Una mala decisión al volante multiplica por 3 el número de accidentes con víctimas

Una mala decisión al volante multiplica por 3 el número de accidentes con víctimas

La decisión que se toma al volante cuando se está frente a una situación difícil en la carretera es de suma importancia. Así, cuando los conductores toman malas decisiones al volante, el número de accidentes con víctimas se multiplica por 3, ya que en el 73% de los siniestros el conductor tomó una mala decisión al volante, frente al 27% que lo hizo adecuadamente. Este porcentaje se eleva hasta el 81% cuando se trata de accidentes graves o mortales. Son conclusiones que se desprenden del estudio realizado por LÍNEA DIRECTA,  en colaboración con el INTRAS de Valencia, titulado ‘La toma de decisiones en la conducción’ en el que se han analizado casi 174.000 accidentes con víctimas, en los que hubo más de 290.000 conductores implicados.

Visto de otra manera, esto significa que en los últimos 4 años, casi 130.000 accidentes con víctimas se hubieran podido evitar si los conductores hubieran sido capaces de valorar correctamente los peligros de la carretera y hubieran tomado una decisión más adecuada a la situación de riesgo. Para entender qué entendemos por toma de decisiones el estudio ha agrupado las tipologías de conducción en 3 comportamientos distintos: conducción correcta, conducción desatenta y conducción inadecuada, poniéndolas en relación con 3 niveles diferentes de exigencia (bajo, medio y alto).

Estos niveles incluyen variables como el diseño de la carretera, el estado de la superficie, el horario de conducción, la densidad del tráfico, las condiciones meteorológicas y la maniobra del conductor. De este análisis se deduce que todavía nos queda un largo camino por mejorar, ya que 8 de cada 10 personas que mueren o resultan heridas graves se ven implicadas en accidentes en los que existe una toma de decisiones incorrecta por parte del conductor. Además, el 71% de los conductores accidentados que tomaron la decisión de adelantar cuando no debían en una carretera convencional acabaron en una colisión frontal o frontolateral, y más del 50% de los conductores distraídos se vieron implicados en una salida de vía en este tipo de carretera.

Distracciones, malas incorporaciones, giros incorrectos…

Los errores más comunes a la hora de tomar decisiones en la carretera que cometen los conductores son básicamente los siguientes: las distracciones, las malas incorporaciones a la circulación, los giros incorrectos, los adelantamientos antirreglamentarios (como pisar la línea continua, adelantar en curvas de visibilidad reducida o hacerlo cuando la señalización no lo permite) y no respetar la distancia de seguridad.

Por tipo de vía, el informe de LÍNEA DIRECTA confirma la mayor peligrosidad de las carreteras convencionales, pues en ellas no solo se producen el 76% de los siniestros, sino que 1 de cada 4 accidentes resultan graves o mortales. Las colisiones y las salidas de vía por la izquierda son los accidentes con mayor porcentaje de decisiones incorrectas en las carreteras convencionales, con un 85% y un 75%, respectivamente. En autovías y autopistas, que registran solamente el 24% de los accidentes, el tipo de accidente más común por decisiones incorrectas son los alcances traseros a otros coches y las colisiones, con un 92% y un 87% de los casos, debido, sobre todo, a circunstancias como las retenciones repentinas y los cambios de carril.

Por Comunidades Autónomas, Murcia es la que sale peor parada en cuanto a las infracciones, con un 52,4% de accidentes causados por comportamientos como conducir en zig-zag, adelantar incorrectamente o no respetar la distancia de seguridad, seguida por Galicia (50,7%) y Asturias (48%). Sin embargo, Extremadura y Castilla-La Mancha, ambas con un 44,9%, son las regiones donde los conductores se distraen más, seguidas de Aragón (43,8%).

Hombres de 18 a 24 años y mayores de 65

Los hombres de entre 18 y 24 años, con menos de 2 años de antigüedad en el permiso de circulación, y los mayores de 65, son los que más sufren accidentes por toma de decisiones incorrectas. Los primeros porque tienen una percepción del riesgo menor y les falta conocimiento y experiencia para resolver adecuadamente las situaciones difíciles del tráfico; y los segundos, porque han perdido capacidades y comienzan a percibir menos riesgo. En general, los hombres son más distraídos y cometen más infracciones que las mujeres, y suelen accidentarse más en autopistas y autovías, en desplazamientos por ocio y suelen sufrir en mayor medida lesiones graves o mortales.

Por su parte, las mujeres de 35 a 64 años, con una antigüedad del permiso de unos 15 años de media, y que suelen circular con acompañantes, son las que toman mejores decisiones ante las situaciones de riesgo en el tráfico.

Según explica Francisco Valencia, director de Gobierno Corporativo de LÍNEA DIRECTA, “aunque pueda parecer menos grave, tampoco es recomendable conducir enfermos, cansados o con sueño, pues ponerse al volante en estas condiciones afecta casi en la misma medida a la toma de decisiones que el consumo de alcohol y drogas”.

Fuente: BDS 19/07/2012

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *