Previsión social: responsabilidad compartida

Previsión social: responsabilidad compartida

Cada parte de la sociedad debería asumir sus responsabilidades en materia de pensiones. Tanto los ciudadanos, como las empresas o el Estado, tienen una parte determinante en este proceso de cambio obligado. Esta es una de las conclusiones del 'III Encuentro de Diálogos en la Granja', patrocinado por CASER y organizado por IESE y ‘quiero salvar el mundo haciendo marketing’, que se celebró en La Granja de San Ildefonso (Segovia), los días 10 y 11 de mayo, bajo el título ‘Debate sobre las pensiones: De la sostenibilidad del sistema a la responsabilidad del individuo’. Contó con la presencia de una decena de expertos venidos de diversos ámbitos para reflexionar sobre el sistema de pensiones desde sus aspectos más sociales.

Manuel Álvarez, director del Observatorio de Pensiones de CASER, fue el encargado de trasladar ayer las conclusiones del foro. Resumió en tres premisas la nueva actitud de los diferentes agentes implicados en la reforma: “Los ciudadanos, de forma individual, deben convertirse en actores contribuyendo, con sus decisiones responsables y solidarias, a la sostenibilidad del sistema; el mundo empresarial debe abandonar la utilización de la jubilación como una herramienta de reajuste; los partidos políticos y sindicatos deben convertir la reforma del sistema de pensiones en una cuestión de Estado al margen del debate ideológico”.

El debate suscitado durante los dos días del foro trascurrió sobre estos cinco puntos: es imprescindible una reforma urgente y profunda; el nuevo sistema debe ser flexible, equitativo, eficiente y, sobre todo, sostenible; los ciudadanos deben asumir una posición activa, responsable y solidaria; es preciso mejorar la información y la formación  para ser más flexible en el cómo y cuándo jubilarse; y el debate y las estrategias en este campo se tienen que trasladar a la arena política.

Sociedad desinformada

Álvarez dividió su presentación en tres premisas: diagnóstico sobre la situación, retos del futuro y propuestas. Respecto al primero de ellos, señaló que “a nivel técnico se confirma la insostenibilidad del sistema y la necesidad urgente de realizar una reforma profunda y duradera del sistema de pensiones y también del concepto que tiene la sociedad del Estado del Bienestar”. Junto a esto indicó que la “sociedad está desinformada y, hasta cierto punto, inconsciente, que no puede reaccionar ante la envergadura del problema”.

Sobre los retos, se mencionó la necesidad de hacer un sistema más flexible que se ajuste a las realidades actuales y que incentive comportamientos. Asimismo, se indicó que es necesario definir el papel del entorno empresarial para que se convierta en aliado y motor. Se habló de realizar especiales acciones en la franja de personas entre 40 y 60 años. Por último, y respeto a las acciones a llevar a cabo, el grupo de expertos sugirió que hay que promover un cambio cultural a todos los niveles a través de acciones de sensibilización, información y formación. Junto a ello, se propone impulsar el nacimiento de nuevos agentes que representen los intereses de los ‘cotizantes’, creando plataformas focalizadas en la cuestión; quizá a través de un grupo de expertos que presenten las propuestas de cambio.

Dificultades para la reforma

Entre las dificultades a la hora de resolver en profundidad el problema de la reforma del sistema de pensiones está la cuestión política. Álvarez indicó que hay falta de liderazgo y decisión política a la hora de enfrentar el reto. Señaló que se colocan “las estrategias partidistas por encima del interés común, y está también el miedo a la pérdida de votos”. En este sentido matizó que es necesario dejar la visión cortoplacista y poner por delante el interés del país. Añadió que en otros países donde se ha reformado el sistema de pensiones no se ha registrado pérdida de votos.

Otra dificultad añadida es el momento actual de crisis económica, en la que cualquier decisión que afecte a los bolsillos se verá mal vista. Aun así, matizó que el momento para hacer la reforma es “ahora, porque de lo contrario ¿cuándo tocará?, dado que siempre estamos inmersos en procesos electorales de distinta índole”.

Antes de concluir el acto se habló sobre qué modelos de otros países se podrían trasladar a España. Álvarez indicó que el modelo sueco sería “una opción muy interesante a pensar”, dado que es mucho más transparente y se puede prever la pensión que le va a quedar al ciudadano, además de ser “equilibrado y justo"

Fuente: BDS

 

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *