El coste sanitario está creciendo tres veces el PIB por lo que va más rápido de lo que el gobierno puede asumir o soportar”

Los seguros de Vida, Accidentes, Salud e Invalidez ganan cada vez más peso en el panorama actual de los beneficios para empleados, aunque “dependiendo del mercado, esta necesidad de protección cambia y estos beneficios varían. Por ejemplo, en mercados más maduros como los europeos la protección más buscada es aquella que protege los ingresos, porque los salarios son más altos”. Esta es una de las opiniones de David Rahill, presidente mundial de Salud y Beneficios para Empleados de Mercer, en una entrevista exclusiva concedida al BDS durante una reciente visita a Madrid.

En su opinión, la principal tendencia que se observa en el ámbito de los seguros dentro de los beneficios para empleados tiene que ver con el fuerte aumento de los costes sanitarios: “están creciendo tres veces el PIB lo que implica que un ascenso más rápido que lo que cualquier Gobierno puede asumir o soportar. Esa carga que el Gobierno o las empresas no pueden cubrir ahora recae sobre los empleados y, por tanto la responsabilidad del individuo para hacer frente a esta carga es creciente también pues se encuentra con más gastos y un salario con el que no logra cubrirlo”. En un segundo escalón, Rahill observa una creciente dificultad en el hecho de que los gobiernos también están poniendo límites a lo que asumen en sus planes sanitarios. A su juicio, “lo que queda fuera de ese límite va a recaer en el individuo. A ello hay que sumar otra doble tendencia: se están generalizando las enfermedades crónicas, como las cardiacas o diabetes, unido al hecho de que la población, a nivel global, es cada vez más mayor. Me parece que se da una suma de factores claves que dan un valor creciente a los beneficios para empleados”.

España, una balsa segura en la tormenta sanitaria

La situación anterior es válida para Estados Unidos, China y la mayoría de países desarrollados. En el caso concreto de nuestro país la situación difiere un poco: “España tiene uno de los sistemas de Seguridad Social más fuertes, por lo tanto en cuanto a beneficio social la Sanidad no es la preocupación fundamental. La Seguridad Social proporciona una gran cantidad de servicios y con calidad, por lo tanto, aquí las preferencias al respecto se centran más en Seguros de Vida, Pensiones o seguros de Accidentes”.

Rahill ha valorado también el posible impacto de la reforma fiscal que se prepara: “puede tener un impacto significativo ya que puede producirse un cambio en la economía de escala porque la propia empresa puede pensar en pasar la carga al propio individuo. No obstante, si se diera este caso, pienso que la mejor solución puede ser aumentar los salarios, pero deberá ser el mercado el que regulará y el gobierno el que decidirá cómo debe plantearse esa reforma”.

Con este panorama, David Rahill estima que “a futuro, cada vez más, el empleador o la empresa va a servir como patrocinador o financiador indirecto de beneficios, con lo que al final la determinación de los mismos será una cuestión individual. Eso sí, a nivel de productos, la gama va a ser mucho mayor; por un coste fijo se va a tener acceso a una variedad de beneficios mucho mayor que la actual”.

Fuente: BDS 04/07/2014

 

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *