#Hacienda pondrá límites más estrictos a las aportaciones a los planes de #pensiones

La reforma fiscal que previsiblemente será analizada por el Gobierno en el Consejo de Ministros de este próximo viernes fijará nuevos límites, más esctrictos, para aplicar las deducciones por aportaciones a planes de pensiones, según se avanza hoy en la prensa.

Igualmente, se baraja la posibilidad de fomentar el ahorro mediante fórmulas cercanas a una cuenta ahorro en la que diferir la tributación de varios productos, dándole incentivos fiscales similares a los de los planes de pensiones, en la línea de lo argumentado en su día por el comité de expertos encabezado por Manuel Lagares (ver edición de 17 de marzo). Además, en el marco de esta reforma fiscal, se podía volver a recuperar los tipos de tributación del año 2011.

Actualmente, los contribuyentes tienen, con carácter general, derecho a rebajar su base imponible en el IRPF hasta 10.000 euros anuales por el dinero destinado a la jubilación. El umbral aumenta hasta los 12.500 euros para los contribuyentes con más de 50 años. Según publica Cinco Días, Hacienda reconoce que son cifras muy elevadas y cuyo efecto práctico es discutible en la medida en que la aportación media se sitúa en 1.375 euros anuales.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, defendió ayer en la reunión con representantes sindicales la necesidad de fomentar el ahorro a largo plazo, una medida que es posible sin necesidad de primar los incentivos a los planes de pensiones. Por otra parte, si bien Montoro es favorable a medidas que apoyen el ahorro para la vejez, ya ha manifestado que el objetivo puede lograrse también a través de la negociación colectiva y no solo mediante beneficios fiscales.

Durante la reunión con los representantes sindicales, Montoro también señaló que la reforma fiscal mantendrá el carácter dual del impuesto, es decir, un tratamiento distinto para las rentas salariales y las del capital. En el tramo del ahorro, los primeros 6.000 euros de beneficio tributan ahora al 21%, entre 6.000 euros y 24.000 euros se aplica un gravamen del 25% y, por encima de ese nivel, el tipo alcanza el 27%. En principio, la legislación actual contempla que, a partir del próximo año, el número de tramos se rebaje a dos y con tipos del 19% y del 21%. La idea del ejecutivo es que la rebaja fiscal en las rentas salariales tenga también su reflejo en los rendimientos del ahorro, aunque la estructura impositiva no está decidida.

En cualquier caso, Montoro se muestra partidario de que se mantenga la actual penalización fiscal que sufren las plusvalías generadas en menos de un año y que la ley vigente obliga a tributar como rentas del trabajo. Ello implica soportar una mayor carga fiscal.

Fuente: BDS 18/06/2014

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *