Seguros de vida, doble protección

Seguros de vida, doble protección

 24.1.10

 

Nota de puntoseguro.com.- Interesante reflexión de la necesidad del seguro de vida con cobertura de invalidez desde las primeras etapas de la vida profesional de las personas.

Julie Stav / Tu Dinero
 La Opinión
 
Aunque no es agradable pensar en eso, en algún momento deberías comenzar a plantearte qué le ocurriría a tu familia en el desafortunado caso de que sufrieses un accidente que te incapacitase para trabajar o, peor todavía, si fallecieras antes de alcanzar la edad de la jubilación.
Los seguros de vida tradicionales abonan una cantidad mensual a tus seres queridos en caso de fallecimiento, mientras que los seguros de incapacidad cubren la eventualidad de que te quedes incapacitado por un accidente. Estos seguros abonan hasta el 60% de tu sueldo durante un periodo fijo de tiempo o hasta que cumples los 65 años, dependiendo de la póliza. Se trata de una opción muy necesaria, pero que sólo ahora comienza a despegar.

Las posibilidades de que un trabajador de 20 años fallezca antes de jubilarse son del 16%, mientras que las posibilidades de que sufra algún accidente que lo incapacite son de casi el doble —el 30%—, según los datos de la Administración de la Seguridad Social estadounidense. A pesar d e ello, menos del 30% de los trabajadores de este país tiene algún tipo de póliza que los proteja frente a la incapacidad a largo plazo, según los datos de la AARP (la organización para las personas de 50 o más años) y de la Oficina de Estadísticas Laborales.

Mucha gente, especialmente los jóvenes, ni siquiera conocen la existencia de este tipo de seguros, o no son conscientes del riesgo de sufrir algún tipo de accidente que ponga en peligro el bienestar de su familia. Pero incluso a los que sí están interesados se les hace difícil comprender el complicado lenguaje de las pólizas.

La letra pequeña de esos contratos no es la única traba. Muchos de estos seguros sólo sirven si el asegurado está bajo cuidados médicos, no puede trabajar y no cuenta con ningún ingreso. En cuanto a los patrocinados por las empresas, tampoco lo resuelven todo—lo más habitual es que solamente cubran hasta el 50% de tu salario.

 

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *