacer ejercicio con música de ritmo gro...

Para muchos, la música es esencial...

Cómo el ejercicio con ritmo groove mejora la función cerebral

¿Te gusta lo que lees?

Suscríbete y recibe cada nuevo post en tu email antes que nadie pinchando aquí
Síguenos en RRSS
 
CALCULAR SEGURO DE VIDA