Autónomo, tú también puedes estar de baja: ¿qué pasará en entonces?

autonomos y baja laboral

Autónomos y baja laboral no es una buena combinación, especialmente si se cotiza por la base mínima. Si a lo que te dan por estar de baja le restas la cuota de autónomos, lo que te queda no te llega ni para pagar los gastos fijos. Entonces, ¿qué?

[ACTUALIZADO]

Autónomos y baja laboral

A 31 de diciembre de 2016 había casi dos millones de autónomos inscritos en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, de los cuales el 86% cotizaba por el mínimo (algo menos de 900 euros).

A finales septiembre de 2020 esta cifra había aumentado a 3.263.553 (un ligera bajada respecto al mismo mes del año anterior). Pero el porcentaje de trabajadores por cuenta propia que cotizan por la base mínima es superior: más del 90%. Y la base no ha subido mucho, ya que no llega a 950 euros (944,35, para ser exactos).

Muchos de estos autónomos que cotizan por la base mínima (tal vez no tantos como se piensa, pero esos datos no los tengo) facturan más, lo que plantea la eterna pregunta: ¿cómo me las voy a apañar si me pasa algo y no puedo trabajar?

Y es que, si a lo que te dan por estar de baja laboral (entre el 60% y el 75% de la base de cotización) le restas la cuota de la Seguridad Social (de la cual no estás exento aunque esté de baja y asciende a 286,15 euros) el resultado es que lo mismo no te llega ni para pagar los gastos fijos de tu negocio o, como mucho, para eso y dando gracias.

Si bien es cierto que a partir del tercer mes de baja ya no tienes que pagar la cuota de la Seguridad Social (una de las mejoras de la última reforma, que también hay que decirlo) la situación sigue siendo bastante patética para muchos.

¿Deberían los autónomos apretarse el cinturón y subirse la base de cotización?

Lo más razonable entonces sería cotizar por una base más cercana a lo que realmente se factura. Sin embargo, el elevado precio de la cuota de autónomos, unido a las cargas fiscales, no anima a muchos a elevar la base de cotización. Y es que la cruda realidad que supone “pasar por caja”, entre unas cosas y otras, se impone a la razón. En realidad, pocos autónomos se plantean la posibilidad de estar de baja y, si lo hacen, piensan que podrán tirar del carro. Al fin y al cabo, como ya informara El Mundo Today en su día, parece que los autónomos comparten con los primeros organismos que se formaron en la Tierra esa capacidad para florecer en condiciones muy adversas.

Bromas aparte, ¿qué solución hay para que los autónomos no pierdan tanto poder adquisitivo en caso de baja laboral? Una posible opción son los SILT, los seguros de incapacidad laboral temporal.

Seguros al rescate del autónomo de baja laboral

Existen seguros de incapacidad laboral temporal para autónomos con los que este podrá percibir  una determinada cantidad de dinero diaria en caso de baja durante un tiempo determinado, tanto si se produce por accidente o enfermedad común o laboral.

En este tipo de seguros también se pueden incluir entre las coberturas una indemnización adicional por hospitalización, así como otras coberturas relacionadas con patologías específicas.

Si te interesa recibir más información sobre este seguro contáctanos en el enlace.

Otros artículos de interés

En los siguientes artículos tratamos temas relacionados con este que seguro que te resultan interesantes:

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in + Seguros and tagged . Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.