Pronóstico ‘estable’ para el Reaseguro global

Pronóstico ‘estable’ para el Reaseguro global

Las agencias de calificación han comenzado a presentar, de cara a la celebración del Rendez-Vous de Montecarlo la próxima semana, sus informes sobre la situación del mercado reasegurador global. Pese a los efectos de las pérdidas por catástrofes, la perspectiva para el sector es ‘estable’.

Moody’s ha decidido elevar desde ‘negativo’ a ‘estable’ el pronóstico para la industria mundial del Reaseguro, reflejando así: el momento de endurecimiento en los precios; un nuevo enfoque en el valor del Reaseguro; y la gestión del riesgo y la disciplina en todo el sector en respuesta a las recientes pérdidas por catástrofes. Por lo tanto, en el informe publicado ayer por Moody’s, la agencia anticipa que durante los próximos 12-18 meses estas tendencias positivas deben neutralizar los desafíos a los que se enfrenta la industria.

"Las recientes pérdidas por catástrofes cobran gran importancia en nuestra decisión de revisar la perspectiva a ‘estable’, ya que han proporcionado el impulso para que los precios del Reaseguro se endurezcan", explica Domingo Simpson, analista de la agencia  y autor principal de este informe. “Sin embargo, a largo plazo, sigue siendo incierto si este alza es algo temporal en respuesta a la debilidad de las tarifas o si va a estar acompañada de mejoras sostenidas en el mercado”, añade.

La revisión de la perspectiva del Reaseguro por parte de Moody’s refleja varios factores. En primer lugar, la moderación del desequilibrio entre oferta y demanda. Así, según explica la agencia, el crecimiento de la oferta de Reaseguro ha sido revisada por las pérdidas de las últimas catástrofes y podría limitarse todavía más en el futuro por una más cara cobertura de retrocesión. Por el lado de la demanda, Moody’s cree que las aseguradoras no pueden ser capaces de reducir más su consumo de Reaseguro; además, la demanda podría ser estimulada por las aseguradoras que buscan más protección adicional.

Estabilización de precios

Otro factor que ha influido en este cambio ha sido la estabilización de precios. La agencia no sólo ha observado aumentos significativos de precios en las regiones y líneas afectadas por las pérdidas; además está viendo un impulso de endurecimiento en los precios del Reaseguro, a fin de reforzar la disciplina en la suscripción, que en general es buena. La agencia considera que en los precios futuros será clave la temporada de huracanes en el Atlántico, aunque cree que es bastante posible un fortalecimiento de las tarifas en las próximas renovaciones de enero.

Además, la agencia apunta que en 2011 la rentabilidad de las compañías se encuentra bajo una presión significativa, pues los rendimientos de las inversiones siguen siendo débiles y se predice hasta final de año una temporada activa de huracanes; las reaseguradoras ya han consumido con creces sus presupuestos de catástrofes para todo el ejercicio. Sin embargo, Moody’s cree que los ratios de siniestralidad subyacentes para las reaseguradoras se mantendrán por lo menos estables en 2012, y los niveles de reserva se consideran adecuados.

Finalmente, Moody’s apunta al riesgo de que las valoraciones bajas de las acciones, que han persistido durante casi tres años, afecten a la atracción de inversores, aumentando así las preocupaciones sobre la capacidad de algunas empresas para reponer su capital después de un evento catastrófico.

 

S&P: fortalezas y debilidades del Reaseguro

Junto a Moody’s, también Standard & Poor’s (S&P) ha emitido su informe sobre el Reaseguro global, al que sigue asignando un pronóstico ‘estable’. Explica la agencia que en la primera mitad del año se ha visto, al igual que ocurriera en 2010, un gran volumen de pérdidas por catástrofes; los costes por terremotos, tornados, y ciclones tropicales ascienden a más de 60.000 millones de dólares (42.650 millones de euros). Aunque esta cifra está muy por encima de la media histórica para un primer semestre, la capitalización extremadamente fuerte y la sólida capacidad de gestión de riesgo empresarial han permitido a la industria en su conjunto soportar dichas pérdidas.

“Mantenemos una perspectiva ‘estable’ en el sector. Sin embargo, como en 2010, nuestro punto de vista de las perspectivas sobre las ganancias de los reaseguradores es muy diverso. Esperamos ver ganadores y perdedores al final del año y anticipamos que la mayoría, si no todas, las reaseguradoras podrían ganar menos de lo que habían previsto inicialmente para 2011”, indica la agencia.

Señala, por otro lado, que el aumento de los precios ha sido desigual, pues afecta sólo a algunas líneas de negocio y regiones. “Los aumentos que hemos visto no han sido suficientes para cambiar todo el mercado y en algunos casos han sido insuficientes para los riesgos asumidos. En nuestra opinión, el rendimiento de algunas líneas a largo plazo sigue siendo ‘no económicas’, por lo que un movimiento brusco al alza en las tasas de inflación o en los tipos de interés podría poner en riesgo de equilibrio los balances”, añade.

Aunque S&P reconoce que la fortaleza financiera puede ser objeto de presión a la baja, su perspectiva ‘estable’ del sector refleja su evaluación de los factores positivos:

– La capitalización es típicamente una fuerza de calificación. “Nuestro análisis indica que el capital en toda la industria se encontraba en niveles máximos al inicio de 2011, limitada eso sí después de las pérdidas del primer semestre”.

–  Las capacidades de gestión de riesgos son altas.

– El rendimiento de suscripción ha sido fuerte durante los cinco años, desde 2006 a 2010.

– Los beneficios siguen subiendo.

– Las tasas del Reaseguro han mostrado algunos signos de aumento después de las pérdidas del primer trimestre, aunque el efecto completo sobre el precio aún no ha surgido.

– Las inversiones están enfocadas hacia activos líquidos, de alta calidad y de corta duración.

Presión sobre las ganancias y la recapitalización

Estas fortalezas se ven parcialmente contrarrestadas por las siguientes debilidades:

– Las recientes catástrofes reducirán significativamente las ganancias del sector en 2011.

– Los incrementos de precios durante el resto de 2011 es probable que sean desiguales en las distintas líneas de negocio y regiones geográficas.

– Los tipos de interés siguen siendo bajos y los factores macroeconómicos podrían seguir ejerciendo presión sobre la adecuación general de las ganancias.

– La liberalización de reserv

as ha apoyado los resultados de los reaseguradores en los últimos cinco años, una tendencia que vemos “insostenible y decreciente”.

– Las posiciones de exceso de capital continuarán ejerciendo presión sobre la rentabilidad.

– La industria se enfrenta a una serie de desafíos, en particular, la creciente frecuencia y gravedad de los eventos catastróficos. “Teniendo en cuenta que los reaseguradores en las valoraciones están por debajo de los promedios históricos, consideramos que existe cierto riesgo asociado a la voluntad de los inversores para recapitalizar a las reaseguradoras tras otro gran evento catastrófico”, concluye S&P.

Fuente: BDS 07/09/11

 

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *