¿Debo contratar un seguro de vida?

¿Debo contratar un seguro de vida?

Aspectos básicos sobre seguros

Eleconomista.com
3 Agosto, 2010
Para mucha gente, los seguros son productos caros y confusos, incluso, erróneamente creen que no los necesitan; sin embargo, son una parte esencial de la planeación financiera, ya que nos brindan protección. Hay dudas que de forma recurrente los lectores quieren aclarar; a continuación las resumimos en 10 aspectos que debemos saber:

1. ¿Qué pólizas necesito? En realidad, esto depende de nuestras necesidades personales, de nuestros ingresos y de nuestros objetivos de vida. Los seguros sirven para proteger diversos aspectos de nuestro patrimonio: las posesiones (hogar y automóvil), la salud (accidentes y enfermedades), la familia (seguros de vida), la vejez (planes de pensiones) o la responsabilidad por daños a terceros.

2. ¿Se deben contratar a través de tarjetas de crédito? Son seguros muy específicos y complementarios (planes contra el cáncer, seguros por muerte accidental, etcétera) por lo que se pueden contratar únicamente cuando ya se tengan pólizas más amplias.

Es importante, sin embargo, evitar aquellas pólizas que nos ofrezcan cobertura por pérdidas “pequeñas”, que podemos nosotros asumir directamente de nuestro bolsillo en caso de presentarse; a la larga, este tipo de seguros se pueden volver en una costosa carga.

3. ¿Debo tener un seguro de vida? De nuevo, la respuesta tiene que ver con nuestra situación particular. Si alguien depende económicamente de nosotros (pareja o hijos), la contratación de un seguro de vida se vuelve indispensable. De manera opcional, si nuestro cónyuge se dedica al cuidado de los niños, podemos también contratarle un seguro de vida. De esta forma, si llega a fallecer, la suma asegurada podría cubrir los gastos adicionales que tendríamos que erogar para los cuidados de nuestros hijos.

4. ¿Qué seguro de vida necesito? Uno que cubra muerte por cualquier causa, y que sea una cobertura temporal (digamos, por 20 o 25 años renovable) hasta que nuestros dependientes económicos dejen de serlo. Los seguros vitalicios y los universales (que le devuelven las primas pagadas en vida) por lo general son más caros y brindan una protección que seguramente no necesitaremos. Los seguros que incluyen planes de ahorro no suelen ser los más adecuados, por lo general obtendremos mayores beneficios si nosotros invertimos el monto de prima que se destina a dicho ahorro.

Sin embargo, existen productos que combinan ahorro e inversión con protección, que pueden ser adecuados para ciertas personas en específico (por ejemplo a quienes les cuesta mucho trabajo ahorrar y seguir su propio plan de inversión).

5. ¿Qué coberturas son indispensables en los seguros de hogar y de automóvil? El hogar suele representar una parte muy importante del patrimonio familiar. Por lo tanto, es recomendable protegerlo con un seguro: basta recordar lo que perdieron muchas familias durante el terremoto de 1985 o durante las inundaciones y huracanes recientes.

Con respecto al automóvil, el tipo de póliza que se debe comprar depende de la edad de nuestro vehículo y de nuestra situación económica. Sin embargo, es esencial contratar la cobertura de Responsabilidad Civil por daños a terceros en sus bienes y en sus personas en ambas pólizas. Por ejemplo, si nuestro auto es viejo, probablemente su pérdida no cause impacto a nuestro patrimonio. Sin embargo, si llegamos a chocar contra un automóvil de lujo, nuestra responsabilidad puede ser enorme. Lo mismo ocurre si algún miembro de nuestra familia causa daños a terceras personas.

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *