El coste para las aseguradoras europeas podría llegar hasta el 8% de las primas No Vida

El coste para las aseguradoras europeas podría llegar hasta el 8% de las primas No Vida

El terremoto y el posterior ‘tsunami’ de Japón podría costar a la industria aseguradora europea entre un 4% y un 8% de las primas netas cobradas de No Vida, según un análisis del banco de inversiones Keefe, Bruyette & Woods, del que se hace eco Business Insurance. Señala que el seismo podría suponerle al sector europeo algo menos de un tercio de sus beneficios antes de impuestos.

La publicación estadounidense también se hace eco de un informe de Kepler Capital Markets que señala que los precios del Reaseguro, como consecuencia del terremoto de Japón, podrían frenar el declive que vienen experimentando en los últimos años. Las pérdidas derivadas por el siniestro pueden ser tan grandes como para encarecer los precios, se afirma. “El terremoto de Japón ha sido el punto y final que ha agotado el presupuesto para 2011 en cuanto a catástrofes naturales de la mayoría de las compañías de reaseguros", detalla Fabrizio Croce, analista de la firma. "Se están dando todos los ingredientes perfectos para el endurecimiento del mercado ", concluye.

Estimaciones de QBE y SCOR de los costes que asumirán por el terremoto

SCOR ha estimado, de manera preliminar, que las pérdidas netas antes de impuestos que registrará como consecuencia de su exposición a los daños causados por el terremoto de Japón no superarán los 185 millones de euros en el peor de los escenarios. Remarca, además, que las potenciales consecuencias que tengan los últimos acontecimientos no afectarán a su solvencia. El grupo galo explica que no ofrece cobertura sobre daños o responsabilidad para planes nucleares en Japón y que su actividad en el país es para riesgos industriales y comerciales como reaseguradora de entidades locales y también cubre a los propietarios de viviendas como reaseguradora de KYOSAI. Su exposición al sector de los seguros de Vida es "marginal" en Japón.

Por otra parte, explica que su cartera de inversión tiene una exposición a Japón inferior a los 40 millones de euros, de los cuales sólo 13 millones están denominados en yenes, y corresponden principalmente a deuda pública del Gobierno nipón. Subraya además que, dados los "fuertes vínculos personales y empresariales" que desde hace tiempo tiene con el país, está "totalmente comprometida" a apoyar a sus socios japoneses para que puedan enfrentarse a las consecuencias del devastador terremoto sin precedentes y del tsunami que han azotado al país durante la semana pasada.

También QBE INSURANCE GROUP ha avanzado su cálculo preliminar sobre las indemnizaciones netas derivadas por el terremoto y el consiguiente tsunami producido en Japón el pasado viernes. Dicha cifra ascenderá a unos 125 millones de dólares (89,6 millones de euros). El grupo explica que su previsión actual relativa al coste neto total de todas las grandes reclamaciones en concepto de riesgo individual y por catástrofe durante el ejercicio de 2011 hasta la fecha se cifra ya en 550 millones (394 millones de euros), frente a la importante asignación para gastos, por valor de 1.650 millones (1.182 millones de euros), tras las debidas protecciones globales de reaseguro incluidas en los objetivos de QBE para el presente ejercicio, que se entregaron al mercado el pasado 28 de febrero.

Frank O’Halloran, consejero delegado del Grupo QBE, ha comentado que “la mayoría de las indemnizaciones netas que tenemos previsto abonar por el devastador terremoto de Japón procederán de exposiciones relativamente reducidas de nuestras operaciones de reaseguro, en sectores marinos y de energía de Europa”.

LLOYD'S, confiado en poder afrontar las pérdidas derivadas del siniestro

Por su parte, LLOYD’S ha señalado que todavía es pronto para ofrecer una estimación de las pérdidas potenciales que tendrá que hacer frente por el desastre de Japón. En todo caso, informa Business Insurance, el mercado se muestra confiado en poder resistir los costes que se deriven del terremoto. Recuerda, además, que rutinariamente se llevan a cabo test de resistencia en los sindicatos individuales y en el mercado en general frente a catástrodes de gran escala, “y estamos confiados en que podemos responder a cualquier reclamación en el curso normal del negocio”.

Por oro lado, en las empresas españolas con personal en Japón hay mucha inquietud por lo que está sucediendo y utilizan todos los recursos fiables para obtener información. De momento parece que no se ha dado la orden del salir del país, pero se siguen las pautas que aconsejan sus colaboradores. INTERNATIONAL SOS ha recomendado a sus clientes, al respecto, que no desplacen al país a personal no esencial y que en lo posible aconsejen a sus empleados de allí que se alejen lo máximo posible de las zonas de contaminación nuclear.

Fuente: Boletín Diario de Seguros

 

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *