Pacto de Toledo: Principio de acuerdo para ampliar el periodo de cálculo de las pensiones

Pacto de Toledo: Principio de acuerdo para ampliar el periodo de cálculo de las pensiones

Los grupos mayoritarios del Pacto de Toledo reunidos en el Congreso alcanzaron anoche un acuerdo sobre los cambios que se deben aplicar al sistema público de pensiones, siendo el principal de ellos la ampliación del periodo de cálculo de las prestaciones, lo que implica rebajarlas para la mayor parte de quienes se jubilen de aquí a unos años.

Así, el texto acordado, cuya propuesta se cerrará este jueves, previsiblemente con el acuerdo de los grupos mayoritarios, ha puesto de relieve uno de los aspectos clave de la reforma de las pensiones: los años que se tienen en cuenta para calcular la pensión (que ahora tiene en cuenta los 15 últimos) y el peso que tienen los años cotizados a la hora de acceder a la prestación máxima. En este sentido, el texto es ambiguo y no recoge ningún periodo ni años ni fechas y, a pesar de que el Gobierno se ha mostrado partidario de elevarla a 20 años, finalmente no se ha fijado una nueva referencia para esos años que se toman en cuenta. Por su parte, otorgar más peso a los últimos años de cotización que permiten alcanzar la pensión máxima es uno de los puntos donde hay acuerdo mayoritario, lo que supondría para quienes tengan pocos años cotizados, quedar más lejos de la pensión máxima a la que tengan derecho de lo que están ahora, si bien, los que acumulen un buen número de años en el sistema tendrán más fácil acercarse a la máxima, aunque tampoco es previsible que se concreten numéricamente los cambios en este aspecto.

El modelo esbozado incluye la necesidad de equiparar la edad real de jubilación (63,5 años de media) a la edad legal, la conveniencia de tomar en cuenta la expectativa de vida a la hora de fijar la retirada del mercado de trabajo, así como la necesidad de frenar las prejubilaciones y otras fórmulas de abandono temprano del mercado de trabajo. En lo que sí se avanzó ayer fue en prolongar la edad de jubilación, aunque queda a la espera de la redacción que hagan hoy los letrados de la Cámara, de manera que "este artículo sí ligará la ampliación de la vida laboral de los trabajadores a diversos conceptos y baremos, como serían incentivar la permanencia en los puestos de trabajo, el aumento de la esperanza de vida y penalizar las prejubilaciones, entre otras", según apuntó la portavoz del grupo socialista, Isabel López i Chamosa.

2.659 millones más en pensiones por el alza del IPC

Por otro lado, según los cálculos del Ministerio de Trabajo, la desviación del IPC costará finalmente a las arcas públicas 2.659 millones de euros, ya que el dato definitivo de inflación del mes de noviembre —el que se utiliza como referencia para revisar las pensiones— ha sido del 2,3%, frente al 2,2% del indicador armonizado, avanzado el pasado 29 de noviembre. En este sentido, el Gobierno, que solo subió las pensiones un 1% el pasado mes de enero, deberá compensar a los pensionistas por esta desviación del IPC por una cuantía equivalente al 1,3% de los ingresos brutos de este año 2010.

Esta desviación se consolida en la cuantía de la pensión del próximo año, por lo que los más de cinco millones y medio de pensionistas a los que se les va a congelar la prestación en 2011 tendrán al menos esta subida del 1,2%; mientras que para los tres millones de pensionistas que perciben pensiones mínimas del sistema de Seguridad Social la subida será del 2,3% el próximo año (el 1% previsto en los Presupuestos, más el 1,3% para compensarles por la desviación de los precios). Así, la pensión mínima de jubilación sin cónyuge a cargo y la de las viudas, que afecta a casi un millón de perceptores que viven solos, ascenderá a 601,4 euros, quedando por su parte fijada en 2.497,91 millones de euros la pensión máxima del sistema.

Fuente: Boletín Diario de Seguros

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *