Cuentas personales' para la transparencia y la responsabilidad del ciudadano

Cuentas personales para la transparencia y la responsabilidad del ciudadano

Contar con ‘Cuentas personales’ donde cada trabajador pueda comprobar la cantidad que aporta al sistema y también lo que se revaloriza año a año, con el fin de tener claro cuánto dinero le quedará para su jubilación. Esta es la propuesta anunciada ayer en la sede de UNESPA por el Grupo de Reflexión sobre Políticas Públicas que ha impulsado la asociación.

El presidente del dicho grupo, Juan Manuel Eguiagaray, fue el encargado de presentar este segundo dictamen del Grupo de Reflexión. Señaló que “el cambio reside en que a partir del momento de aplicación de estas ‘cuentas personales’, la pensión a recibir pasa a estar en relación directa con el valor de dicha cotización acumulada, es decir, la pensión de cada trabajador será el resultado de recibir como jubilado todo lo que aportó al sistema a lo largo de la vida laboral, actualizado en función del PIB, dividido entre los años de esperanza de vida que le queden desde que se jubile”, según tablas actuariales.

Equilibrio, transparencia y responsabilidad, beneficios del sistema

Estos cambios aportarían, según Eguiagaray, equilibrio y sostenibilidad y no habría que limitarse a cambios únicamente fijados en la edad de jubilación de los ciudadanos. Además, se produciría un ajuste automático entre aportaciones y pensiones. Por lo tanto, sería un sistema que más que fijarse en los años cotizados repararía en la cuantía que cada ciudadano ha aportado durante su vida laboral. “Se “pretende colocar a las personas en el centro. Se piensa –detalló- en el futuro y en que las personas sean responsables sobre su futuro” y que esta transparencia permita tomar decisiones a cada uno: trabajar más o menos y valorar qué otros medios de ahorro-previsión tiene que tomar para mejorar el dinero que le quede al final de su edad laboral. De esta manera, se superaría otro de los debates más intensos de los últimos meses, la edad de jubilación, dado que cada persona tomaría su propia decisión.

Se ganaría también en transparencia gracias a que el ciudadano conocería en todo momento el dinero que cotiza y también el que le quedaría. “De este modo, los trabajadores serán más conscientes de lo que aportan a la Seguridad Social mediante fórmulas de transparencia, como informar en las nóminas de las cotización personal y empresarial para las pensiones”, indicó.

En todo momento, el grupo consultivo quiso dejar claro que esta propuesta refuerza el sistema de reparto y no quiere en ningún caso romper con el actual; que lo busca es dotar de mayor transparencia y separar las fuentes de financiación. Con lo planteado, España se asemejaría a países como Suecia, Italia, Polonia o el Reino Unido.

Pensiones mínimas, pagadas con impuestos

Otra de las iniciativas que se puso encima de la mesa ayer es lo que ocurre con las pensiones mínimas o no contributivas. El Grupo de Reflexión dejó claro que “un país decente” no debería dejar desatendidas a las personas que no han cotizado. “La pregunta -indicó Eguiagaray- es de dónde debe salir este dinero. Nuestra propuesta es que, en vez de salir de la cotización de las pensiones, salga de los impuestos”. Un dinero que saldría del aumento de los mismos.

Concluyó calificando de positiva, “porque va por el buen camino”, pero insuficiente, la reforma de las pensiones que ha impulsado el Ejecutivo, e indicó que nos ha permitido “ganar algún tiempo para reflexionar y hacer una llamada serena a la discusión”.

La presidenta de UNESPA, Pilar González de Frutos, afirmó que en ningún momento la asociación empresarial ha dirigido las reuniones, sino que se ha limitado a asistir a las mismas. Felicitó al grupo que lo conforman por su capacidad analítica, por el enorme trabajo, la creatividad y la disponibilidad al diálogo.

Este Grupo Consultivo de Reflexión sobre Políticas Públicas está presidido por Juan Manuel Eguiagaray (exministro de Administraciones Públicas y de Industria y Energía) y lo integran: José Mª Fidalgo (exsecretario General de CC.OO.), José Luis Leal (expresidente de la AEB), Rafael Doménech (Economista Jefe de España y Europa de BBVA Research), Víctor Pérez-Díaz (Catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid) y Felipe Serrano (Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad del País Vasco). El grupo presentó ayer su primera propuesta, pero llegarán más que se anunciarán más adelante. Posiblemente, la siguiente será en otoño y tratará sobre los medios de ahorro que tienen los ciudadanos para complementar la pensión pública.

Fuente: BDS 14/07/11

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *