El Baremo atiende a 9,2 millones de víctimas de accidentes de tráfico en 20 años

El sector asegurador ha atendido a 9,2 millones de víctimas de accidentes de tráfico desde la creación, hace 20 años, del Sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, según refleja la ‘Memoria Social del Seguro 2014’ elaborada por UNESPA y presentada ayer, primero a los medios de comunicación y posteriormente a las entidades asociadas. Las personas que sufrieron secuelas permanentes a raíz de un siniestro constituyen el 36,6% de las víctimas. El 32,3% se vieron implicadas en algún accidente y tuvieron que pasar un tiempo de baja hasta que se recuperaron.

Quienes sólo requirieron asistencia sanitaria y no vieron interrumpida su actividad cotidiana suponen el 29% de las víctimas. El 2% restante lo constituyen las personas que perdieron a un familiar en un accidente de circulación.

De los 200.000 indemnizados, unos 110.000 lo fueron por ser hijos del difunto. De estos, 23.000 eran menores de edad en el momento del óbito de sus progenitores. Entre tanto, 64.415 fueron indemnizados por ser padres de la persona malograda en el accidente. El cuadro de afectados, lo completan los cónyuges (29.333), los hermanos (20.613) y los abuelos (991).

La mitad de las personas que quedaron con secuelas tras un siniestro de circulación tenían entre 18 y 35 años en el momento del suceso.

El 46% de los afectados en accidentes de tráfico viajaban en turismos. Otro 30% eran peatones, y un 20% empleaba otro tipo de vehículos (furgonetas, camiones, autobuses…). Un 4% de los grandes lesionados se desplazaba en moto, scooter o ciclomotor.

Casi 50.000 millones indemnizados

El documento de UNESPA destaca que este sistema estructurado el desembolso por parte de la industria aseguradora de unos 6 millones de euros al día, durante un periodo de dos décadas. En total, las entidades han hecho entrega de 49.600 millones de euros en los últimos 20 años.

Este importe se divide, por un lado, en 41.000 millones para indemnizaciones para las víctimas, y 8.600 millones como pagos realizados a los servicios sanitarios públicos de las comunidades autónomas y privados.  Desde que entrara en vigor del baremo, se estima que unas 6.500 personas han padecido secuelas extremas, a las que el sector aseguradora ha realizado una transferencia de recursos de 1.450 millones.

Fuente: BDS 03/06/2015

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *