Las aseguradoras españolas gozan de buena salud y tiene un elevado margen de solvencia

Las aseguradoras españolas gozan de buena salud  y tiene un elevado margen de solvencia

www.capitalmadrid.info 19.10.2010

Fugas de sedes sociales a EE.UU. si Solvencia II sube en exceso las exigencias de capital

AseguradorasIgnacio Aranguren.– El seguro español parece que goza de una buena salud y sigue demostrando que soporta la crisis ­ bastante mejor que la mayoría de los demás sectores, aunque no por eso haya dejado de afectarle. Prueba de ello es que su margen de solvencia, que es el patrimonio propio no comprometido del que disponen las aseguradoras para hacer frente a las posibles consecuencias económicas no previstas de sus actividades, al término del primer semestre de este año se situó en 2,67 veces la cuantía mínima legal exigida, mientras que en el mismo periodo del año anterior era de 2,57 veces, según datos elaborados por Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras (ICEA).  El cálculo y la composición de este margen es diferente para cada tipo de negocio, así, en el caso de los seguros de vida, el margen duplica el mínimo exigido, ya que se situó en el 192%, mientras que para los ramos de no vida fue del 358%, casi cuatro veces la cantidad mínima que exige la ley.

Pero, además, el seguro español sigue dando síntomas de esa buena salud, a pesar de las muchas dificultades que la crisis le está poniendo en el camino. Otro ejemplo de ello es que es un sector que no está destruyendo empleo, más bien lo crea, aunque a ritmo más lento q            ue en años anteriores, pese a la degradación general que se está produciendo, que nos ha llevado a superar los cuatro millones de parados, lo que nos coloca en el vagón de cola de Europa en ese campo.

Es más, muchas compañías han aumentado sus plantillas y han firmado los convenios colectivos con sus trabajadores en los que habilitan mecanismos para que éstos no pierdan poder adquisitivo, algo que ya quisieran la mayoría de los sectores. Por eso no es de extrañar que muchas compañías de seguros figuren en lugares destacados en el ranking de empresas más deseadas para trabajar.  

La publicidad es otra de las pruebas de la aceptable marcha del seguro, ya que es uno de los pocos sectores en los que ha aumentado su presencia frente a la caída general de la mayoría de los sectores. Las aseguradoras se anuncian más y eso es fácil de apreciar con solo encender la televisión, ya que cada vez es más frecuente ver anuncios de Mapfre, Axa, Mutua Madrileña, Caser, Generali, Línea Directa, Diret Seguros, Catalana Occidente…y otras muchas aseguradoras que o bien hacen publicidad institucional o de algún producto en concreto. Y además muchas compañías empezarán ahora sus campañas de fin de año en las que van a destacar la comercialización de productos con ventajas fiscales para que los clientes puedan desgravarse en la próxima declaración del IRPF.

Esa buena salud y esa aceptable marcha de la industria del seguro, que son posibles gracias al esfuerzo de todo el sector, se ven amenazadas por nuevas trabas que le vienen impuestas, en muchas ocasiones sin comerlo ni beberlo, al meter a este sector en el mismo saco que a la banca. Así, además de esa tasa anticrisis -que si solo para los bancos, que si también para todo el sector financiero- quieren imponer las autoridades comunitarias, mientras que la nueva legislación de seguros de la Unión Europea, Solvencia II, también amenaza con mayores requisitos de capital.

Así que, con esa espada de Damocles sobre su cabeza, el seguro afronta el próximo mes el último estudio de impacto de los requisitos de capital de esa nueva legislación comunitaria -el QIS5-, que en principio tiene que ser incorporada por cada país el 31 de octubre de 2012.

Este estudio supone un examen final para el sector, ya que de sus resultados el Comité Europeo de Supervisores (Ceiops) decidirá si pasa la prueba del algodón. Si verdaderamente aprueba se notará porque el Ceiops reducirá sus recomendaciones de exigencias de capital, pero si el organismo decide que el sector suspende, entonces optará por una línea más dura que obligará a las compañías a incrementar notablemente los niveles actuales de provisiones en algunos ramos, lo que contribuiría a encarecer una serie de productos, que incluso podrían desaparecer al no ser interesantes por su elevado precio.

Si a las compañías de seguros europeas se les pide una cifra desorbitada de capital para asegurar que cumplirán sus compromisos, los productos que vendan esas empresas necesariamente tendrán que ser más caros que los que comercialicen las aseguradoras americanas o asiáticas, cuyas exigencias de capitales son inferiores. Por tanto es lógico pensar que una petición excesiva de capital afectaría sin duda la competitividad de la industria del aseguro de la Unión Europea, así como su capacidad para atraer nuevos capitales, y estaría en franca desventaja en el mercado mundial.

Por ese motivo algunas de las grandes aseguradoras del Viejo Continente se están planteando muy seriamente trasladar su sede social a otro continente, principalmente al otro lado del Atlántico, para así poder competir en igualdad de condiciones si finalmente la Unión Europea opta por una política ultraconservadora de los riesgos que amenazan a las compañías de seguros europeas y las exigiera aumentos desmesurados de capital. Según fuentes del sector, el mercado asegurador de  Gran Bretaña podría ser uno de los más afectados y se habla de que alguna compañía británica ya estaría realizando estudios en ese sentido.

Afortunadamente, las aseguradoras españolas, como decimos al principio, gozan de buena salud  y tiene un elevado margen de solvencia, por lo que en principio no deberán tener excesivas dificultades para cumplir las nuevas exigencias de capital que pida Solvencia II. Ahora sí, la nueva legislación puede abrir un proceso de concentración del seguro español, mientras que algunas compañías, sobre todo las de menor tamaño, deberán optar por la especialización.

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *