Sería recomendable una estrecha colaboración entre el sector asegurador, la industria automovilística y la DGT

La última tribuna de ‘Desayuno con Inade’ se centró en una exposición en la que Carlos Represas, especialista en Medicina Legal y Forense, analizó la problemática de las lesiones cervicales en colisiones a baja velocidad. Tras ser presentado por Antón Cobián, presidente del patronato de Fundación Inade, Represas comenzó su alocución recordando que “no hay evidencia científica de que el grado de desviación cervical pueda identificar una contractura muscular o distinguir a los pacientes que sufren de latigazo cervical”. Asimismo, indicó que “tampoco existe evidencia de que la resonancia pueda mostrar hallazgos traumáticos específicos en la columna cervical en ausencia de fracturas o lesiones ligamentosas mayores”.

Bajo su criterio, “la redacción del nuevo Baremo de accidentes de tráfico no va a resolver el problema del latigazo cervical”. El texto del borrador del nuevo baremo recoge un artículo específico, que indica que este tipo de traumatismo cervical ‘menor’ que se diagnostica en base a la manifestación de dolor por parte del lesionado y que no es susceptible de verificación mediante pruebas médicas, se indemnizará como ‘lesiones temporales’, siempre que la naturaleza del hecho lesivo pueda producir un daño de acuerdo a determinadas causas: de exclusión (que no medie otra causa que justifique totalmente la patología), cronológicas (que la sintomatología aparezca en tiempo médicamente explicable, es decir, que se hayan manifestado los síntomas dentro de las setenta y dos horas posteriores al accidente o que el lesionado haya sido objeto de atención médica), topográficas (que haya una relación entre la zona corporal afectada por el accidente y la lesión sufrida) y de intensidad (adecuación biomecánica entre la lesión sufrida y el mecanismo de su producción, teniendo en cuenta la intensidad del accidente).

Una lacra social

El latigazo cervical está considerado como una lacra social, que supone un coste para el sector asegurador español de 750 millones de euros anuales. Se detectan en el 37% de los siniestros de Autos con daños personales y es la patología que más ocupa a los médicos forenses. Se considera, asimismo, que la aplicación de las nuevas tablas del sistema para la valoración de los daños debiera proyectar la profesión de los actuarios. Represas recordó que, “en 2015, el parque automovilístico nuevo de Estados Unidos irá equipadocon dispositivos similares a cajas negras” y expresó que esta medida se podría aplicar al sector automovilístico español, por lo que sería recomendable una estrecha colaboración e implicación entre el sector asegurador, la industria automovilística y la Dirección General de Tráfico. Asimismo, reveló que el perfil más común (36% de los casos) del lesionado que adolece de esguince cervical es un adulto joven (tanto hombre como mujer), de entre 30 y 35 años, que habita en medio urbano, en situación de desempleo y que ha sufrido una colisión leve.

Represas también realizó una mención a la “biomecánica forense”, ciencia que estudia los efectos de las fuerzas sobre el material biológico, centrándose en los tejidos dañados. Se trata de aplicar los principios de la ingeniería para entender cómo se lesiona el cuerpo humano. También afirmó que, tras décadas de estudio y experimentación en el campo de la biomecánica de las lesiones, existen suficientes evidencias que permiten establecer relaciones bien fundadas entre las variables físicas estudiadas y la probabilidad de lesión, al menos para ciertas lesiones y mecanismos de lesión, por lo que recomendó investigar las consecuencias de los accidentes de circulación a través de los informes biomecánicos, formando parte de la gestión documental de un siniestro. “Estos estudios deben ser realizados en colaboración entre médicos e ingenieros, cada uno aportando sus conocimientos en la materia”, afirmó.

Al término de su exposición y del coloquio con los asistentes, Antón Cobián entregó a Represas una serigrafía de la obra del pintor José María Barreiro “O Gaiteiro”, obsequio con el que Fundación Inade agradece su asistencia a los invitados que ocupan su tribuna.

Fuente: BDS 04/06/2014

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *