Débil crecimiento, tensiones políticas y deudas corporativas de las economías emergentes, riesgos a tener en cuenta en 2016

En un entorno de débil crecimiento mundial, que será del 2,7% según las previsiones de COFACE (tras el 2,5% en 2015), se espera que los riesgos que surgieron a nivel global en 2015 continúen también este año. Asimismo, la aseguradora considera que las tensiones políticas ganan terreno tanto en los países avanzados – con las elecciones en Estados Unidos de fondo y, sobre todo, el riesgo de la ‘Brexit’ de Reino Unido- como en los emergentes, donde las incertidumbres siguen siendo altas en Medio Oriente y el riesgo de terrorismo podría dar lugar a fuertes movimientos nacionalistas.

En general, los países avanzados tendrán un crecimiento moderado en 2016, que COFACE estima será de un 2%. Las principales preocupaciones incluyen su dependencia de los precios de los productos básicos, la desaceleración china y la volatilidad del mercado financiero.

Según el grupo galo, la tendencia a la baja del precio del barril debería continuar en 2016, debido al superávit continuado de suministro de petróleo, en parte atribuible al retorno de Irán al mercado. No obstante, el continuo descenso de los precios del petróleo ha tenido un efecto beneficioso sobre los hogares y empresas en algunos países avanzados. A excepción de Japón e Italia, la caída en las facturas de energía ha ayudado a reactivar la inversión empresarial, sobre todo en España y Reino Unido.

Excesivo endeudamiento de las empresas: un nuevo hándicap para los países emergentes

La aseguradora destaca en particular que la situación de los países emergentes, donde el crecimiento se ha reducido a la mitad en cinco años (3,9% previsto en 2016), se complica aún más por el creciente endeudamiento de las empresas, afectadas tanto por la caída de los precios de las materias primas como por las políticas monetarias altamente expansivas que siguieron a la crisis de Lehman Brothers.

Informe de Deloitte

La economía mundial, pendiente de los bancos centrales y el precio del petróleo

Las decisiones que en los próximos meses pueda adoptar la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo, junto con la posición que adopten las autoridades petroleras de Arabia Saudí, impactarán de lleno en la agenda económica mundial. Estas, junto a las medidas económicas de los países emergentes, influirán en los tipos de interés, el precio de los productos básicos y la inflación, así como en el crecimiento económico mundial, según pone de manifestó la última edición del informe ‘Global Economic Outlook’, realizado por Deloitte y que analiza las tendencias macroeconómicas más destacadas, marcadas por el crecimiento constante de Estados Unidos, la mejora de la economía japonesa y la desaceleración de China.

En lo que respecta a Estados Unidos, la decisión de la Fed de elevar los tipos por primera vez en casi una década “refleja la confianza en la economía norteamericana”, según el informe, que pronostica que la caída del precio del crudo, el crecimiento del empleo y la demanda acumulada en el mercado de la vivienda ayudarán a apuntalar esta tendencia. La eurozona, mientras, se ha visto beneficiada en los últimos meses por el abaratamiento del precio de la energía, una política monetaria más agresiva por parte del Banco Central Europeo y una política fiscal más neutra.

Frente a este escenario, la inflación continúa a la baja en China, que en los últimos meses ha visto mermada considerablemente la inversión extranjera. “Para hacer frente a esta situación, el país deberá acometer en el corto plazo medidas que estimulen el aumento del gasto público”, valora el estudio.

Fuente: BDS 04/02/2016

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *