Microseguros en Costa Rica

Microseguros en Costa Rica

Esteban Ramírez Castro

Las compañías de seguros planean atraer a clientes de bajos ingresos económicos, mediante la oferta de pólizas baratas que dan coberturas muy variadas, desde extender la garantía de un electrodoméstico, hasta el pago de los gastos de un funeral.

El producto es conocido como “microseguros”, y será el anzuelo que las aseguradoras van a lanzar al mercado para capturar a las personas de menor poder adquisitivo, un segmento que en la actualidad está desatendido.

Para que funcione, las compañías que tienen presencia en Costa Rica hablan de planes de bajo costo, con pagos flexibles, montos asegurables pequeños y condiciones contractuales fáciles de comprender.

Tal y como ha ocurrido en otros países como México, Colombia y Perú, la fórmula de los microseguros aportan crecimiento a la industria y permite llevar diferentes coberturas a la base de la pirámide de ingresos, plataforma que en los países emergentes es bastante amplia.

Hay espacio para crecer. La penetración del seguro en Costa Rica es relativamente baja: las primas totales representaron el 1,9% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2008; las pólizas de vida fueron el 0,2% del PIB, contra un 0,6% en El Salvador, por ejemplo.

Georgina Díaz, gerenta de la Sociedad de Seguros de Vida del Magisterio Nacional, comentó que durante años ellos han trabajado con seguros de este tipo: pólizas pequeñas adaptadas a las necesidades de los maestros.

Ahora que están autorizados para ofrecer seguros a escala nacional, Díaz explicó que el plan es replicar la experiencia con otros trabajadores y empresas, a través de seguros de vida y accidentes, y más adelante, con un seguro de gastos médicos.

Gota a gota

Desde luego que para las compañías de seguros la venta de pólizas es un negocio. Sin embargo, en la rama de microseguros, los participantes reconocen también un impacto positivo en la sociedad.

Jorge Monge, gerente de BCR Sociedad Corredora de Seguros, considera que los grupos de bajos ingresos son los más vulnerables a riesgos como la muerte, los problemas de salud, robos y siniestros en sus micronegocios.

“Un amplio espectro de la población costarricense podría ser asegurable, en el entendido de que se puedan desarrollar productos de fácil acceso y costos racionales a su realidad personal”, comentó el funcionario.

En el Instituto Nacional de Seguros (INS) identificaron la oportunidad, prueba de ello es que tienen una lista cercana a los 20 productos, en espera de autorización para salir a la venta.

Guillermo Constenla, presidente ejecutivo de la aseguradora estatal, recordó que en el 2007 lanzaron al mercado una póliza denominada Su Vida, con un costo anual de ¢5.000, y el Seguro Popular de Incendio.

“Acuérdese que dijimos que con lo que cuesta un cerveza en el supermercado, se pagaba la cuota de esta póliza”, mencionó Constenla, quien recalcó que el seguro Su Vida arrancó con 20 mil pólizas vendidas en el 2007 y terminó con 90 .000 en el 2008.

Por supuesto, Aseguradora Mundial también le hace números a este tipo de coberturas. Álvaro Castro, gerente de la firma, explicó que van a ingresar al mercado con seguros de automóviles, pero más adelante explorarán los microseguros.

Para la penetración utilizarán la banca seguros y otras herramientas de distribución masiva. En una tienda de electrodomésticos el cliente podrá adquirir una póliza que extienda la garantía del fabricante del artículo por seis meses o un año más.

Luis Ros, presidente entrante de la Federación Mundial de Intermediarios de Seguros (WFII, por sus siglas en inglés), recalcó que el microseguro es una herramienta contra la pobreza, pero hay que saber regularlo y separarlo de los demás seguros.

“Debe ser ofrecido por un intermediario”. Además, aseveró que se tiende a confundir el microseguro con seguros de bajo precio, como el de las tarjetas de crédito. Es el destinatario y no el precio lo que les diferencia de una póliza convencional, aclaró.

Sean de un tipo u otro, los operadores saben que el segmento está disponible, y que es el momento propicio para intentar ganarse un espacio pequeño en el presupuesto de las familias de pocos recursos.

 

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *