Hacer ejercicio de 150 a 600 minutos a la semana reduce el riesgo de muerte

Hacer ejercicio de 150 a 600 minutos a la semana reduce el riesgo de muerte

Hacer ejercicio no solo te ayuda a tener una mejor calidad de vida, sino que también reduce el riesgo de muerte por cualquier causa. Un estudio a lo largo de tres décadas con decenas de miles de personas lo corrobora, otra vez. Lo vemos en este artículo.

Un análisis de la actividad física y los registros médicos de más de 100.000 personas durante 30 años ha encontrado que las personas que realizaron  actividad física moderada (150-300 minutos/semana) o vigorosa ( 75-150 minutos/semana), respectivamente, tuvieron un 20-21 % y un 19 % menos de riesgo observado de mortalidad por todas las causas.

Además, se observó que las personas que realizaban de dos a cuatro veces la cantidad de actividad física recomendada (150-600 minutos/semana) tenían reducciones adicionales en la mortalidad por todas las causas.

⇒Lee esto también: Algunos tipos de estrés podrían ser buenos para el funcionamiento del cerebro

Hacer ejercicio reduce el riesgo de muerte

El estudio que analizó los datos de más de 100.000 participantes durante tres décadas encontró que los adultos que realizan de dos a cuatro veces la cantidad recomendada actualmente de actividad física moderada o vigorosa por semana tienen un riesgo de mortalidad significativamente reducido.

La reducción fue del 21 al 23 % para las personas que realizaron de dos a cuatro veces la cantidad recomendada de actividad física vigorosa, y del 26 al 31 % para las personas que realizaron de dos a cuatro veces la cantidad recomendada de actividad física moderada cada semana.

⇒Lee esto también: El ejercicio ayuda a combatir el envejecimiento: lo que dice la ciencia

El ejercicio reduce el riesgo regular se asocia con un menor riesgo

Está bien documentado que la actividad física regular se asocia con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte prematura.  Sin embargo, según dicen los investigadores, «el impacto potencial de la actividad física en la salud es grande, pero aún no está claro si realizar altos niveles de actividad física prolongada, vigorosa o de intensidad moderada por encima de los niveles recomendados proporciona beneficios adicionales o efectos nocivos en la salud cardiovascular». Este  estudio aprovechó medidas repetidas de actividad física autoinformada durante décadas para examinar la asociación entre la actividad física a largo plazo durante la edad adulta media y tardía y la mortalidad; explican.

Los investigadores analizaron los datos de mortalidad y los registros médicos de más de 100.000 adultos recopilados a partir de dos grandes estudios prospectivos. Los participantes eran 63% mujeres y más del 96% eran adultos blancos. Tenían una edad promedio de 66 años y un índice de masa corporal (IMC) promedio de 26 kg/m 2 durante el período de seguimiento de 30 años.

Los participantes autoinformaron su actividad física en el tiempo libre completando un cuestionario disponible públicamente, que se actualizaba y ampliaba cada dos años. La actividad moderada se definió como caminar, ejercicio de baja intensidad, levantamiento de pesas y calistenia. La actividad vigorosa incluía trotar, correr, nadar, andar en bicicleta y otros ejercicios aeróbicos.

⇒Lee esto también: Los adultos mayores activos tienen una mejor salud física y mental, según un estudio

Más allá de las recomendaciones de ejercicio físico

El análisis encontró que los adultos que realizaban el doble del rango recomendado actualmente de actividad física moderada o vigorosa cada semana tenían el riesgo de mortalidad a largo plazo más bajo.

El análisis también encontró que los participantes que cumplieron con las pautas de actividad física vigorosa observaron un riesgo 31 % menor de mortalidad por ECV (enfermedad cerebrovascular)  y un riesgo 15 % menor de mortalidad no relacionada con ECV, para un riesgo general 19 % menor de muerte por todas las causas.

Además, se encontró que los participantes que cumplieron con las pautas de actividad física moderada observaron un riesgo 22-25 % menor de mortalidad por ECV y un riesgo 19-20 % menor de mortalidad no cardiovascular, para un riesgo general 20-21 % menor de muerte por todas las causas.

Por otra parte, los participantes que realizaron de dos a cuatro veces más de la cantidad recomendada de actividad física vigorosa a largo plazo (150-300 min/semana) tuvieron un riesgo observado de 27-33 % menor de mortalidad por ECV y 19 % de mortalidad no cardiovascular, para un total de 21 -23% menor riesgo de muerte por todas las causas.

También se encontró que los participantes que realizaron de dos a cuatro veces más de la cantidad recomendada de actividad física moderada (300-600 min/semana) tuvieron un riesgo observado 28-38% menor de mortalidad por ECV y 25-27% de mortalidad no cardiovascular, para un total de 26- 31% menor riesgo de mortalidad por todas las causas.

Por último, destacar que no se encontraron efectos nocivos para la salud cardiovascular entre los adultos que informaron participar en más de cuatro veces los niveles mínimos de actividad recomendados. Este dato es interesantes porque estudios previos han encontrado evidencia de que el ejercicio de resistencia a largo plazo y de alta intensidad, como maratones, triatlones y carreras ciclistas de larga distancia, puede aumentar el riesgo de eventos cardiovasculares adversos, incluida la fibrosis miocárdica, la calcificación de las arterias coronarias, la fibrilación auricular y la muerte cardíaca.

⇒Lee esto también: Combatir la hipertensión: los pasos para conseguir tu meta

Combinar actividad física vigorosa y moderada

Los investigadores hacen hincapié en que las personas que realizan menos de 75 minutos de actividad vigorosa o menos de 150 minutos de actividad moderada a la semana pueden tener mayores beneficios en la reducción de la mortalidad al realizar de manera constante aproximadamente 75 a 150 minutos de actividad vigorosa o 150 a 300 minutos de ejercicio moderado por semana, o una combinación equivalente de ambos, a largo plazo.

«Sabemos desde hace mucho tiempo que los niveles moderados e intensos de ejercicio físico pueden reducir el riesgo de una persona tanto de enfermedad cardiovascular aterosclerótica como de mortalidad»; explican los investigadores. Y añaden: «También hemos visto que hacer más de 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o más de 150 minutos de ejercicio físico aeróbico de intensidad vigorosa cada semana puede reducir la capacidad de una persona».

El estudio se publicó a finales de julio de 2022 en la revista Circulation, una publicación de la Asociación Americana del Corazón.

⇒Lee esto también: Dormir poco después de hacer ejercicio intenso puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas

Descubre PuntoSeguro Fit

¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Contratando tu seguro de vida con PuntoSeguro tienes acceso gratuito a la app PuntoSeguro Fit.

Además de tener controlada tu actividad física diaria, y contribuir a causas sociales, podrás obtener un descuento de hasta 120 € en cada renovación.

Otros artículos de interés

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

About Eva María Rodríguez

Redactora web y creadora de contenidos digitales especializada en seguros y finanzas, así como en deporte y vida saludable. Colabora con PuntoSeguro desde 2014.
This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.