Los fraudes a las aseguradoras crecen un 30% en el último año

Los fraudes a las aseguradoras crecen un 30% en el último año

Las compañías detectaron 1.553 engaños durante 2009, un total de 361 más que en el año anterior · Las reclamaciones desproporcionadas son el engaño más habitual

Conductores que se esfuman después de una colisión, robos ficticios o siniestros aparentemente accidentales. La amplia gama de engaños a las compañías de seguros se ha acentuado en el último año como consecuencia de las estrecheces económicas. Así se refleja en el informe del año 2009 de la entidad Investigación Cooperativa entre Instituciones Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA), un estudio que desvela que los engaños repuntaron un 30%. En total, las compañías contabilizaron 1.553 casos en la provincia, frente a los 1.192 registrados en 2008. En toda España, hubo 101.615 intentos de fraude por un valor que superó los 307 millones de euros.

La picaresca adopta numerosas formas y halla salidas para todas las situaciones, aunque los seguros de los automóviles encabezan el ranking con 1.244 estafas, el 80% del total. Esto significa un aumento del 26% respecto a 2008. El informe de ICEA expone que los defraudadores directos en el 78% de las ocasiones son los propios asegurados, si bien hay excepciones: los contrarios cometieron el 14,77% de las estafas, los mediadores el 0,85% y los mecánicos el 1,35%.

Los seguros del hogar y los de las empresas y los comercios también acaparan atención en el informe, con un total de 257 casos, lo que supone un 40% más que en la estadística del año anterior. En la provincia también se detectaron 26 fraudes en seguros de vida, accidentes y salud; ICEA incluye la misma cantidad se incluyó en el cajón de sastre de "otros ramos".

Como novedad en la estadística, el estudio de ICEA destaca las "altas cifras" de robos e incendios simulados y, en el caso de los vehículos, de daños materiales y roturas de lunas. El análisis también destaca el repunte de los casos en que se ocultaron daños o lesiones preexistentes, sobre todo en los seguros de coches. La falsedad de documentos es otra constante, al igual que la reclamación desproporcionada de dinero a las aseguradoras. El informe dedica un apartado especial a este hecho tras "evidenciar un aumento significativo de los importes de las reclamaciones iniciales presuntamente fraudulentas". El repunte "más fuerte" se produce en los seguros de vida y salud, que pasan en sólo un año de 11.652 euros de media a 18.623, lo que supone un 59% más.

Ante este crecimiento, las compañías también han exprimido su ingenio, y recurrir a detectives privados para intentar esclarecer situaciones sospechosas es una medida cada vez más cotidiano. La figura del perito también ha cobrado un mayor protagonismo, aunque lo habitual es que no se investiguen fraudes por debajo de los 500 euros, puesto que en estos casos resulta más caro todo el proceso de investigación que la propia indemnización.

Las compañías utilizan técnicas variadas para detectar los engaños. La que mejor resultados arroja es la peritación de los daños, utilizada en el 49% de las ocasiones. Consultar los antecedentes del asegurado, averiguar si pasa por problemas económicas o ver si ha contratado o ampliado coberturas en fechas próximas al siniestro son otros métodos empleados para descubrir el fraude. Otras veces se detecta el engaño por la desproporción existente entre los daños y las lesiones, por el nerviosismo o las contradicciones que muestra el accidentado al declarar o por el propio relato de lo acontecido, describe el informe elaborado sobre este sector.

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *