Resumen del 40 Semana Mundial del Agente y Corredor de Seguros

Tener más información no implica estar mejor informado

‘Ideas para afrontar los cambios sociales’ fue el lema de la 40ª Semana Mundial del Agente y Corredor de Seguros que, organizada por el Colegio de Mediadores de Seguros de Barcelona,  se celebró ayer en las  Drassanes Reials de la ciudad. El acto, presentado y conducido por la periodista Ana Boadas, comenzó con unas palabras de Lluís Ferrer, presidente del Colegio anfitrión, quien recordó que el lugar de celebración no se había elegido aleatoriamente, ya que en él surgió la iniciativa de celebrar la semana mundial, durante la celebración de una edición especial de COPAPROSE. Con la elección de las Drassanes Reials se ha querido “unir pasado y futuro, historia y evolución”, apuntó Ferrer, que también tuvo una mención especial para todos los presidentes del Colegio y para las personas que han formado parte de las Juntas de Gobierno.

Tras su intervención se otorgaron los reconocimientos a los colegiados de mérito  y a aquellas personas  que han cumplido 50 años en la institución. Carmina Homs, vicepresidenta primera de la institución, fue la encargada de la entrega de los galardones a tres agentes colegiados: Vicente Chiva, Benito García y  José María Alfizu. Ana Boadas preguntó a Chiva sobre qué mensaje trasladaría a los jóvenes. “Paciencia, paciencia, paciencia”, respondió, ya que, en su opinión, no se puede dejar de insistir ante las negativas de los aseguradoras. Por otra parte, la Medalla de Reconocimiento de los 50 años de Colegiación tenía como destinatario a Juan Bultó, quien, como comunicó Carmina Homs, había falleció en verano.

Una vez entregadas las distinciones, el periodista Ramón Rovira, entrevistó a Márius Carol, director de La Vanguardia, que habló del momento complejo que está viviendo la prensa por los cambios vertiginosos en los que estamos inmersos, del futuro de la prensa en papel y de la función que desempeña Internet en la información de los ciudadanos. En este punto Carol  indicó que “tener más información no implica estar mejor informado y son los periódicos lo que jerarquizan la información”, también subrayó que cambiará el contenido de los periódicos, pero que  “las personas que tienen que tomar decisiones seguirán necesitando la prensa”.

Productos más completos

Posteriormente, a modo de debate, se incorporaron a la conversación los directivos de varias aseguradoras. En él se habló de los cambios que se han producido con la crisis y la implantación social de las nuevas tecnologías. Así, Iván de la Sota, consejero delegado de ALLIANZ, mantiene que en el entorno que estamos viviendo lo importante es “desempeñar nuestra labor aseguradora de forma competitiva y estar pegados a los hábitos de los clientes, preguntarles cada vez más”. Sobre la labor que desempeñan los mediadores de seguros considera que este colectivo “lo hace cada vez mejor”, pues por las encuestan que realizan en su compañía saben que “la satisfacción de los clientes que tienen mediador es mayor que la de aquellos que no lo tienen”: No obstante,  sostuvo que “nos queda por explotar las herramientas técnicas”. En cuanto al futuro, vaticinó, “tanto las compañías  como los mediadores lo harán mejor, los productos serán más completos y la tutela de un mediador seguirá siendo necesaria, por lo que se valora”.

El cliente seguirá siendo el rey

Marià Rigau, CEO y member of GEC de ARAG, ante la pregunta de si los hábitos de reclamación de los consumidores han cambiado, reconoció que “sustancialmente no ha cambiado la forma de reclamar, pero sí se ha agudizado el saber qué derechos se tienen, se conoce un poco más”. Además, añadió que “la tipología de reclamación está muy relacionada con situación de carestía y, en estos momentos se hace muy patente la lentitud de la Justicia; es terrible que hechos como un desahucio tarden en salir entre 8 y 10 meses, esto hace que se pierda la fe en el sistema, lo que puede derivar en situaciones peligrosas”. Sobre los cambios que se pueden producir y cómo afectará al sector subrayó que “dentro de 100 años seguirá habiendo riesgo y, por tanto, seguro, lo que es impredecible es cómo será lo que le envuelva; las personas que emitían las pólizas hace 50 años tampoco podrían haber imaginado cómo se hacen en la actualidad”. De lo que sí está seguro es de que “el cliente seguirá siendo el rey y hay que adaptarse”.

El cliente actual manda y decide

Jean-Paul Rignault, consejero delegado de AXA, tuvo que responder a si los cambios sociales que se produjeron en mayo del 68 guardan alguna similitud con los que se están produciendo en la actualidad. En su opinión, en ese momento “el entorno era más favorable que el actual, no había una crisis económica, aunque sí había crisis de confianza, sobre todo de los jóvenes”.

Sobre cómo afronta el mediador este entorno cambiante, mantiene que “el cambio ha sido radical; Internet ha cambiado la distribución y  debemos echar un vistazo fuera de nuestro mercado”. A su juicio, “en el mundo se ha producido un cambio total que ha repercutido en los clientes, algunos sin mediador sí se han adaptado y creo que el futuro requiere una mayor formación de la mediación con más formación, estamos ante un cliente más exigente que manda y decide, quiere productos más sencillos y necesitará protección”.

El factor humano es importante

Sobre la ventaja competitiva que puede tener una compañía local sobre una multinacional Joan Castells, presidente ejecutivo de FIATC, mantuvo que hay que diferenciar entre los riesgos de empresas y de particulares. “Si entramos en particulares, las multinacionales tienen personas que viven aquí y conocen perfectamente el mercado, tal vez la diferencia se perciba más en el trato es sobre todo en la postventa”, argumentó. En cuanto a la adaptación de los mediadores, estima que “hay personas que se han adaptado y otras no; hay mediadores que utilizan las herramientas digitales, asesoran  bien… y han conseguido su espacio; pero factor humano y asesoramiento son muy importantes, detrás de los comparadores hay una persona”.

Un consumidor más tirano

Enrique Huerta, consejero delegado de LIBERTY SEGUROS, argumentó que empresas tecnológicas como Google o Apple pueden ser una competencia sería, pero “existen matices”. En cuanto a la primera, Huerta argumentó que “Google ya tiene muchos ingresos a través del seguro”, por ejemplo, a través de los enlaces patrocinados, donde la palabra seguros es la más cara. “Es un actor más que sí puede representar una competencia seria, habrá que estar pendientes”, aclaró. Además, considera que el consumidor del futuro será “más tirano, más exigente en precio, en cómo quiere el seguro, los productos serán personalizados… Esto supone un gran reto que necesitará de buenos asesoramientos”

Tener paciencia

Ignacio Mariscal, consejero delegado de REALE, recordó cómo la situación de cambios sociales afectará de una forma especial a los jóvenes que ya no vivirán en la sociedad de bienestar que hemos conocido. Con ellos, argumenta, habrá que realizar una buena labor de asesoramiento en Seguros Personales para “que tomen conciencia de que no hacer nada puede ser un problema para a futuro”. En esta labor recordó que el mediador ha de ser paciente y ser capaz de transmitir que “lo importante no es la cuantía si no cuándo empezar”.

Mariscal abogó por “mantener lo bueno que tenemos” y hacer todo lo que se pueda para dejar de ser considerados “el patito feo del sistema económico”. En cuanto a la Mediación, por ser sector de servicios, le augura “un bien futuro”.

El consejo será necesario

Sobre cómo nos situamos en un entorno como el actual, más complejo, Carlos Esteban, responsable de Recursos Humanos y Responsabilidad Corporativa de ZURICH España, aludió a la corresponsabilidad, a la integridad, así como al “diálogo continuo y abierto con los actores más importantes”, así como a estar atentos para entender lo que está “pasando en los entornos de redes”. No obstante, precisó, en el entorno actual “nos ayuda tener marchas fuertes y estar atentos a los riesgos”. En este marco cambiante, los mediadores se ido adaptando y tienen un papel importante en “cambiar la importancia que tiene el seguro en el entorno económico”.

Esteban también mencionó los grandes retos que el sector tiene por delante. Considera que habrá que estar “más cercano a los clientes” y le gustaría que “desapareciera la idea de ser el gran desconocido”. En esta cercanía al cliente, la labor del mediador seguirá siendo importante porque, aunque nos apoyaremos más en la tecnología, “el consejo será necesario”.

 Fuente: BDS 31/10/2014

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *