Las incertidumbres económicas, el mayor riesgo para las aseguradoras europeas de No Vida

Las incertidumbres económicas, el mayor riesgo para las aseguradoras europeas de No Vida

La crisis financiera de la zona euro sigue siendo uno de los retos más importantes a los que se enfrentan las aseguradoras europeas de No Vida, a pesar de que su capitalización es “fuerte”, según desvela un informe publicado ayer por A.M. Best. Este trabajo recoge los resultados de dos pruebas de resistencia que realizó en diciembre de 2011 y junio de 2012 en todas las aseguradoras y reaseguradoras domiciliadas en la zona euro o con operaciones comerciales importantes en la región.

El informe también comenta las perspectivas para las aseguradoras europeas, confirmando la visión negativa que sobre el sector europeo de los seguros No Vida mantiene la agencia, ya que los problemas estructurales de la zona euro no parece probable que se resuelvan a corto plazo.

“A pesar de las incertidumbres sobre sus balances, los fundamentos operativos de la mayoría de las entidades siguen siendo fuertes. En un contexto de pérdidas extremas por catástrofes en 2011, el sector reportó robustas ganancias y se mantienen en 2012”, comenta Stefan Holzberger, analista de la agencia. “Las principales aseguradoras europeas –destaca- parecen ser capaces de soportar una cantidad significativa de deterioro continuado y de volatilidad, aunque si las condiciones fueran empeorando a un nivel más allá de los supuestos de pruebas de resistencia, podrían ser necesarias acciones negativas sobre las calificaciones”.

El informe señala que las aseguradoras europeas están tratando de aumentar en lo posible los precios. Los márgenes de suscripción son “aceptables” y los niveles de reservas están mostrando estabilidad. Sin embargo, tal y como apunta Sam Dobbyn, analista de la agencia, “nuestra mayor preocupación para las aseguradoras europeas es el impacto repentino que pueden tener en sus balances las condiciones macroeconómicas”. “Los escenarios que podrían poner bajo presión a las compañías incluyen la amortización de la deuda soberana de un país grande europeo, o la salida de un miembro actual de la zona euro y los posibles efectos de contagio”, añade. Aunque desde A.M. Best se considera que en este momento estos escenarios “son poco probables”, advierte de “consecuencias muy negativas que tendrían para el sector si se llegaran a ocurrir”.

El informe señala que existen riesgos adicionales con respecto a la capacidad del Banco Central Europeo (BCE) para aplicar plenamente su programa de compra de bonos, dado que el plan puede tropezar con la resistencia política.

Fuente: BDS 17/10/2012

 


DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *