Los productos financieros se clasificarán en ocho clases de riesgo #Finanzas

La norma impulsada por Economía afectará a seguros de Vida y planes de pensiones

El Ministerio de Economía  y Competitividad ha decidido ampliar a todos los productos financieros, incluyendo depósitos, planes de pensiones y seguros de Vida, el sistema de clasificación del riesgo que desde la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se está impulsando para la comercialización de productos de inversión, con el fin de evitar errores y malas prácticas en la comercialización al particular. Cabe recordar que el supervisor de valores había presentado un código de cinco colores, en línea con la imagen de la etiqueta de eficiencia energética de los electrodomésticos.

El Ministerio ha sacado a audiencia pública un proyecto de Orden Ministerial por el que se amplía el tipo de productos que deberán seguir un código informando del riesgo en la contratación. El proyecto estará en audiencia pública hasta el 16 de junio, aunque no se hará efectivo hasta dentro de unos meses. Fuentes de Economía aseguran que “entrará en vigor en esta legislatura”.

Se concreta que la norma afecta a los planes de pensiones individuales y asociados y a los productos de seguros de Vida Ahorro, incluidos los PPA y los seguros de Vida en los que el tomador asume el riesgo de la inversión. Quedan excluidos los seguros colectivos que instrumentan compromisos por pensiones y los Planes de Previsión Social Empresarial.

Clasificación por colores

A diferencia de la clasificación ideada por la CNMV, el nuevo código tendrá ocho colores, que representarán ocho clases distintas, aunque también se incluirán advertencias sobre la liquidez y la complejidad. Los productos de Clase 1, los más seguros, serán los depósitos en euros, salvo estructurados que no garanticen el 100% del capital, los seguros de Vida donde no se asuma el riesgo de inversión y determinados PPA y PIAS.

En la Clase 2, se incluirán los instrumentos financieros en euros, con todo el capital garantizado y un plazo igual o inferior a 3 años. Si el plazo es superior a 3 años e igual o inferior a cinco años, ya ascendería a la Clase 3, y sería Clase 4, entre 5 y 10 años. A partir de ese vencimiento, ya se considerarán Clase 5. También entran en este peldaño de riesgo los productos que no garanticen el 100% del capital, pero sí al menos un 90%. Aquí se incluyen, además, los fondos y planes y los seguros de vida y PIAS donde se asuma riesgo siempre que no inviertan en derivados y garanticen un 90%.

En la Clase 6, estarán los productos de Clase 5 que no cumplan los requisitos. Los productos denominados opciones serán de Clase 7 y, por último, en una Clase 8 entrará el resto, con salvedades como convertibles o apalancados.

Advertencia específica para productos complejos

Este indicador de riesgo deberá entregarse al cliente o cliente potencial previamente a la adquisición del instrumento en la descripción general de la naturaleza y los riesgos del instrumento financiero que debe facilitarse a los clientes minoristas. Se complementará, en su caso, con las oportunas alertas sobre liquidez y complejidad. En este sentido. se fija que las entidades incluirán, en su caso, una advertencia relacionadas con el riesgo de venta anticipada y la liquidez.

Además, las entidades incorporarán junto al indicador de riesgo una  advertencia sobre la complejidad cuando un producto financiero tenga la consideración de producto complejo. Entre estos se incluyen los seguros de Vida en los que el tomador asume el riesgo de la inversión cuando los activos afectos o los índices o activos que se hayan fijado como referencia para determinar el valor económico de sus derechos, sean productos complejos. El texto de la advertencia a incluir será el siguiente: “Producto financiero que no es sencillo y puede ser difícil de comprender”.

Cuando los productos financieros se oferten por correo, catálogo, internet, venta telefónica u cualesquiera otros medios a distancia, el indicador de riesgos y las alertas de la liquidez y la complejidad deberán ser accesibles para el potencial cliente antes de contratarlo. Asimismo, las entidades deberán estar en condiciones de acreditar que, antes de contratar un producto financiero a distancia, el potencial cliente ha conocido el indicador de riesgos, las alertas de la liquidez y la complejidad.

El texto del borrador de la Orden Ministerial está disponible para su consulta en la página web del Tesoro.

Fuente: BDS 29/05/20125

 

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *