Soluciones para un escenario de bajos tipos de interés y reducción de márgenes

El Club Financiero Génova de Madrid acogió el pasado martes el debate profesional ‘Alternativas de inversión en el entorno actual’, organizado por INESE y Altamar Private Equity. El encuentro se planteó como una mesa redonda en la que varios expertos departieron acerca de los instrumentos de inversión disponibles para el sector asegurador en un momento como el actual, donde nos encontramos con un tipo de interés muy bajo y el desafío de la inminente entrada en vigor de Solvencia II.

Susana Pérez, directora de INESE, dio la bienvenida a los asistentes e hizo un esbozo acerca del marco macroeconómico, resaltando los primeros datos de crecimiento de la economía española y los indicios de aumento de la inversión. Además, remarcó el importante papel del sector asegurador como inversor institucional, especialmente en renta fija. En este sentido, especificó que el actual contexto de bajos tipos de interés y el escenario de márgenes cada vez más estrechos, las aseguradoras han de buscar nuevas oportunidades de inversión.

A continuación, César Bardají, miembro del consejo asesor de Altamar Private Equity, condujo una mesa redonda acerca de los desafíos del sector y las alternativas de inversión ante este panorama. David Cienfuegos, director de Inversiones de Towers Watson, habló acerca del impacto del entorno macroeconómico y la repercusión de Solvencia II en las carteras de inversión. Según explicó, “los próximos diez años van a ser completamente distintos de los pasados diez años”, puesto que probablemente nos enfrentemos a un escenario de tipos bajos, lo que supone un importante cambio respecto a las condiciones de la década precedente. Por este motivo, reseñó que la gestión de las inversiones será fundamental para conseguir un extra de rentabilidad.

Respecto a la interpretación de Solvencia II en materia de inversión, indicó que hay que mirar más allá del cumplimiento normativo, el reporting y el consumo de capital, pues también incidirá en la visión estratégica de las compañías y los objetivos de rentabilidad de sus inversiones. Al hilo de ello, puntualizó que el objetivo de rentabilidad condicionará el tipo de productos en los que se habrá de invertir, de modo que las decisiones de inversión se verán muy ligadas a la estrategia de cada empresa. Así, especificó que la compañía debe preguntarse “cuál es la utilidad marginal de la gestión de las inversiones frente la utilidad marginal del negocio tradicional asegurador”. Señaló que el empleo de recursos en la gestión de inversión normalmente genera más rentabilidad que los recursos destinados al negocio tradicional, por lo que “hay un espacio importante de desarrollo de la inversión de las aseguradoras”.

En cuanto al tipo de activos más interesantes, destacó las favorables expectativas de rentabilidad del Private Equity, que se sitúa, de media, en el 8,3% a diez años, recordando que el Private Equity o Capital Privado va a ser considerado dentro del grupo 1 en Solvencia II.

 

Ventajas del Private Equity

Claudio Aguirre, presidente y socio fundador de Altamar Private Equity, explicó las ventajas del activo, explicando las distintas estrategias de inversión en Capital Privado, desde el Venture Capital –que invierte en compañías en su etapa inicial- hasta los Buyouts –centrados en empresas más maduras y predecibles-. Así, destacó que la inversión en Private Equity aporta diversificación a la cartera de inversión así como rentabilidad atractiva, con baja volatilidad y reducida correlación a medio y largo plazo con los mercados públicos, aunque reconoció que presenta una liquidez más limitada que otros instrumentos. La superior rentabilidad se debe a un mayor alineamiento de intereses entre los inversores y los gestores de las empresas participadas, así como a un modelo de gestión activa.

Se detuvo especialmente en explicar la inversión en Private Equity a través de la figura del fondo de fondos, una opción que diversifica aún más la exposición al activo, reduciendo drásticamente la probabilidad de pérdida de capital, siempre y cuando la construcción de cartera y la selección de los gestores sea la adecuada. “El riesgo que se asume es más riesgo de gestor que de mercado. Cuando se invierte Private Equity, lo más importante es el equipo gestor”, puntualizó.

Gestión integral

Tras estas intervenciones se inició un coloquio, en el que los asistentes aportaron su punto de vista y preguntaron sus dudas a los expertos. Uno de los temas que suscitó más interés fue la evolución que tendrá la legislación tras la implementación de Solvencia II. Cienfuegos indicó que “Solvencia II lleva a una gestión integral del negocio y eso implica que los responsables de las inversiones miren más allá de la ejecución de la inversión, teniendo en cuenta también la estrategia empresarial de la aseguradora”. Así pues, explicó que esto hará imposible la pervivencia de los departamentos de la compañía como “compartimentos estanco”. En su opinión, más que en la futura evolución normativa, la implementación de Solvencia II “va a afectar al papel y a la influencia de las inversiones en el devenir de la estrategia de las compañías de seguros”.

Pero no todos los asistentes se mostraron de acuerdo ante la expectativa de un mayor desarrollo de la gestión integral con la llegada de Solvencia II. En este sentido, se expuso que aunque haya mayor exigencia de información y sea necesario que la gestión de riesgos esté documentada, las funciones básicas del sector asegurador seguirán siendo la gestión de siniestros y la gestión comercial. No obstante, se reconoció que ahora habrá una mayor conexión entre el resultado técnico y el financiero. De este modo, se afirmó que más que un impacto sobre la estrategia comercial y los productos en cartera, la llegada de Solvencia II puede ayudar a que la toma de decisiones de inversión y el diseño del producto estén más relacionados. Además, se coincidió en que el resultado financiero debe considerarse parte importante del negocio, como viene sucediendo ya en el ramo de Vida.

La inversión en Private Equity en España

También se habló acerca de la inversión de las aseguradoras españolas en Private Equity y del impacto que puede tener, en la toma de decisiones de inversión, el consumo de capital asociado al activo. Aguirre reseñó que si bien hasta la semana pasada el Private Equity se situaba en el mismo grupo que los hedge funds en lo que a consumo de capital se refiere, actualmente se considera se considera activo equiparable a la renta variable y por tanto se ha trasladado al grupo 1, donde el consumo es menor. “Que esté incluido en este grupo es muy positivo”, afirmó. Respecto al interés de las aseguradoras de nuestro país en Private Equity, especificó que “empezamos a ver cierto cambio de actitud en cuanto a que es un activo que muchas entidades están comenzando a considerar o aumentando su exposición”. Mientras la asignación media al activo en términos de capital invertido es de entorno al 3%-4% de las carteras por parte de aseguradoras internacionales, en España es del 0,04%. Un 11% (5.700 millones de euros) del capital comprometido este año en Private Equity en Europa procede de compañías aseguradoras.

Fuente: BDS 30/10/2014

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *