El seguro de vida español muy afectado por SOLVENCIA II

El seguro de vida español muy afectado por SOLVENCIA II

 
 
El seguro amenaza con encarecerse si aumentan sus exigencias de capital
Articulo publicado en EXPANSION el 12-10-2009 , por Elisa del Pozo. 

El seguro europeo está poniendo toda la carne en el asador para frenar lo que considera una vuelta de tuerca de los supervisores del sector, agrupados en Ceiops (Comité de Supervisores de Seguros), que puede asfixiar de las entidades, según su opinión.

La patronal europea de este sector (CEA) afirma en una carta enviada a Ceiops que los nuevos requisitos perjudicarían a los consumidores mediante el aumento de los precios del seguro.

El pulso que mantienen ambas partes se centra en el desarrollo legislativo de la directiva conocida como Solvencia II, que regula las nuevas exigencias de capital para las aseguradoras y que entrará en vigor en noviembre de 2012.
La directiva se aprobó antes del verano y está pendiente de su publicación en el Boletín Oficial de la Unión Europea. Esta ley contiene los principios que luego deben concretarse en otras normas, similares a los reglamentos españoles, cuya elaboración ya ha comenzado. Se hará con el asesoramiento de los supervisores de seguros de los diferentes países agrupados en el Ceiops a la Comisión Europea.

Los controladores del sector han lanzado ya antes del verano dos oleadas de documentos para su consulta pública y queda una tercera que se realizará este otoño.

La directiva, al ser de principios, deja margen a la interpretación, apuntan en Unespa y “el Ceiops ha adoptado una postura muy conservadora y si se suman las vueltas de tuerca que está dando podrían asfixiar al sector”, añaden en la patronal. Las nuevas exigencias de capital que se derivan de los documentos elaborados por el Ceiops exigirían al seguro de vida español, el más afectado por esta nueva regulación, un capital adicional de alrededor de 10.000 millones de euros, según las estimaciones del sector.

Estos datos se manejan a nivel interno y tienen carácter totalmente provisional, ya que la normativa no está cerrada. Para las aseguradoras británicas el nuevo esfuerzo extra sería de 56.775 millones de euros. Lo mismo ocurre en otros países como Holanda, Alemania o Francia.

Estas cifras desestabilizarían el mercado asegurador, según las entidades. En la carta enviada por la patronal CEA al presidente del Ceiops plantean la situación a los supervisores, con la esperanza de suavizar las exigencias para no poner en serios aprietos al sector asegurador europeo.

La misiva afirma que los nuevos requisitos, además de subir los precios, disminuirían la competitividad de las aseguradoras, por lo que plantea a los supervisores un debate, y ofrece su cooperación para buscar un punto de encuentro. De momento, la controversia es tal que Ceiops ha recibido 20.000 observaciones a los documentos de desarrollo que ha sacado a consulta pública hasta ahora.

La coincidencia no prevista de la aprobación de la directiva de solvencia en seguros y el estallido de la crisis ha hecho que los supervisores hayan girado su postura hacia posiciones más prudentes, para contar con un sector más fortalecido de cara a posibles futuras crisis. El Ceiops busca también en su asesoramiento una homogenización entre los sectores financieros, de forma que la banca y el seguro se guíen por los mismos principios generales. Quieren que no se cree un desequilibrio en las exigencias de capital que, en definitiva, apuntan los supervisores, perjudicaría al sector asegurador, ya que el mercado podría considerar una menor exigencia de capital como un factor negativo de debilidad. “Es fundamental que una aseguradora pueda absorber las posibles pérdidas ocasionadas por una situación como la vivida en 2008”.

En Unespa afirman que el sector europeo está intentando que los supervisores hagan cuentas para ver la trascendencia de sus decisiones. Esta posición coincide con la intención de Ceiops de analizar si realmente han adoptado una postura demasiado prudente.

El nuevo incremento de capital se centra en los requisistos que se piden a las entidades que comercializan seguros de vida, que se comprometen a pagar una renta vitalicia al asegurado, pero que se pagan anualmente por parte del cliente, y en la valoración de las inversiones.

La directiva Solvencia II, similar a la de Basilea II para la banca, fija el capital necesario que debe tener cada aseguradora en función de sus riesgos asumidos y de su control interno. Las entidades pueden optar por elaborar modelos internos para realizar este cálculo, opción que seguirán algunas de las grandes firmas, o por la fórmula estándar de cálculo, que según los expertos, será la aplicada por las entidades concun tamaño más reducido.

 

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *