Nuevo Diccionario de Responsabilidad Civil y Seguros de Responsabilidad Civil

Un manual imprescindible en un escenario cambiante

MARSH y AIG presentaron ayer su nuevo ‘Diccionario de Responsabilidad Civil y Seguros de Responsabilidad Civil’, un documento que recoge casi 600 términos relacionado con este ramo.
Luis Docio, director general del bróker en España, explicó que, tras la primera edición del año pasado, “queríamos dar un paso más allá, porque el seguro de D&O es fundamental para algunas empresas, pero el de RC es indispensable, ya que el 98% de las compañías que contratan seguros cuentan con una de estas pólizas. Es un elemento de protección que contribuye al mantenimiento de las empresas”, comentó.
No en vano, especificó que cada día se pagan 1,5 millones de euros al día en siniestros de RC y registra 270 siniestros. Remarcó que es una “cifra creciente” porque cada vez se está reclamando más, circunstancia a la que habría que añadir la subida de los baremos indemnizatorios.

Por su parte, Álvaro Mengotti, CEO de AIG para España y Portugal, reseñó el esfuerzo que ha conllevado la elaboración de este diccionario, que ha supuesto tres meses y medio de trabajo. Además, hizo hincapié en el cambiante escenario en el que se encuentra este ramo, destacando la reciente aprobación del Baremo, “que va a tener repercusiones”, anotó.

Un mercado importante

Antes de presentar el diccionario, José María Elguero, director del Servicio de Estudios de MARSH en España, recordó que el seguro de RC representa un 10% del total de los ingresos por primas mundiales, mientras que en España supone un 4% del volumen de primas. No obstante, especificó que España ocupa el décimo puesto en el mercado mundial de RC, con unos ingresos por primas de 1.342 millones de euros en 2014, aunque con un descenso del 0,8%. Se trata del quinto seguro más contratado en nuestro país.

Acerca de las perspectivas del seguro de RC para el periodo 2015-2018, anotó que se espera que siga reduciéndose el volumen de primas, pero con mejoras respecto a los años precedentes. Así, cabe esperar el relanzamiento del seguro de RC de la mano del crecimiento económico, el aumento de la facturación de las empresas, el descenso del paro, la cobertura de nuevos riesgos, etc.

Manifestó que la creación del diccionario era necesaria “porque la jurisprudencia está cambiando”. Así, especificó que este manual recoge casi 600 términos usuales en el ámbito de la RC y los más recientes criterios del Tribunal Supremo en esta materia. Se abordan con especial detenimiento aspectos como el impago de la prima, la exoneración de responsabilidad, la deuda de valor, el pago de las multas, la diferencia entre notificación y reclamación, el dolo, las ‘claims made’, el Baremo o los seguros obligatorios. Además, incorpora gráficos para aclarar algunas de las coberturas.

Clausuró el acto Luis Docio, quien adelantó que MARSH ha creado una mueva área de GRC (Gobierno, Riesgo y Cumplimiento), que ya está trabajando en un estudio en dicho ámbito.

Riesgos emergentes en RC

Juan Madrid, director de Responsabilidad Civil de AIG para España y Portugal, aprovechó la ocasión para hablar de la aparición de nuevos riesgos emergentes. Uno de ellos es la evolución del fracking o fracturación hidráulica, con las dudas que genera entre sus detractores por la posibilidad de un aumento de la actividad sísmica. Ante el auge de esta actividad, los gobiernos están tomando diferentes posturas, que van desde su prohibición hasta la regulación.

También habló de los ciberriesgos, recordando que ya hay soluciones para ellos. “El próximo paso es cubrir daños personales y materiales, no sólo asesoramiento y pérdidas financieras”, anotó. Otro riesgo emergente es la llegada de los coches sin conductor. Se detuvo en la responsabilidad del fabricante, asunto que va a requerir el desarrollo de una legislación que regule todos los supuestos. Además, puntualizó que habrá que definir si el conductor será parte activa o pasiva, así como aclarar la responsabilidad en los siniestros, bien sea un error de fabricación, de software, etc.

Asimismo, citó los riesgos inherentes al uso de la impresión 3D. En este caso, se deberá aclarar si la responsabilidad recae en la fabricación de la impresora, en el software o en la utilización, ya que las piezas elaboradas con estos equipos pueden ir destinadas a sectores como la construcción, aviación, salud, etc. Por otro lado, habría que añadir los riesgos derivados de la nanotecnología o la industria farmacéutica, junto a otros que aparezcan eventualmente, como la reciente crisis de Volkswagen, en la que habrá que ver si se activan los seguros de D&O o las pólizas de RC de Productos.

Fuente: BDS 07/10/2015

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *