La banca exige tener al menos el 30% del valor del piso en efectivo para dar hipotecas

La banca exige tener al menos el 30% del valor del piso en efectivo para dar hipotecas
 

LaVanguardia.es 18/01/2010
ROSA SALVADOR | 
 
Las entidades financieras exigen a los compradores de pisos que solicitan una hipoteca que tengan al menos el 30% del valor del piso en efectivo, ya sea con ahorro previo o con ayuda de familiares –o que hipotequen otro piso libre de cargas–, para concederles el crédito, según los datos de la red inmobiliaria Tecnocasa. Las entidades financieras, que en el 2006 financiaban en muchos casos el 110% del valor de tasación de una vivienda, financian ahora de media sólo el 74,1% del valor de tasación, lo que obliga a deshacer hasta dos tercios de las preventas de viviendas: muy pocos compradores pueden pagar el restante 26% al comprador y los gastos e impuestos asociados a la compra, que suponen alrededor del 10% del valor del inmueble, sin recurrir a un crédito.

G-14: ayudas a la financiación

Para el Grupo 14, el lobby que agrupa a las mayores inmobiliarias españolas, "la recuperación del sector inmobiliario pasa por resolver la restricción del crédito" a los compradores de viviendas. Su presidente, Pedro Pérez, reclamó avales públicos para hipotecas de vivienda no protegida, ayudas para los seguros que garantizan el pago de las cuotas hipotecarias, ayudas directas para el pago de la entrada y que se fraccione el pago del IVA de la compra.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la hipoteca media concedida para la compra de vivienda ha pasado de 152.482 euros en agosto del 2007 a 113.882 euros en octubre, una caída del 25,3%. Para la Asociación de Promotores de Vivienda de Catalunya (APCE), la restricción crediticia se ha convertido en el mayor freno para la estabilización del mercado inmobiliario y aboca a muchos potenciales compradores a desistir de su propósito y buscar un piso en alquiler, aunque con los actuales tipos de interés y la caída que han experimentado los precios de los pisos con un pago mensual un poco superior podrían pagar la cuota de la hipoteca. "En las obras tenemos muchas visitas –señala uno de los directivos de la APCE–, pero se desaniman cuando ven las condiciones draconianas que les pone la banca".

Angelo Pocobeli, director general de Kiron, la financiera del grupo Tecnocasa, señala que en el 88% de las operaciones que intermedia esta firma la hipoteca cubre menos del 80% del valor de tasación del inmueble, cuando en el 2007 esto sólo sucedía en el 56% de los casos. "El aumento de la morosidad ha hecho que bancos y cajas cierren demasiado el grifo", señaló.

Pocobeli señala que la banca financia un máximo del 80% del valor de tasación, pero que este porcentaje baja en muchos casos en función del perfil de solvencia del cliente e incluso de las características de la vivienda. "Los pisos más viejos, sin ascensor o en zonas con muchos pisos sin vender son vistos por las entidades como más problemáticos en caso de impago, así que bajan el porcentaje que financian", señala.

Las entidades no sólo exigen que la cuota ronde entre el 30% y el 35% de los ingresos del comprador, sino que no aceptan a personas con contrato de obra o autónomos. "Hace falta tener un contrato indefinido, y estudian la solvencia de la empresa y de qué sector es –señalan fuentes de la APCE–. Es famoso en Barcelona el caso de un piloto, con un sueldo mensual neto de 9.000 euros, al que el banco le denegó la hipoteca porque consideró que la aerolínea podía tener problemas". Los trabajadores de empresas del sector inmobiliario, por ejemplo, están en la lista negra.

Pocobeli señala que las entidades financieras no financian ahora hipotecas con un solo titular –consideran que asumen un gran riesgo si se queda en paro– y le exigen un cotitular o un avalista, pero no de cualquier tipo: "Han de ser personas que trabajen, no valen pensionistas, con contrato indefinido y con su propio piso pagado", explica Pocobeli, que asegura que un avalista de este perfil es imprescindible también cuando el posible comprador es extranjero. A las parejas jóvenes, que aunque tengan contratos indefinidos y un buen nivel de ingresos no suelen tener el 30% del valor del piso en efectivo para pagar la entrada y los gastos, los avalistas no les sirven para lograr el importe restante, y para financiarlo exigen una hipoteca por ese importe sobre un piso ya pagado y libre de cargas.

Directivos de la APCE señalan que aun cumpliendo todos esos requisitos sus compradores sólo obtienen hipotecas con una comisión de apertura de entre el 0,5% y el 0,75% y un diferencial sobre el Euribor de entre el 1,5% y el 2%, y con la obligación de domiciliar la nómina y contratar productos adicionales como seguros de vida o planes de pensiones. "Nada que ver con las condiciones que ofrecen a los compradores de sus propios pisos", lamenta.
Ofertas en pisos bancarios

Las restricciones crediticias casi no existen para los compradores de los pisos de las propias entidades bancarias: en estos casos las hipotecas financian el 100% del inmueble y las condiciones crediticias son mucho más favorables: los diferenciales con el Euribor son menores y a menudo se condona incluso la comisión de apertura y de estudio. "Con los compradores de sus propios pisos no miran nada", lamenta un directivo de la APCE.

 

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *