"La crisis en el sector del seguro no es estructural"

"La crisis en el sector del seguro no es estructural"

La consultora KPMG considera un error equiparar bancos y aseguradoras

LUIS MEYER 11/07/2010
 
El sector asegurador vive una etapa convulsa. A la crisis financiera hay que sumar la inminente aplicación de las directivas Solvencia II y Basilea III. La primera exige una capitalización de las compañías basada en el riesgo; la segunda aprieta más las tuercas a la banca para que tenga una mayor solvencia, esto es, garantice un nivel de recursos que evite que en el futuro sea necesario, una vez más, recurrir a fondos públicos para su rescate. La consecuencia de esta normativa es que muchas entidades bancarias se desharán de sus negocios de seguros y volverán a su core business, es decir, a su actividad principal.

El sector en España se enfrenta, además, a una elevada atomización, con más de 300 compañías. La consultora KPMG, especializada en servicios de auditoría, fiscales y de asesoramiento legal, financiero y de negocio (con 2.500 empleados y 16 oficinas repartidas por todo el territorio), va a trabajar duro en los próximos tres años para atender el incremento de clientes que piden asesoramiento para enfrentarse a la crisis, y en concreto, a la aplicación de las directivas.

Con todo, la visión de la consultora, lejos del pesimismo imperante, es positiva. El responsable global del área de seguros de KPMG, el alemán Frank Ellenbürger, considera que "el hecho de que los bancos se despojen de sus negocios aseguradores va a fortalecer el sector, porque va a ser un sector más puro". Ellenbürger rechaza, además, analizar paralelamente la crisis de los bancos y de las compañías de seguros. "La principal diferencia es que la crisis de las aseguradoras no es sistémica, porque dependen mucho menos unas de otras" y añade que "los bancos necesitan mayor liquidez, mientras que en el caso de los seguros se cobra la prima antes de dar la cobertura".

En su opinión, la mayor parte de las grandes aseguradoras no tendrá problema para cumplir con la directiva Solvencia II. Muchas han puesto el grito en el cielo ante el presupuesto de que deberán aumentar su capital para cumplir esta norma. Ellenbürger cree que a las medianas sí se lo puede poner más difícil. En cualquier caso, tiene claro que esto solo puede conducir a una "optimización del capital sobre la base de los riesgos asumidos y, consecuentemente, a una gestión más eficiente". La visión de KPMG es precisa: Solvencia II puede implicar un aumento de capital, pero también una bajada. Depende de lo que exija el riesgo asumido.

Respecto al enorme número de compañías que existen en España, Ellenbürger prevé una gran concentración si se tiene en cuenta que las tres cuartas partes del mercado recaen solo en unas diez o doce. Y considera, además, que perdurarán las compañías de nicho con targets más concretos y rentabilidades mayores a la media en el sector. Son las especializadas en productos específicos (en España, decesos, por ejemplo), en el sector público (Alemania), en canales de distribución como Internet…

Ellenbürger repasa qué productos sobrevivirán mejor y evolucionarán: "los seguros de vida y de ahorro". Los primeros, ante el aumento de esperanza de vida; los segundos, por la decreciente confianza en las pensiones públicas. Pero matiza: "Es necesaria mayor flexibilidad: Uno no tiene por qué querer necesariamente 2.000 euros al mes, y punto". Fórmulas, en definitiva, para un sector que aún tiene que avanzar. –

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *