La prolongación de la crisis deja su mella

La prolongación de la crisis deja su mella

Capital Madrid 18.05.2010

AIG comienza a ver el final del túnel pero con cautela

AIG Ignacio Aranguren.– La larga duración de la crisis va haciendo mella en el seguro de vida español. Si por una parte las familias se abstienen de gastar y tratan de ahorrar más por el temor a lo que pueda pasar, por otra, el aumento del desempleo está restando capacidad de ahorro a esas mismas familias. Consecuencia de ello es que el ahorro gestionado por el seguro de vida mantiene una línea ascendente, porque se van acumulando más capitales, pero el volumen de primas decrece, lo mismo que el número de asegurados. Eso es en resumidas cuentas lo que ha pasado en el primer trimestre de este año según las cifras elaboradas por ICEA. Por una parte, las provisiones técnicas o ahorro gestionado por el seguro de vida han crecido de enero a marzo un 5% y superan los 145.300 millones de euros, mientras que el volumen de primas en ese mismo periodo se ha reducido un 5,74% hasta los 7.138 millones. También se aprecia una disminución de las personas que tienen un seguro de vida: tanto en los tres primeros meses del año como en tasa interanual el número de contratos de seguros de vida se reduce más de un 1%.

Dentro del ramo de vida se han dado en estos tres primeros mese comportamientos muy distintos según del producto del que se trate. Las mayores diferencias se encuentran en dos productos destinados a la jubilación y que compiten entre sí, como son los planes de previsión asegurados (PPAs), que son la versión aseguradora de los planes de pensiones, con iguales ventajas y tratamiento fiscal, pero sin riesgo, y los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS), que son productos de ahorro a largo plazo con ventajas fiscales en la salida si se tienen más de diez años y se perciben en forma de renta vitalicia. Seguramente la mayor iliquidez de los primeros es lo que ha provocado este dispar comportamiento.

Los PPAs registraron el peor comportamiento del ramo, ya que al final de marzo el volumen de primas emitidas había caído casi el 50% en tasa interanual, a pesar de ello, las provisiones técnicas crecieron cerca de un 14% hasta los 4.667 millones, Aunque En los últimos tres meses el aumento fue de sólo el 0,22%.

Los PIAS, por su parte, representan el otro fiel de la balanza, ya que sus primas crecieron por encima del 30% en tasa interanual y sus provisiones técnicas, más del 50%, aunque dada su corta vida sólo acumulan un volumen de ahorro que todavía no llega a los 2.000 millones, aunque le falta poco. También tuvieron un comportamiento destacado los productos vinculados a activos, los conocidos como "Unit Linked", que por el buen comportamiento que tuvieron los mercados de valores el pasado año, a finales de marzo el volumen de primas creció más de un 14% en tasa interanual y más de un 18% sus provisiones técnicas.

Mención aparte merece el seguro de dependencia, un producto que no termina de arrancar por varios motivos, entre ellos por su fiscalidad, ya que aunque tienen la misma que los planes de pensiones o los planes de previsión asegurados (PPAs), está muy limitado por estos productos. En los tres primeros meses de este año el seguro de dependencia ha tenido un comportamiento cuando menos raro: el número de asegurados creció un 3,75% (un 558% en tasa interanual), pero resulta que en España sólo hay 18.428 personas que tengan un seguro de estas características. Por otra parte, el volumen de primas emitidas cayó más de un 10% entre enero y marzo, mientras que el ahorro gestionado creció un 5,7% en el trimestre, pero cerca del 50% en tasa interanual, aunque todavía no alcanza los 40 millones de euros.

Otra de las cosas que indican las cifras del primer trimestre de los seguros de vida, es que los colectivos siguen siendo la asignatura pendiente del sector. El volumen de primas total de los seguros colectivos de vida cayó casi un 24% en tasa interanual, hasta poco más de 1.034 millones, mientras que sus provisiones técnicas se redujeron en un 1% hasta poco más de 46.000 millones.

En cuanto al ahorro gestionado, el ranking de entidades confirma una vez más la importancia que tiene bancaseguros en este ramo. La distribución de pólizas a través de las entidades bancarias y la calidad de las redes es fundamental para distribuir estos productos, como lo demuestra el que las tres primeras entidades del ranking sean bancos o cajas de ahorros. Vidacaixa, encabeza la lista, con una cuota de mercado del 12%, seguida por Santander Seguros y BBVA Seguros, con el 9,51% y el 6,37%, respectivamente. A continuación empiezan las aseguradoras clásicas, como Mapfre, con un 6,24% y Generali, con un 5,18%. Entre estas cinco primeras compañías acumulan el 40% del mercado español; entre las 8 primeras llegan al 50% y el 75% del total lo reúnen entre las 20 mayores aseguradoras.

A nivel de grupo la influencia de las entidades bancarias se deja notar con mayor contundencia. La mayor cantidad de ahorro lo gestiona el Grupo Caixa (Vida Caixa y Caixa Vida), con cerca de 20.000 millones y una cuota del 13,58%, seguido por Mapfre (que incluye las aseguradoras de vida de Caja Madrid, CCM, Caja Duero y Bankinter) con 16.600 millones y unja cuota del 10,73% y en tercera posición Santander Seguros, con más de 13.800 millones de ahorro gestionado y una cuota del 9,51%. Entre estos tres grupos acaparan un tercio del seguro de vida español y entre los diez primeros representan el 70% del total, lo que da una idea muy clara del grado de concentración que hay en este sector.

La reestructuración que está viviendo el sector financiero español, sobre todo en la parte de las cajas de ahorros, puedo provocar cambios significativos en el mapa de los grupos aseguradores y producir una mayor concentración.

AIG empieza a ver la luz al final del túnel

A quien parece que le empiezan a ir mejor las cosas es a American International Group, (AIG), que ha cerrado el primer trimestre del año con un beneficio de 1.451 millones de dólares, unos 1.150 millones de euros, frente a unas pérdidas de 4.353 millones de dólares (3.455 millones de euros) en igual periodo del pasado año.

AIG recibió en los últimos meses de 2008 182.000 millones de dólares en ayudas federales para evitar la quiebra a cambio del 80% del capital, que está en manos de las autoridades estadounidenses. Por ese motivo, sólo el 20% de los actuales beneficios (unos 294 millones de dólares) corresponden a los accionistas privados.

La aseguradora estadounidense está inmersa en un proceso de desinversiones para devolver las ayudas que recibió por parte de las autoridades. En este proceso la entidad espera conseguir más de 50.000 millones de dólares por la venta de dos de sus mayores subsidiarias fuera de Estados Unidos, dinero que quiere utilizar para devolver parte de la ayuda pública que recibió en su momento.

En el pasado mes de marzo, AIG anunció un acuerdo con la aseguradora estadounidense Metropolitan Life Insurance Company (MetLife) para venderle su filial American Life Insurance Company (ALICO), por 15.500 millones de dólares y otro con la británica Prudential para la venta de su negocio asiático que desarrolla a través de su filial American International Assurance Company Limited (AIA) por 35.500 millones.
Aunque la aseguradora estadounidense espera haber terminado ambas operaciones antes de que termine el año, en la segunda ha surgido un contratiempo. Prundential ha tenido que retrasar el lanzamiento de su ampliación de capital por importe de 13.800 millones de libras esterlinas (16.120 millones de euros) para financiar la adquisición de AIA, ya que se han alargado más de lo esperado las conversaciones que mantiene la aseguradora con la Autoridad de Servicios Financieros del Reino Unido.

Pese a este contratiempo, el consejo de administración de la aseguradora británica no espera que afecte al calendario previsto y que la operación esté finalizada en el tercer trimestre del año.

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *