Tutela y herencia: ¿qué pasa con mis hijos si yo falto?

Tutela y herencia: ¿qué pasa con mis hijos si yo falto?

Uno de los principales motivos por los que mucha gente se decide a contratar un seguro de vida es para asegurar el futuro de sus hijos. Sin embargo, si tienes hijos menores, hay una cuestión que deberías tener presente: la tutela. No solo por lo que respecta a quién cuidará de tus hijos, sino también por qué pasará con su herencia. En este artículo hablamos sobre tutela y herencia.

Para empezar: haz testamento y designa un sucesor

Nadie quiere pensar en esto, pero ¿quién se va a hacer cargo de tus hijos si los padres faltan? No es una cuestión baladí. Y la cosa se complica si tienes más de un hijo. ¿Se quedarán con los abuelos, con los tíos, se repartirán a los niños para no asumir tanta carga?

Y, aunque en caso de orfandad los niños no van con las manos vacías (les corresponde una pensión por ello), eso no lo cubre todo, ni tampoco recibirán ese dinero durante toda la vida. Además, la pensión de orfandad depende de la base reguladora del causante. Eso significa que cobrarán en función de la cotización de sus padres.

Tener un seguro de vida ayuda, y mucho, a sobrellevar las cargas que supone ser el tutor de un menor. Básicamente, porque los menores no pueden cobrar la indemnización: son los tutores quienes la cobran en nombre de los menores y la administran. Y, aunque esto no significa que el dinero pase al tutor, sí que puede administrarlo, eso sí, en muchos casos  necesitará contar con autorización judicial. Pero si el uso del dinero es para el beneficio del menor, esto facilita muchas cosas.

¿Ves por qué es tan importante designar al tutor legal? No solo se trata de quién va a cuidar y educar a tus hijos, sino de quién va a gestionar y administrar su dinero.

Con la herencia, pasa algo similar.

⇒Lee esto también:  En qué consisten las coberturas de testamento online y borrado de vida digital en los seguros de decesos

Tutela y herencia: el papel del tutor legal

El tutor legal es la persona que representa al menor a la hora de aceptar o renunciar a la herencia. Aunque en este caso tendrá que autorizarlo en juez, el tutor puede solicitar esta renuncia.

Cuando el tutor acepta la herencia, esta se realiza a beneficio de inventario. Por lo tanto, en el caso de las herencias por parte de menores, si el tutor acepta dicha herencia y los padres dejaron deudas que superan la cuantía de la misma, el heredero no tiene la obligación pagar la diferencia. En el caso de que sea necesario vender propiedades heredadas, el juez también tendrá que autorizar la venta.

Esto garantiza la supervisión de la gestión de la herencia, al menos en parte.

Cuando el niño tutelado sea mayor de edad recibirá lo que quede de la herencia y podrá administrarla él mismo. Además, si considera que el tutor no ha obrado de forma correcta, podrá solicitar que se revise su actuación.

⇒Lee esto también: ¿Qué ocurre con los seguros de vida cuando los beneficiarios son menores de edad?

Tutela y testamento: la figura del albacea

A través del testamento puedes designar a la persona o personas que deseas que sean los tutores legales de tus hijos en caso de se presente la necesidad. Además, puedes nombrar un albacea, que será la persona que se ocupe de administrar los bienes del menor.

Esto no solo da garantía a los menores (al menos, en teoría) sino que le quita al tutor la responsabilidad de administrar un dinero y unos bienes que no son suyos.

Otros artículos de interés

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Seguros de vida. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.