Regulación y estabilidad financiera, cuestiones claves para el Seguro a corto plazo


Regulación y estabilidad financiera, cuestiones claves para el Seguro a corto plazo

La Asociación de Ginebra ha establecido las que considera son las cuestiones claves para la industria aseguradora a corto plazo: la regulación y la estabilidad financiera.

Patrick M. Liedtke, secretario general de la institución, reconoce que los proyectos normativos en curso, tales como Solvencia II o las Normas Internacionales de Información Financiera, “van a ser críticas este año”. “Estamos trabajando con los reguladores internacionales como la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS) o el Consejo Internacional de Estándares Contables (IASB), para ayudarles a abordar las cuestiones complejas para la mejor regulación y supervisión de la industria aseguradora. Conseguir que esta nueva ola de regulación sea correcta es muy importante, no sólo para el sector, sino también para un crecimiento y un desarrollado económico continuado”.

En cuanto al estabilidad financiera, Liedtke defiende que las diferencias entre el sector bancario y el asegurador “tienen que ser tomadas en cuenta apropiadamente, y cualquier solución necesita ser compatible con los distintos papeles que las aseguradoras y los bancos desempeñan en los sistemas económicos de hoy día”.

Cambio climático y demografía, retos a largo plazo

La Asociación de Ginebra también ha identificado dos cuestiones importantes a largo plazo para el sector asegurador. Por un lado está el cambio climático. “Los desafíos relacionados con el clima son de largo y amplio alcance, pero también habrá oportunidades. Las aseguradoras, más que ningún otro sector, tienen un conocimiento más profundo y más detallado sobre los eventos meteorológicos y sus posibles consecuencias. El apoyo efectivo de los gobiernos y la implementación de medidas de gerencia de riesgos, incluidos los seguros, tanto en el mundo desarrollado como en países en desarrollo, es crítico para proteger a la sociedad de los estragos de los riesgos climáticos”, comenta el secretario general de la asociación.

La segunda cuestión importante a largo plazo es la demografía. “El aumento de la esperanza de vida y el envejecimiento de la población no sólo tienen un enorme y directo impacto sobre los sistemas de protección de jubilación y sobre los esquemas sanitarios; también cambiará el modo en el que las sociedades miran los riegos, organizan sus infraestructuras y afrontan los retos económicos. Las soluciones actuales para los sistemas de jubilación no suelen ser sostenibles y necesitan reformas de gran calado. Como industria que asume riesgos, el sector asegurador puede hacer importantes contribuciones a estas cuestiones”, concluye Liedtke.

Fuente: Boletín Diario de Seguros

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *