Elija bien su "envase" para invertir en bolsa

Elija bien su "envase" para invertir en bolsa

14/07/2010
PATRICIA PÉREZ ZARAGOZA

Elija bien su "envase" para invertir en bolsa
Ante la incertidumbre de los mercados, crecen los productos vinculados a acciones, como depósitos, fondos
o seguros. El mercado también cuenta con un nuevo instrumento cotizado: los «bonus» de BNP Paribas.

Posiblemente pocos trapecistas osarían trabajar sin red sabiendo que las condiciones de la carpa del circo son inciertas y que el riesgo de caer es relativamente mayor que lo era en otros escenarios. El símil bien vale para entender lo que les ocurre en estos momentos a muchos inversores particulares: quieren acercarse a la bolsa, pero no se atreven a hacerlo sin una mínima protección, ante las continuas turbulencias que amenazan el mercado. Para saciar ese «gusanillo» de renta variable que tienen, las entidades están apostando con fuerza por la creación de productos que, con ciertas garantías y protecciones, permiten beneficiarse de las alzas que puede experimentar el mercado en los próximos años.

 Los «envases» son muy variados: notas, depósitos, fondos, seguros de vida-ahorro e incluso nuevos instrumentos, como los «bonus» recién lanzados por BNP Paribas (un producto cotizado completamente nuevo en el mercado español). Todos ellos tienen un punto común: están «rellenos» de bolsa, es decir, se trata de productos cuyos beneficios están vinculados a la evolución de títulos o índices bursátiles. Sus protecciones, garantías, riesgos, requisitos y condiciones, no obstante, son muy variados. Le proponemos un pequeño «test» que le servirá para deducir si realmente un vehículo le interesa y encaja con su perfil y sus necesidades:

¿Garantizan el capital?: Por lo general, los depósitos estructurados que comercializa la banca generalista y los fondos garantizados de renta variable garantizan el 100 por cien del capital invertido. Son los casos de los productos que tienen en periodo de suscripción Mapfre, Bankinter, Kutxa o Sabadell Atlántico. En los depósitos, lo más habitual es que dividan la inversión del ahorrador en dos partes. El primer segmento de la inversión suele ser un depósito a plazo fijo, normalmente de pocos meses, que se remunera a un tipo de interés fijo elevado, bastante llamativo (6 por ciento a seis meses en Banco Pastor). No obstante, el inversor debe siempre preguntar por las condiciones del segundo segmento, la parte referenciada a bolsa, y no quedarse con la idea de que se trata de un depósito a plazo con un interés sugerente (que suele ser el que publicita con énfasis la entidad). Los seguros y las notas, sin embargo, no suelen garantizar el capital.

¿Hace falta ser un experto en matemáticas?: Si es así, huya del producto. Sigue habiendo fórmulas retorcidas, que exigen casi ser un ingeniero para poder comprenderlas. Un buen ejemplo es la fórmula que aplica Mapfre en su último garantizado de renta variable. El folleto del producto dice expresamente: «Se garantiza a vencimiento la suma de los posibles incrementos del 7 por ciento anual (sobre el valor liquidativo), si el precio de cierre del índice con peor comportamiento, experimenta una revalorización mayor o igual al 7 por ciento con respecto a su precio de cierre del 30/7/10 (precio inicial), en cada una de las siguientes fechas: 1/8/11, 30/7/12, 30/7/13 y 30/6/14». Haga la prueba. Si cree que no entiende cómo se calcula la rentabilidad, mejor no suscriba el producto.

¿Es un producto para inversores conservadores?: La complejidad de los estructurados puede llegar a alcanzar un grado sumo. Requisitos enlazados a otros requisitos suelen dar lugar a productos excesivamente difíciles de comprender y poco rentables. En ocasiones, imponen condiciones que pueden llevar a asumir pérdidas. En estos casos, los productos no están indicados para inversores de perfil de bajo riesgo.
 
¿Tiene liquidez?: Uno de los bienes más preciados en estos momentos de crisis, la liquidez, no suele darse en muchos estructurados. Por lo general, los depósitos y los fondos garantizados son ilíquidos o, cuando menos, imponen altas comisiones por cancelación anticipada (del 4 ó 5 por ciento). Sin embargo, los seguros de vida ahorro vinculados a bolsa sí que permiten disponer de forma inmediata del dinero. Como ejemplo se pueden citar los seguros de ING NN y Zurich. También los nuevos «bonus» de BNP Paribas son líquidos y permiten reembolsar el capital cuando el cliente quiera y sin penalización. En particular, estos últimos productos no están dirigidos a ahorradores conservadores, ya que implican riesgos. Pero son interesantes para inversores con ciertos conocimientos. Su peculiaridad es que garantizan un precio mínimo de venta (denominado «nivel de bonus») suba o baje la acción, siempre que durante la vida del instrumento el título no alcance una determina cota («nivel de barrera»), en cuyo caso el inversor recibiría en efectivo el valor de la acción a vencimiento.  BNP Paribas ha emitido «bonus» sobre Iberdrola y Telefónica y «bonus cap» (con horquillas más amplias) sobre BBVA, Repsol y Santander.

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *