Más sombras que luces en Vida

Más sombras que luces en Vida

www.capitalmadrid.info
El aumento en el primer semestre apenas fue del 0,6%, realmente insuficiente

SombrasIgnacio Aranguren.– Los efectos de la crisis se están dejando notar cada vez con mayor rigor en el seguro de vida español, mientras otros sectores y algunos países empiezan ya a ver la salida del túnel. Los datos del primer semestre de este ramo dejan ver bien a las claras que ha perdido toda la fuerza demostrada a lo largo de los años anteriores y que sólo la inercia de esa buena marcha precedente le permite mantener algún que otro dato positivo. Ha habido, por tanto, más sombras que luces en estos primeros meses. En el primer semestre de este año sólo a nivel total del ramo de vida en España sólo se salva el dato correspondiente a las provisiones técnicas o ahorro gestionado, que es el que más gusta de resaltar al sector, ya que según dice es el que da la dimensión real que tiene, mientras que el de las primas o el del número de asegurados los considera como datos importantes pero complementarios del anterior. Igual que lo realmente importante de la banca -se argumenta- no es lo que recauda por los servicios que presta, sino los depósitos de sus clientes.

Durante los seis primeros meses de este año, el ahorro gestionado por el seguro de vida en España creció un 0,6% hasta alcanzar los 144.611 millones de euros. Y eso a pesar de la crisis, el fuerte nivel de desempleo en nuestro país y de la negativa evolución de los mercados tanto de renta fija como de renta variable. Pero ya se sabe que en épocas de dificultad económica la gente ahorra bastante más. En tasa interanual el incremento de las provisiones técnicas casi se multiplica por cinco con lo que se acerca al 3%, que no está nada mal para la que está cayendo, pero que supone prácticamente la mitad de lo que aumentó en todo el año pasado.

Las previsiones del sector apuntan a que el crecimiento a final del año sea bastante mayor que en el primer semestre, ya que las principales campañas para captar ahorro y las mayores aportaciones de los clientes -sobre todo de los productos de ahorro jubilación que son los que alcanzan los mayores volúmenes- se producen en la última parte del año, en muchos casos amparadas en motivos claramente fiscales.

Los seguros de dependencia y los planes individuales de ahorro sistemático -los conocidos como PIAS- , ambos con ventajas fiscales, fueron los productos que más crecieron en cuanto a provisiones técnicas se refiere, con repuntes del 23 y del 16% en la primera mitad del año. Aunque también hay que decir que estos dos productos son por ahora los más novedosos y los que menor volumen aportan, por lo que al partir de cifras bajas, sus tasas de crecimiento se disparan más fácilmente.

Los productos de capital diferido, muy de moda hace tan solo un par de años, así como los que están vinculados a activos, cuyo riesgo los asume el tomador y no son otros que los "unit  linked", ni siquiera han podido mantener el ritmo anterior y se han visto obligados a plegar velas, con descensos que en todos los casos han sido inferiores al 5%.  

En el capítulo de primas recaudadas la evolución del seguro de vida español ha sido muy negativa. El volumen de primas emitidas netas de anulaciones se quedó en 13.125 millones de euros, con una tasa interanual negativa de casi el 10%. En este capítulo, los planes de previsión asegurados (los PPAs), que son los equivalentes a los planes de pensiones pero en producto asegurador, y los de capital diferido no cayeron, se derrumbaron. Los primeros sufrieron un retroceso de prácticamente el 35%, mientras que los segundos se quedaron el 23%.

Esta hecatombe tiene su explicación. Los PPAs son productos -como los planes de pensiones- que por su naturaleza son ilíquidos, por lo que si es habitual que en época de crisis y de fuerte desempleo, como la actual, el temor a que se prolongue esta situación haga disminuir el consumo y dispare el ahorro de las familias, también es lógico que ese ahorro esté disponible en cualquier momento y, por tanto, esté invertido en productos muy líquidos.  

En cuanto al capital diferido, también es lógico este descenso, ya que estos productos en los que el capital acumulado y la rentabilidad se cobran juntos de una sola vez, se pusieron muy de moda hace unos pocos años y fueron una competencia directa a los depósitos bancarios. El atractivo de estos productos ha descendido enormemente en los últimos tiempos por el bajísimo nivel de los tipos de interés y de la evolución negativa de los mercados de valores. Además, son productos que se han utilizado frecuentemente en plazos inferiores a un año, por lo que engordaban el volumen de primas de ese año, pero no las provisiones técnicas.   
Seguros de riesgo, recuperación esperanzadora

Los seguros de riesgo, por su parte, que experimentaron un fuerte repunte al amparo del mercado hipotecario y que cayeron tras explotar la burbuja inmobiliaria al comienzo de la crisis, parece que han  vuelto a encontrar su sitio. En el apartado de provisiones técnicas, este producto creció un 3,32% en los seis primeros meses del año, pero presenta peores cifras en tasa interanual, con un incremento del 2,65%. Ello supone que  de enero a junio de este año  ha generado más provisiones que de julio a diciembre de 2009, lo que no tendría nada de extraño debido en parte a la caída del precio de las viviendas, así como al incremento del IVA a primeros de julio de este año, que de algun a forma anticipó la compra de viviendas. La única cifra negativa de los seguros de vida riesgo está en el número de asegurados, que bajó un 2,39% desde enero y un 3,21%  de junio a junio.

Los colectivos siguen siendo la gran asignatura pendiente del seguro de vida español.

Según los datos hechos públicos recientemente por la patronal Unespa estos productos bajaron en tasa interanual en el primer semestre de este año tanto en número de asegurados (8,08 millones, -5,31%), como en primas (1.735,03 millones, -14,61%), como en ahorro gestionado o provisiones técnicas (45.473,78 millones, -1,16%). Sólo se observa una ínfima mejora en el dato de las provisiones técnicas de los seis primeros meses del año, que crecieron un raquítico 0,09% y abre una pequeña puerta a la esperanza.

En cuanto a los grupos aseguradores que acaparan más cantidad de ahorro, en  poco o en nada han variado en estos primeros seis meses del año. El ranking de grupos sigue comandado por el grupo Caixa, con 20.158 millones y una cuota de mercado de casi el 14%; seguido por Mapfre, con 15.517 millones y un 10,73% del mercado; y por Santander Seguros, con 13.215 millones y un 9,145 de cuota. Entre estos tres grupos acaparan una terce3ra parte del mercado, y entre los seis primeros (inclyendo Zurich, BBVA Seguros y Aviva) superan la mitad del negocio de vida.

En lo que sí ha crecido el seguro español y de forma importante en los seis primeros meses del año ha sido en el número de quejas, consultas y reclamaciones, que alcanzaron la cifra de 5.274, prácticamente el doble que en el mismo periodo de 2008 y un 15% más que en igual fecha del pasado año. Vida, con 350 ha si

do uno de los ramos que más reclamaciones ha generado ante la dirección General de Seguros. En cuanto a las consultas, los motivos  que han motivado el mayor número de consultas se refieren a los seguros de vida, interpretación y aplicación de la póliza, la duración y las modificaciones del contrato.

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *