Los navarros cuestionan los seguros de vida y salud

Los navarros cuestionan los seguros de vida y salud

Capital Madrid 2.6.10

Ignacio Aranguren.– Los seguros de vida y de salud están en el punto de mira de asociaciones de ciudadanos y de consumidores en Navarra, que no ven claros determinados aspectos de estos ramos, por lo que han decidido denunciarlo públicamente. Así, la Comisión Ciudadana Anti-Sida de esa comunidad está convencida de que es una práctica generalizada de las compañías de seguros excluir en las condiciones generales de sus pólizas -tanto en los seguros de salud como en los de vida- a las personas con VIH/SIDA. La Comisión considera  que esa exclusión es totalmente discriminatoria desde el punto de vista de la protección de la salud, en el caso de estos seguros, y tiene unas consecuencias muy negativas, tanto sociales como laborales, para las personas que padecen esta enfermedad o son portadores del virus. En el caso de los seguros de vida, la exclusión de cobertura implica, según esa Comisión, la imposibilidad de que las personas afectadas por esta enfermedad accedan a créditos hipotecarios, lo que, además, contribuye a su aislamiento social.

Por eso, la citada Comisión Ciudadana ha decidido denunciarlo antes el Defensor del Pueblo de Navarra, Francisco Javier Enériz. Enériz, como cualquier Defensor del Pueblo que se precie, lo ha puesto inmediatamente en manos del Departamento de Asuntos Sociales para que investigue y constate fehacientemente si existen prácticas discriminatorias por parte de las compañías aseguradoras en contra de las personas que tienen VIH/SIDA. Y, en caso de que existan tales prácticas, que articulen los mecanismos oportunos para erradicarlas, de modo que se garantice el derecho de las personas con VIH/SIDA al acceso a los seguros privados de vida y de salud.

Sobre el mismo tema y en la misma comunidad autónoma, pero bajo otra perspectiva distinta, la Asociación de Consumidores de Navarra "Irache" afirma en un comunicado que las compañías de seguros "ponen cada vez más trabas a los beneficiaros" para recibir las indemnizaciones que les corresponden. Y una de las trabas más habituales para no pagar que ponen las aseguradoras es la existencia de enfermedades anteriores a la firma de la póliza, según la asociación de consumidores.

Irache, como asociación de consumidores que es, tiende a dar la razón a éstos en contra de la parte más fuerte, que en este caso son las compañías de seguros, por lo que afirma que la redacción de las cláusulas de los contratos de seguros son complicadas y recomienda leer bien la letra pequeña antes de firmar cualquier póliza. Además aconseja que al suscribir un seguro de vida o de enfermedad, se redoble la atención al rellenar el cuestionario médico, porque si el consumidor no declara en estos documentos las enfermedades que tuviera anteriormente o las circunstancias que le son requeridas, la compañía podrá escudarse en estas omisiones para no pagar la futura indemnización.

Tras estos casos habría que preguntarse si pasa algo especial con los seguros de salud y de vida en Navarra, o es que las compañías de seguros se han vuelto locas en esa comunidad y ponen más trabas que en cualquier otra localidad. "Lo normal es que se haya producido algún caso aislado que trata de hacer el mayor ruido posible y está denunciando su caso a todas las asociaciones de ciudadanos y consumidores que le quieren escuchar", señalan desde una aseguradora con importante presencia en esa comunidad.

No hay que olvidar que el seguro, además de cumplir una misión social,  es un negocio y como tal trata de obtener beneficios, por eso no es de extrañar que en sus pólizas incluya una serie de limitaciones para definir y seleccionar los riesgos que cubren a sus clientes.  En el caso de las personas con VIH/SIDA o con cualquier otra enfermedad,  más que negarse a asegurar, las compañías deberían hacer una selección de riesgos amoldando el precio de la póliza al del riesgo real que están cubriendo, como hacen con otros seguros. En el propio ramo de enfermedad nadie considera discriminatorio el que las mujeres que se aseguran en este ramo tengan un plazo de carencia de cómo mínimo diez meses para cubrir un parto.

Un viejo asegurador decía que "todo en este mundo es asegurable, sólo es cuestión de precio" y así debería pasar en todos los ramos del seguro para que nadie se sienta discriminado. Y un encarecimiento de las coberturas de cualquier seguro por motivos que lo justifiquen, como puede ser unas tablas de mortalidad en el caso de vida o un incremento de la siniestralidad en cualquier ramo, son motivos más que suficientes para ello. Así, por ejemplo, en el caso del seguro del automóvil nadie considera discriminatorio el que las pólizas para los jóvenes y para los novatos cuesten bastante más que las de los conductores expertos y de mayor edad, es pura estadística de siniestralidad. Tampoco nadie considera discriminatorio el que en determinadas provincias o comunidades el seguro del automóvil sea más caro en función de la siniestralidad que presenta.

Ese es el caso, por ejemplo, de Galicia,  comunidad en la que los seguros de automóviles son más caros debido a que presenta una siniestralidad superior en un 22% a la media nacional. Y dentro de esta comunidad, la provincia de Pontevedra tiene el dudoso honor de ocupar el puesto más alto en el ranking de accidentes, con una siniestralidad que supera en un 59% la media estatal y en un 62% en lo referente a conducción urbana. Además, en Pontevedra hay un 90% más de riesgos corporales y que el peligro de sufra un accidente un menor de 21 años es mucho mayor que en resto de España.

El precio de la póliza de cualquier seguro va, entre otros factores, en función de la siniestralidad; si ésta aumenta sube también el precio. Lo hemos vivido muy de cerca durante esta crisis con el seguro de crédito, ramo en el que España es una potencia mundial a través de la compañía Catalana Occidente y su filial especializada en seguros de crédito Atradius.

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *