La prohibición del género en el cálculo de las primas podría aumentar los precios

La prohibición del género en el cálculo de las primas podría aumentar los precios
Mientras en los hombres bajarían los ingresos de sus seguros de rentas, las primas de Vida subirían un 30% para las mujeres, y el coste de Autos se elevaría hasta un 11% para las mujeres jóvenes

El CEA presentó el miércoles un estudio, comisionado por la Asociación Alemana de Aseguradoras (GDV, en sus siglas en alemán), en el que cuantifica el impacto económico que tendrá en los consumidores europeos la prohibición del uso por parte de las aseguradoras del sexo como factor para el cálculo de las primas y aportaciones a los seguros.

La sentencia del Tribunal de Justicia de marzo pasado invalida, desde el 21 de diciembre de 2012, la disposición actual de la Directiva de Género de la UE, que permite actualmente el uso del género como un factor de riesgo determinante para el cálculo de las primas. “Este informe nos demuestra que la prohibición del sexo en los precios del seguro puede tener un número de posibles consecuencias negativas no intencionadas para los consumidores, los mercados de seguros y la sociedad en general”, afirma la directora general del CEA, Michaela Koller.

El estudio, llevado a cabo por consultores independientes de Oxera, se basa en un análisis económico de los datos de una muestra de países europeos. En él se pone de manifiesto que el precio podría aumentar como resultado de la redistribución de las primas de alto riesgo a grupos de bajo riesgo. Así, en promedio, los hombres podrán ver una reducción en los ingresos de sus pensiones, en renta vitalicia, de alrededor del 5% o más; las mujeres pueden experimentar un incremento en los términos de las primas de Vida del 30% o más; y las mujeres jóvenes podrían afrontar incrementos de hasta un 11% en el precio de sus seguros de Autos.

Impacto en los consumidores

El estudio también revela la posibilidad de que estos cambios en las primas puedan afectar a la demanda de los consumidores, dando lugar a amplias implicaciones sociales, donde se incluye la falta de incentivos para el ahorro de cara a la jubilación. “El uso de estadísticas basadas en la evidencia es indispensable en la ciencia actuarial, y el estudio demuestra que el género es uno de los factores que tiene un impacto obvio en los riesgos a ser cubiertos en productos tales como rentas, Vida o Autos”, asevera Koller. “La industria aseguradora europea, por supuesto, cumplirá con el fallo del tribunal, pero las implicaciones de esa decisión en los consumidores y las aseguradoras deben ser entendidas”, asevera.

A la luz de los debates actuales sobre la Directiva Antidiscriminatoria de la Unión Europea en cuanto a la edad y discapacidad, el CEA busca garantizar que los aseguradores puedan seguir usando la edad y la discapacidad como factores de riesgo en los casos en que sean apropiados. Por ello, la asociación paneuropea se encuentra comisionando un estudio sobre el impacto en los consumidores sobre cualquier restricción en el uso de la edad y discapacidad en los seguros. La prohibición del uso de la edad o discapacidad socavaría el modelo de negocio de los seguros tal como existe actualmente, en detrimento de los consumidores”, confirma Koller. “Esta prohibición tendría un enorme impacto en la accesibilidad y disponibilidad los de seguros”, concluye.

Fuente: BDS 09/12/2011

 

 

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *