El Seguro, afectado por el quite de la deuda griega aprobado esta madrugada

El Seguro, afectado por el quite de la deuda griega aprobado esta madrugada
Los acreedores privados tendrán que asumir una quita del 53,5% del valor nominal de los bonos

Tras 13 horas de negociaciones, los ministros de Finanzas de la ‘eurozona’ han llegado esta madrugada a un acuerdo para desbloquear el segundo rescate de Grecia. Según ha trascendido, dos aspectos han contribuido a que la negociación encallara: la pérdida de soberanía del país, que estará supervisado por una delegación permanente europea, y la quita que tendrá que afrontar el sector privado, particularmente los bancos y fondos de inversión, pero también las aseguradoras.

Al final, esta será más alta de la inicialmente prevista y los acreedores privados tendrán que asumir una quita del 53,5% del valor nominal de los bonos. Es decir, tres puntos y medio más de lo previsto al comienzo de las negociaciones. Esta quita se elevará realmente hasta el 75% ya que, tras canjear los bonos, los nuevos títulos tendrán un interés medio más bajo (Grecia pagará un cupón medio anual del 2% hasta 2015; del 3% entre 2015 y 2020; y del 3,5% a partir de ese este último año), según informa El Mundo.

Repercusión en el seguro español

En un reportaje publicado por Actualidad Aseguradora el pasado 24 de octubre, cinco entidades aseguradoras reconocían mantener deuda griega en sus carteras de inversión, aunque muchas más estarían afectadas. MAPFRE confirmó que, a junio de 2011, mantenía en la deuda helena 224,9 millones de euros, “contabilizada a valor de mercado, por lo que sus variaciones ya están reflejadas en el patrimonio de la compañía”.

Durante la presentación de sus resultados del ejercicio 2011, el pasado 8 de febrero, MAPFRE reconoció sobre su exposición a la deuda griega, en la que en total tiene invertidos 251 millones de euros,  que “tenemos una cobertura del 50% del valor nominal, pero con la provisión realizada estamos preparados para cubrir hasta el 70%”. En este sentido, la aseguradora señaló que mantiene una política de inversión conservadora, con gran presencia en activos gubernamentales, y que su posición de solvencia es holgada ya que volvió a mejorar, situándose en el 287,2%, lo que supone casi triplicar los requerimientos legales exigidos.

En GROUPAMA, su director general, Jean Azéma, reconocía que la exposición neta de la compañía a finales de junio en Portugal, Grecia y Finlandia ascendía a 770 millones de euros. Por su parte, AEGON reconocía disponer en su cartera de inversiones de un porcentaje del 0,19% en deuda griega, una pequeña exposición que, según sus directivos, ya estaba provisionada a precios de mercado. Un porcentaje ligeramente superior de inversión en deuda griega es el que mantiene REALE (solo el 0,32% del total). Por su parte, ARAG admitía del total de su cartera en renta fija, disponía de un 2,17% en deuda griega, aunque tenía previsto provisionar este tipo de inversiones “con el porcentaje que resulte oficialmente como quita”. Y PREVENTIVA reconocía que la inversión en renta fija en deuda griega suponía el 1,61% del total.

ZURICH y LIBERTY negaban que sus grupos en España tuvieran exposición a la deuda griega, al igual que SANTALUCÍA y PATRIA HISPANA. En el reportaje, firmado por nuestro compañero Javier Labiano, MUTUA DE PROPIETARIOS y MUTUALIDAD DE LEVANTE tampoco confirmaban que en su cartera hubiera inversiones en deuda de este país.

Impacto manejable

A mediados de noviembre, en la conferencia anual de la Autoridad Europea de Seguros y Planes de Jubilación (EIOPA), celebrada en Fráncfort  se puso de manifiesto que la exposición de las aseguradoras europeas a la deuda soberana griega, es manejable y comparativamente pequeña a la de otros sectores. "Además, hay que tener en cuenta que muchas de las compañías de seguros en Europa ya han tenido en cuenta las amortizaciones de la deuda griega en las cuentas de resultados de los trimestres pasados, por lo que el impacto será reducido", consideró el presidente de EIOPA, Gabriel Bernardino.

Según los cálculos realizados entonces por la agencia Bloomberg, la exposición del sector asegurador europeo a la deuda soberana griega no representaba ni un 1% del total de activos de su cartera.

Bancos, aseguradoras, fondos de pensiones y de inversión perderán más de 100.000 millones

Los bancos, aseguradoras, fondos de inversión y fondos de pensiones perderían más de 100.000 de los 200.000 millones de euros de deuda griega que poseen. Concretamente recibirán, a cambio de los títulos que tienen actualmente, obligaciones nuevas cuyo valor se reducirá a la mitad. El 15% del valor inicial de esos papeles se convertirá en

obligaciones emitidas por el fondo de rescate europeo (FEEF) y el 35% en obligaciones griegas a 30 años. El 50% restante queda condonado.

Además, las nuevas obligaciones propuestas a los acreedores privados vencerán en 30 años, es decir más tarde que los títulos que tienen actualmente, siendo asimismo el interés de las nuevas obligaciones de alrededor del 3,5%, muy inferior al de los títulos que los acreedores privados tienen ahora. Ese rendimiento menor implicará igualmente una pérdida.

Según han informado fuentes diplomáticas de las que se han hecho eco los medios, los acreedores privados, que incluyen a bancos y aseguradoras, han accedido a una mayor quita en el canje de deuda de Grecia, aceptando voluntariamente una reducción de hasta el 53,5% del valor de los bonos estatales. Originalmente habían aceptado sólo un 50%, lo que equivale a 100.000 millones de euros, pero los ministros de Finanzas de la eurozona habrían presionado por un porcentaje mayor, para que Atenas logre reducir, tal como se le exige, el endeudamiento público del 170% al 120% del PIB para el año 2020.

Una vez aprobado el paquete financiero, se podrá avanzar en torno al canje de deuda con los tenedores privados de bonos griegos. El sector privado -mayoritariamente bancos y compañías aseguradoras- canjearán sus tenencias de bonos por títulos a mayor plazo que pagan un cupón menor, resultando en una reducción real de un 70% en el valor de los activos. Se espera que el canje de bonos se ponga en marcha el 8 de marzo y se complete tres días después, según detalló Grecia el pasado sábado. Eso significa que un vencimiento de bonos por 14.500 millones de euros, pautado para el 20 de marzo, podría ser reestructurado.

Fuente: BDS 21/02/2012

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *