¿Qué causa la falta de aire al caminar?

¿Te falta el aire al caminar? Estas pueden ser las causas

Algunas personas pueden experimentar falta de aire al caminar o dificultades para respirar por varias razones. Muchas veces se debe al cansancio, sobre todo cuando no se está en forma o se realiza un esfuerzo muy superior al habitual.

Sin embargo, la falta de aire al caminar también puede estar relacionada con problemas de ansiedad u obesidad; incluso con algunos problemas de salud potencialmente graves.

Por ejemplo, la dificultad para respirar puede ser un síntoma de enfermedades como  asma, bronquitis, neumonía, neumotórax, anemia, cáncer de pulmón, lesión por inhalación, embolia pulmonar,  EPOC, gran altitud con niveles más bajos de oxígeno, insuficiencia cardíaca congestiva, arritmia, reacción alérgica, anafilaxia, estenosis subglótica, enfermedad pulmonar intersticial, tuberculosis, epiglotitis, enfisema, fibrosis pulmonar, hipertensión arterial pulmonar pleuresía, laringotraqueobronquitis, polimiositis, síndrome de Guillain-Barré, sarcoidosis, fractura de costilla e intoxicación por monóxido de carbono; entre otras.

⇒Lee esto también: No hace falta correr: alternativas a los ejercicios de alto impacto

 Falta de aire al caminar: ¿qué es la dificultad para respirar durante el esfuerzo?

La falta de aire al hacer ejercicio es una forma de describir la dificultad para respirar cuando se realiza una actividad simple como subir un tramo de escaleras o caminar. Esta condición también se conoce como disnea de esfuerzo.

Cada persona experimenta este síntoma de manera diferente. No obstante, por lo general, la falta de aire al caminar o hacer esfuerzo se caracteriza por sentir que no se puede recuperar el aliento.

La respiración normal es relativamente lenta. Cuando comienzas a respirar más rápido y sientes que la respiración es menos profunda, es ahí donde se siente la falta de aire. Puedes cambiar de respirar por la nariz a la boca para tratar de obtener más aire. Pero cuando esto sucede sin esfuerzo deportivo entonces es preocupante.

Muchas personas sienten dificultad para respirar durante una actividad intensa si no están acostumbradas a hacer ejercicio. Pero si se tiene una dificultad para respirar de inicio repentino al realizar las actividades diarias de rutina, puede ser una emergencia médica.

La dificultad para respirar por el esfuerzo es una señal de que los pulmones no están recibiendo suficiente oxígeno o no están sacando suficiente dióxido de carbono. Puede ser una señal de advertencia de algo grave.

Además, la dificultad para respirar en caso de enfermedad grave puede estar asociada con síntomas, como ansiedad, esputo con sangre, opresión y/o dolor en el pecho, tos, mareos, fatiga, palpitaciones, dolor de cuello, dolor al respirar o sibilancias, entre otros.

⇒No te pierdas esto: 10 cosas que le suceden a tu cuerpo si caminas todos los días

Qué puedes hacer si sientes falta de aire al caminar

Hay varias formas en las que se puede controlar la dificultad para respirar. Normalmente, las personas que experimentan dificultad para respirar pueden sentir que necesitan respirar más profundamente o respirar más rápido. Sin embargo, esto puede empeorar la dificultad para respirar, ya que los músculos tienen que trabajar más.

Las técnicas conscientes de respiración que se pueden intenta incluyen:

  • Inhalar suavemente por la nariz y soplar el aire con los labios fruncidos, como si apagara una vela.
  • Inhalar antes de hacer algo y exhalar después; como inhalar de pie, sentarse y exhalar después, volver a inhalar, levantarse y exhalar después.
  • Respirar al ritmo del paso; por ejemplo, inhalar en dos pasos y exhalar en cuatro.

En caso de sospecha es importante acudir al médico. Si la falta de aire se combina con otros síntomas como los que hemos mencionado antes, lo que hay que hacer es acudir inmediatamente al médico o incluso ir a urgencias.

Haz ejercicio a tu ritmo, pero hazlo

Muchas personas experimentan falta de aire al caminar porque tienen falta de práctica. Pero si no hay un problema de salud subyacente, esto debería parar a nadie. Simplemente hay que ir cogiendo ritmo, empezar despacio e ir aumentando la distancia y la intensidad poco a poco.

Ya sabes que si, además participas en el #RetoPuntoSeguro podrás beneficiarte de todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria, conseguirás excelentes bonificaciones en la renovación de tu seguro de vida.

Otros artículos de interés

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.