Reducción del flujo sanguíneo al cerebro: lo que debes saber

Reducción del flujo de sangre al cerebro.

El flujo sanguíneo es fundamental para la vida. La sangre transporta nutrientes, incluido el oxígeno, a cada célula de su cuerpo y elimina las toxinas. Aunque el cerebro representa solo el 2% del peso corporal, en realidad utiliza el 20% del flujo de oxígeno y sangre. Así que cualquier cosa que perjudique el flujo sanguíneo o dañe los vasos sanguíneos daña el cerebro y el bienestar mental. De ahí la importancia de entender cómo afecta la reducción del flujo sanguíneo al cerebro.

⇒Esto también puede interesarte: El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, según un estudio

Reducción del flujo sanguíneo al cerebro

Cuando se produce una reducción del flujo sanguíneo al cerebro, es decir, que no se suministra suficiente sangre al cerebro, concretamente a la parte posterior del mismo,  hablamos de  trastornos circulatorios vertebrobasilares.  Los trastornos circulatorios vertebrobasilares también se conocen como  insuficiencia vertebrobasilar,  isquemia de circulación posterior o isquemia basilar vertebral.

Los síntomas de la reducción del flujo sanguíneo al cerebro a la parte posterior del cerebro  incluyen mareos y dificultad para hablar.

Si algo detiene o interrumpe el flujo de sangre a un área del cuerpo, se conoce como isquemia. Cuando esto le sucede al cerebro, puede dañar las células del cerebro y causar problemas de salud.

⇒Lee esto también: El ejercicio físico puede ayudar a prevenir el Alzheimer

Causas de los trastornos circulatorios vertebrobasilares

Hay varias razones por las cuales una persona puede no tener suficiente sangre para llegar a su cerebro. Las causas incluyen estrechamiento de los vasos sanguíneos, vaso sanguíneo bloqueado, coágulo de sangre y vaso sanguíneo roto.

La aterosclerosis o acumulación de una sustancia grasa, conocida como placa, en las arterias,  es una causa común de los vasos sanguíneos se estrechen o bloqueen.

La placa está compuesta principalmente de colesterol y calcio, que hace que las arterias se endurezcan.  Además de estrechar los vasos sanguíneos, la placa puede desprenderse y viajar en la sangre para bloquear una vena o arteria en cualquier otra parte del cuerpo.

⇒Lee esto también: El ejercicio no solo es bueno para tu corazón, sino también para tu cerebro

Síntomas de los trastornos circulatorios vertebrobasilares

Los síntomas de los trastornos circulatorios vertebrobasilares varían. Se basan en la causa de la enfermedad y la porción del cerebro afectada. Los síntomas pueden durar unos minutos o pueden ser permanentes. Esto depende de la gravedad del bloqueo y de la rapidez con que se restaura el flujo sanguíneo.

Los síntomas más graves del trastorno incluyen mareo (vértigo), cambios en la visión (incluyendo visión borrosa o doble), caídas repentinas, discurso confuso, entumecimiento u hormigueo en las extremidades o la cara, movimientos descoordinados repentinos y somnolencia.  Estos síntomas son similares a los que ocurren durante un accidente cerebrovascular.  Es necesario acudir al médico o llamar a urgencia rápidamente si se presentan estos síntomas.

Otros síntomas que pueden ocurrir son problemas de control de la vejiga o del intestino, dificultad para tragar, dificultad para caminar, dolor de cabeza, pérdida de la audición, debilidad muscular, náuseas y vómitos y sudor en los brazos, cara o piernas.

⇒Lee esto también: 10 cosas que le suceden a tu cuerpo si caminas todos los días

Quién está en riesgo de sufrir un trastorno por reducción del flujo sanguíneo al cerebro

Ciertos problemas de salud subyacentes aumentan riesgo de desarrollar trastornos relacionados con la reducción del flujo sanguíneo al cerebro. Los factores de riesgo incluyen tener diabetes, tener la presión arterial alta, ser obeso, tener colesterol alto, tener niveles altos de triglicéridos, fumar, ser mayor de 50 años y tener un estilo de vida sedentario.

Hacer cambios específicos en el estilo de vida para reducir el riesgo de accidente cerebrovascular. Dejar de fumar, tomar una dieta saludable para bajar el colesterol y hacer ejercicio con regularidad pueden ayudar. Acudir al médico a hacerse chequeos regulares también es de gran importancia cuando hay, o se cree que puede haber, factores de riesgo. Entre otros motivos, porque el médico también puede prescribir medicamentos para ayudar a reducir el colesterol o controlar la presión arterial alta.

⇒Lee esto también: Ejercicio y enfermedad cardiovascular: tengas la edad que tengas, el ejercicio regular es bueno para tu corazón

Esto es lo que hacer que está reduciendo el flujo de sangre a tu cerebro

Hay varias condiciones que actúan como verdaderos ladrones de flujo sanguíneo para tu cerebro. Principalmente son las isguientes:

  •  Ser sedentario o hacer ejercicio menos de dos veces por semana.
  • Tomar demasiada cafeína.
  • Fumar o ingerir cualquier forma de nicotina.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Colesterol LDL alto.
  • Prediabetes o diabetes.
  • Apnea del sueño
  • Tener hipertensión.
  • Tener antecedentes de enfermedad cardiovascular.
  • Historia de un derrame cerebral.
  • Disfunción eréctil.

⇒Lee esto también: ¿Puede el ejercicio prevenir o revertir las enfermedades del corazón?

Cuida tu salud y únete al #RetoPuntoSeguro

Encuentra el seguro de salud que mejor se adapta a ti con el comparador de seguros de salud de PuntoSeguro.com, el primer  comparador de seguros de salud que, además, recompensa la actividad física de sus clientes a través del #RetoPuntoSeguro.

Otros artículos de interés

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

About Eva María Rodríguez

Redactora web y creadora de contenidos digitales especializada en seguros y finanzas, así como en deporte y vida saludable. Colabora con PuntoSeguro desde 2014.
This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.